Manifestaciones de Felipe González

En El Escorial: el PSOE no aceptará la imposición de un calendario de reformas por el Gobierno

Según la agencia Cifra, el dirigente socialista declaró que «todas las fuerzas políticas aceptan la tesis de negociar con el poder», añadiendo, sin embargo, que negociar es algo distinto al simple diálogo. «El diálogo -subrayó- por sí solo no es negociación. No se puede negociar algo que no se conoce con claridad. Los objetivos de la negociación tienen que ser clarificados. A veces da la impresión de que las mismas palabras tienen significado totalmente distinto para unos u otros.»Agregó Felipe González que los socialistas no aceptarán la imposición de un calendario de reformas por el Gobierno, y que debe quedar claro que lo que se negocia no es la reforma, sino la ruptura.

En el diálogo con el poder -dijo el líder socialista, en otro momento de su discurso, según la citada agencia- si la oposición es inteligente no tiene nada que perder, y podría llevar al Gobierno a saltar las barreras constituyentes o a una crisis.Felipe González había iniciado su discurso, según -recoge Informaciones, expresando las grandes líneas de actuación de su partido y los rasgos generales y la identidad del PSOE.

Más información
En Gijón: nuestro partido es marxista,democrático, de masas,y revolucionario

Tras referirse al socialismo en el sur de Europa indicando que mientras que en Italia había perdido influencia, en Francia y Portugal avanzaba progresivamente señaló que en estos momentos de confusión que vivimos en España es absolutamente imprescindible que, cada partido, defina su identidad, que era lo que intentaba hacer el PSOE tras cien años de historia.

A este respecto, Felipe González volvió a definir al partido, como lo había hecho el día anterior, domingo, en Gijón (ver crónica adjunta) como un «partido marxista democrático, federal, autogestionario, internacionalista, de clase de masas, y que tiene como objetivo el poder político».Añadió el líder socialista que «cuando nosotros decimos que somos un partido basado en el marxismo, no lo decimos creyendo en éste como un dogma o una religión sino corno una metodología para el cambio social ».«Se nos achaca -dijo también- estar anclados en la historia, y esto se nos hace desde posiciones marxistas», señalando a continuación que para él, el marxismo consistía en aprovechar la historia críticamente y sacar consecuencias de ella para la lucha presente y futura.

Aludió en otro momento -según recogío el mencionado diario- a las críticas que se le hacen a su partido, señalando que la ocupación de mayores parcelas de libertad para el PSOE se realizan igual que por los demás grupos políticos, aunque al PSOE se le haya criticado desde la derecha y en el seno de la izquierda.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

«Se nos critica -dijo- haber utilizado los métodos de comunicación de masas y haber realizado mítines públicos, cuando también los realizaban los grupos democristianos o comunistas, por ejemplo.» Para el dirigente socialista, estas críticas venían a demostrar la gran capacidad de convocatoria del partido, «capacidad que también se mide por las hostilidades».

Felipe González explicó ampliamente las características de su partido, señaladas más arriba, al igual que lo hiciera en Gijón (ver crónica), y finalizó afirmando que "el socialismo en libertad es patrimonio cualificado del PSOE».

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS