Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

EGUN ON (buenos días)

Con toda sinceridad y con toda juisticia se quita uno hoy la txapela para saludar la presencia en Madrid de la Real Sociedad, uno de los equipos más representativos del fútbol nacional y probablemente el más auténtico representante de la vieja escuela. La Real que está hoy en Madrid es un equipo sin extranjeros y formado a base de lo que se produce en los equipos de la provincia guipuzcoana. La Real Sociedad es un club que se sirve de la rentable política de promover jugadores de las categorías inferiores y que cuida con mimo las tradicionales virtudes que para el fútbol han tenido los vascos, al tiempo que no descuida la posibilidad de incluir en su plantilla a quienes no habiendo nacido en la tierra, se hacen futbolistas en ella.La Real tuvo durante años una imagen de equipo reservón y pobre de recursos, e incluso hizo famoso el cerrojo. Eran los tiempos en los que tenía que defenderse en precarias condiciones. Con el tiempo, y a base de vigilar atentamente lo que ofrece la cantera, ha logrado un armazón coherente y armónico, y sobre todo, dotado de una juventud que no resiste equiparación. Y lo que es más importa nte, la afición, sin títulos, está identificada con cuanto representan el equipo y la sociedad.

Si el equipo de casi todos ha sido durante años el Athletic, en el momento presente las simpatías generales van al margen de los forofismos- hacia la Real, un club que posee grandes y carece de deudas en los grandes bancos y que tampoco debe nada, ni a la Federación ni a la Delegación Española de Deportes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 1977