Colombo

Comienza la Conferencia de ministros de Asuntos Exteriores de los países no alineados

Colombo (Sri Lanka) - 11 ago 1976 - 22:00 UTC

Los ministros de Asuntos Exteriores de 84 países no alineados y un representante de la Organización de Liberación de Palestina (OLP) comenzaron ayer las sesiones preparatorias de la «V Cumbre» de jefes de Estado de este grupo de naciones.Las deliberaciones de los ministros de Asuntos Exteriores deben llevar a la redacción del documento final que se someterá a los jefes de Estado, cuando éstos se reúnan el próximo día 16 en sesiones que durarán hasta el 19.

El problema que preocupa a numerosas naciones que pertenecen al movimiento de no alineados es el grado de alineación de algunos de sus miembros, cuestión que deberá ser esclarecida en la reunión de ministros actual.

Asímismo deberá llegarse a alguna decisión sobre la petición de Rumania y Filipinas de ser admitidos en calidad de observadores. El primero es miembro del Pacto de Varsovia, y el segundo de la Organización del Tratado del Sudeste Asiático (SEATO).

De acuerdo con el criterio establecido desde principios del movimiento de los no alineados en 1961, no pueden ser aceptados como miembros los países comprometidos con pactos militares. Yugoslavia y Argelia apoyan la petición de Bucarest y Filipinas, mientras que la India y Cuba se oponen a ella.

Algunos críticos ponen en tela de juicio la buena fe de Cuba, tras su reciente intervención en Angola, así como la «no alineación» de Corea del Norte y Vietnam.

Un estudio de las acusaciones que las grandes potencias se hacen las unas a las otras, sugiere que el movimiento de los no alineados se está alineando con una u otra de las grandes potencias mundiales.

La Unión Soviética y China han intercambiado acusaciones a través de sus medios de comunicación. Moscú acusa a Pekín de intentar que la conferencia fracase y Pekín hace un llamamiento a los países del Tercer Mundo para que se opongan a la extensión del poderío naval ruso en el océano Índico.

Desde 1961 en que tuvo lugar la primera cumbre de no alineados en Belgrado, a la que asistieron 25 países, el movimiento ha crecido rápidamente. En la segunda cumbre de El Cairo, de 1964, participaron ya 47 naciones, en la de Lusaka de 1970, 53, y en la cuarta de Argel, 75.

En Colombo toman parte ahora los 75 países que asistieron a la conferencia de Argel, con la excepción de Chile cuyo nuevo régimen militar ha sido condenado por todos los no alineados, y ocho nuevos Estados, Angola, Cabo Verde, Comores, Corea del Norte, Guinea-Bissau, Mozambique, República Democrática de Santo Tomé y Príncipe, y Seychelles.

La Organización de Liberación de Palestina (OLP), participa por primera vez como miembro de pleno derecho, y estará representada por su presidente Yasser Arafat.

Una docena de países, entre ellos Filipinas, Rumania y Portugal, cuya participación debe ser aún ratificada por la conferencia, y 11 organizaciones no gubernamentales asistirán igualmente a título de observadores. Austria, Finlandia, Suecia y Suiza, asisten en calidad de invitados.

Entre las reivindicaciones más importantes que plantearán sin duda los no alineados está la «democratización de las relaciones internacionales» y el «abandono del uso de la fuerza» en las mismas, el refuerzo de las Naciones Unidas para que se convierta en un organismo realmente eficaz para solucionar, los grandes conflictos internacionales, y sobre todo la coordinación de todos los países subdesarrollados para revalorizar los precios de las materias primas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de agosto de 1976.

Lo más visto en...

Top 50