Reportaje:

No consta que un piquete matara al obrero de Llodio

El de octubre fallecía en la Residencia Sanitaria de Cruces (Baracaldo), Vicente Velasco, de 39 años de edad, soltero, natural de la provincia de Palencia y residente en la localidad alavesa de Llodio. Habla ingresado en estado de inconsciencia doce días antes. Presentaba, traumatismo craneo-encefálico con contusión cerebral que le produciría finalmente la muerte -según señala el parte médico- por un paro cardiaco. Todo parece indicar por la autopsia que la causa del fallecimiento habría sido una serie de golpes infligidos a la víctima en la noche del 25 de septiembre.

El hecho aparecería reflejado en la prensa por medio de una nota de agencia que culpaba de la muerte de Vicente Velasco a un piquete de trabajadores «que le agredió al negarse a secundar la huelga general que el País Vasco vivió el pasado día 27 de septiembre».Desde el primer momento se supo, no obstante, que el caso aparecía oscuro, y planteaba no pocas dudas a la investigación. Con fecha día 9, la comandancia de la Guardia Civil de Llodio negaba conocer absolutamente ningún, dato sobre, el suceso, no pudiendo, por tanto, confirmar la existencia de un piquete de huelga agresor.

El día 10 de octubre la prensa bilbaína se apresuraba a ofrecer a sus lectores amplias versiones del suceso, con relatos de los principales testigos. Por ellos se supo que Vicente Velasco fue encontrado a las 6,20 de la madrugada del día 26 de septiembre en el descansillo de la escalera del número 11 de la calle Zumalacárregui en donde se encontraba la pensión en la que aquél habitaba. Los propietarios de la misma y un huésped hallaron a la víctima en medio de un charco de sangre. Tenía los ojos amoratados y sangraba por los oídos. Rápidamente fue acostado, pero en vista de su mal estado, los compañeros de pensión decidieron avisar al médico que decretó su rápido ingreso en el hospital de Bilbao en donde fue internado ya en estado comatoso. Poco antes de ser trasladado, los testigos que le atendían le escucharon que gritaba «no me peguéis más». A las preguntas de quiénes eran los agresores, el herido señaló con dos dedos que habían sido dos personas.

Versiones variadas

Vicente Velasco no recobraría el conocimiento, muriendo 12 días más tarde en el centro médico donde fue ingresado. Las versiones más variadas comenzaron entonces a sucederse, Para algunos los responsables de aquella muerte eran miembros de extrema derecha o un piquete de huelguistas de izquierda. Otros pensaron que el hecho no tenía ninguna relación, con la política ni con el mundo laboral. De cualquier manera, la versión que las agencias hicieron público achacaba la responsabilidad del acto a un piquete de huelguistas. Los trabajadores de Aceros de Llodio hicieron pública el día 16 una carta-réplica en la que se afirma que si el incidente ocurrió en la madrugada del 26, difícilmente podía haber sido Vicente Velasco agredido por no sumarse a la huelga general que había de iniciarse el día 27. Añaden luego que la acusación «es una grave difamación contra la clase trabajadora -y concretamente la de Llodio- por dar a entender a la opinión pública que los métodos utilizados por los trabajadores en la consecución de sus aspiraciones son la coacción, la violencia y el terror». También afirman los trabajadores en la nota que aquel día 27 incluso puede asegurarse la presencia en la factoría de un grupo de operarios que no quiso secundar la huelga «no habiéndose tomado ninguna represalia contra ellos».En Llodio hay varios testigos que pueden contar bastantes detalles sobre las últimas horas de la vida de Vicente Velasco. Según estos testigos, la víctima tomaba la última copa hacia las 2 de la madrugada del día 26 en compañía de tres personas más en el bar Marbella de la localidad. Para entonces el infortunado trabajador estaba ya al parecer bastante bebido. Tras abandonar el local José Luis Espinosa y Antonio Barroso, Vicente Velasco quedó un rato más en el establecimiento, para salir luego sólo. Testigos presenciales afirman haber pasado después de las 2 de la mañana por las cercanías del bar y haber escuchado algunos gemidos que salían de algún portal cercano al local. Señalan aquellos que pensaron debían pertenecer a algún borracho. En las cercanías charlaban José Luis Espinosa y Antonio Barroso. Media hora después los dos hombres seguían allí. Ambos afirman haber visto alejarse al fallecido hacia la plaza presentando síntomas de mareo. Luego nadie conoce otros detalles en Llodio. A las 6 de la mañana fue hallado el cuerpo herido de Vicente Velasco en las escaleras de su pensión, a unos quinientos metros de donde algunos testigos afirmaron haber oído gemidos.

Mientras que algunos vecinos de la localidad suponen que la víctima fue golpeada en las mismas escaleras de su casa, otros señalan que quizá hubiera recibido una fuerte paliza en algún lugar siendo luego transportado a su casa.

Hasta aquí las versiones, los datos, rumores y lagunas de un caso que todavía hoy no queda claro y que el juez de Amurrio deberá aclarar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de octubre de 1976.

Lo más visto en...

Top 50