Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Que no se diga que, hay fraude por que no lo consiento"

«Que no diga que, con respecto al pan, hay fraude en Madrid, porque no se lo consiento» manifestó el presidente de la Agrupación Nacional de Panaderías, Pedro Castro, refiriéndose a Emilio Alonso Munárriz, industrial panadero que ha prometido bajar el precio del pan en Madrid. El señor Castro hablaba en el curso de la rueda de prensa que fue convocada , en la tarde de ayer, para tratar del tema del pan y su precio y al esclarecimiento muchos aspectos que entienden no están quedando suficientemente claros para la opinión pública».

En torno a los precios del pan afirma, el presidente se ha levantado una auténtica, avalancha informativa promovida especialmente por las asociaciones de consumidores de amas de casa y de vecinos...» «Los industriales panaderos son los primeros en lamentar que el precio de nuestro producto haya alcanzado unos límites relativamente altos. »El señor Castro durante la rueda de prensa, en la que salió el tema de Emilio Alonso Munárriz y su intención de reducir el precio del pan en la capital de España, afirmó que su intención era muy difícil de llevar a cabo, y que su lucha contra la Agrupación que él preside quedaba fuera de todo lugar.

Durante la rueda de prensa llegaron a los locales de la Agrupación Nacional de Panadería los propietarios de unos despachos de pan en Madrid a nombre de Carmen Franco, sitos en las calles de Virgen de la Oliva, Simancas y Zuera, que informaron a los periodistas asistentes que ellos no bajaban el, precio del pan «porque nadie ha hablado con nosotros y no sabemos nada».

Los establecimientos de la señora Franco se surten de las panificadoras Pancasa, Morales y Martín Mar, la primera de las cuales pertenece al señor Alonso Munárriz. En, prensa y radio se había publicado que, en sus despachos seco menzaba ayer expender pan menor precio del aprobado como máximo por la Junta Superior de Precios.Con respecto a ellos, el presidente de la Agrupación afirmó que más que máximos deberían ser míninios para que los márgenes fueran aceptables por los industriales que ejercen su actividad en Madrid y sus alrededores. Con respecto a la posibilidad de que el precio del pan bajara en un 15 por 100, el señor Castro aseguró que antes de que la medida fuera pensada, muchos pueblos de la provincia ya habían fijado sus precios,

Los precios fueron fijados, tras largas discusiones y estudiosl por la Junta Superior de Precios. En la nota que comunicaba el acuerdo a que se había llegado se decía que se había alcanzado un pacto con los industriales panaderos para fijarlo. Sin embargo, Pedro Castro afirmó rotundamente, que «la panadería no ha pactado con nadie». Los gastos que originan el precio del pan -añadió- no se limitan al que tiene el precio del trigo, sino que hay que hablar también de mano de obra y de comercialización.

Planteado el tema de la calidad del plan que se vende en Madrid aseguró que «en toda España estamos haciendo un pan que procede detrigos que. deberían dedicarse a pienso, de trigos forrajeros». A la hora de achacar las responsabilidades por esto aludió al hecho de que el precio del pan y el que, en la actualidad, tiene el trigo no están en absoluto, en relación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de junio de 1976

Más información

  • Pedro Castro, presidente de la Agrupación Nacional de Panaderia