Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Manifestaciones de Felipe González

En Gijón: nuestro partido es marxista,democrático, de masas,y revolucionario

, Oviedo
El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) no aceptará la imposición de un calendario de reformas por el Gobierno, según dijo ayer su primer secretario, Felipe González, en la inauguración de las Jornadas Socialistas que se están celebrando en la residencia de los Sagrados Corazones, de El Escorial, organizadas por este partido como un cursillo dirigido exclusivamente a los militantes del PSOE y de la Unión General de Trabajadores (UGT). El día anterior, en un mitin ante 6.000 personas en Gijón, había definido al PSOE como un partido «marxista, democrático, federal, autogestionario, internacionalista, de clase y de masas » .

Entre seis y siete mil personas asistieron el domingo en el Pabellón de Deportes de Gijón al primer mitin socialista que se celebra en Asturias después de cuarenta años . Los representantes de la Federación Socialista Asturiana del PSOE, de la Unión General de Trabajadores, de las Juventudes Socialistas y el primer secretario del partido, Felipe González, que intervinieron en el acto, sintetizaron la trayectoria del partido y del sindicato desde su creación, resaltando la actividad de ambas organizaciones en la etapa franquista, y subrayaron sus diferencias con otros partidos y movimientos sociopolíticos en el momento de definirse.El representante de la Federación Asturiana, Jesús Sanjurjo, tras unas sinopsis de la historia regional del partido, cuyo primer núcleo comenzó a funcionar en Gijón en 1892, solicitó para Asturias, entre otras reivindicaciones a nivel del Estado español, unos órganos de poder autónomos para que la restituyan el puesto que le corresponde en el ámbito nacional, así como la democratización de las empresas públicas.

Ludivina García explicó las razones de por qué la UGT se había adherido al acto, negó que el sindicato fuera una correa de transmisión del partido porque «tiene unos estatutos democráticos, un programa. y objetivos muy claros; manifestó que la Unión General de Trabajadores y la Confederación Nacional de Trabajadores se había enfrentado a la CNS, contrariamente a aquellos que habían confundido a la clase trabajadora con su estrategia, y solicitó la dimisión de los enlaces sindicales para evitar un sindicato reformado, único y falsamente reivindicativo.

Después de la intervención de Francisco José Villaverde, portavoz, de las Juventudes Socialistas, que reivindicó la mayoría de edad a los dieciocho años, enseñanza gratuita, instalaciones deportivas y clubs juveniles, tomó la palabra Felipe González. El primer secretario del partido quien tuvo un saludo para otras fuerzas allí presentes, dijo que había llegado el momento de definirse. En esta línea de esclarecimiento señaló el Partido Socialista Obrero Español era: a) democrático, porque la dirección elegida cada dos años en el congreso servía los deseos de la base y no los interpretaba porque no era un partido vanguardista y elitista; b) federal, porque existían organismos; autónomos en las regiones y nacionalidades, pero solidarios a nivel del Estado español; c) de clase, en un concepto más amplio que ayer; d) de masas, que pretende salir de las catacumbas con la esperanza de que la conciencia colectiva transforme la sociedad -no creemos en los iluminados vanguardistas y elitistas, afirmó-; e) revolucionario, que aspira a alcanzar una sociedad socialista con la aplicación del método marxista, queno es un dogma ni una religión. Ya , por fin, en cuanto a las elecciones, dijo: «Declaramos y afirmarnos que este pueblo puede y debe ser dueño de su propio destino ahora», y manifestó que eran partidailos de las elecciones porque es preferible que se equivoque el pueblo que cuatro «graciosos encaramados en el poder».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de agosto de 1976