Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Mercedes Dorado,

madre de familia, relata en una carta a Ya los malos tratos de que fueron objeto este verano sus hijas, en una residencia de Auxilio Social en Mazarrón. Las niñas le contaron llorando «que las señoritas que estaban cuidándolas las pegaban mucho y a algunas les habían quitado el bolígrafo, papel y sellos para impedir que escribieran a sus casas; otra (niña) fue abofeteada con una zapatilla de goma, teniendo la cara hinchada dos o tres días». La señora Dorado ha intentado hablar con el director de Auxilio Social, pero se «lo han impedido».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1976