Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Que se vaya

Las noticias sobre Paul Breitner nuevamente proceden de Alemania Federal, su país. Primero fue aquella detención por tenencia ilícita de armas, y ahora que se irá del Real Madrid cuando finalice la temporada. En medio, ya en España, su traída y llevada aportación a los trabajadores de Standard.Aunque hasta abril no habrá decisión tanto por su parte como por la del club, la historia se repite. Hace unos días fueron Ayala, Heredia y Díaz. A los argentinos del Atlético, por unas u otras razones, les entraron de repente unas ganas enormes de irse. Breitner, que también tiene sus motivos, es el pionero madridista.

La realidad es que la economía puede con todo, y el alemán sabe de sobra que su renovación está muy en el aire. Declara ahora que quiere irse porque seguramente se lo va a repetir el club en pocos meses. Su rendimiento no ha sido ni mucho menos el esperado y aunque tampoco lo ha sido el de Jensen, el danés tiene dos años más por cumplir. Keegan, por ejemplo, espera y siempre será más fácil deshacerse del que termina su contrato. Breitner quiere buscarse con tiempo un equipo de postín para no caer en un Grasshoppers cualquiera como le ocurrió a Netzer.

En los últimos tiempos el Real Madrid sólo ha rescindido el contrató a un jugador extranjero: Oscar Mas. Y lo hizo, curiosamente, para fichar a Breitner. La operación no salió bien,ya se ha visto. Aún se añora al argentino, el único extremo izquierdo que ha tenido el Madrid después de Gento, y Breitner ya no se sabe de qué juega... si es que juega. Así pues, ¿que se quiere ir? Que se vaya. Más de uno lo habrá pensado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de enero de 1977