Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de mil personas en el homenaje aTierno

Los gritos de unidad y amnistía predominaron en el homenaje que anoche dedicaron al profesor Tierno Galván más de mil personas en un restaurante madrileño, con la intervención de personalidades de todos los sectores de la oposición. Después de la cena intervino, en primer lugar, el profesor Morodo, quien tras. recordar la figura del profesor Tierno como «comprometida con su pueblo y modelo de intelectual antifaseista durante cuaren la años», destacó su defensa de las libertades públicas y su lucha por la democracia pluralista y por la democracia económica.

Seguidamente leyó un total de casi medio centenar de telegramas, empezando por el de Rafael Alberti y terminando por una carta, desde la cárcel, de Simón Sánchez Montero. Ambos mensajes de adhesión fueron coreados por los asistentes con gritos de amnistía.

Seguidamente intervino el profesor Ollero, que leyó unas palabras en las que destacó la faceta universitaria del profesor homenajeado y se manifestó solidario absolutamente de todas las tendencias y grupos presentes en el homenaje a Tierno Galván. A continuación, Andréu Abelló, que se declaró como luchador del lado de la República, pro clamó, entre otras cosas, que la oposición da muestras de.ser más responsable que toda la gente que nos gobierna.

Posteriormente, el profesor Ruiz-Giménez manifestó que aunque él procede de bando diferente al del profesor Tierno por su participación en la zona nacional y en,, el poder, quien n.o entienda que yo esté aquí para solidarizarm e contigo, no entiende nada. Se pronunció a favor de la igualdad y libertad para todos los hombres y los pueblos de España.

Profesor honesto

Después, el señor Satrústegui, desde ideología diferente a la del profesor Tierno, destacó la inteligencia y bravura desarrollada por el hornenajeado en la oposición.

Genzález Seara se presentó ¡como lector de Tierno Galván y destacó, en nombre de quienes no participaron en la guerra, la honestidad del profesor universitario. A continuación Fernando Morán, director general para Asuntos de Africa, aludió a la importancia del momento en que se pasa de la larga noche de la dictadura al protagonismo del pueblo español.

Intervino a continuación el profesor Tamames, quien destacó la contribución de Tierno Galván a la Coordinación Democrática, y tuvo su recuerdo para los compañeros que permanecen todavía en la cárcel, al tiempo que estimó necesario la vuelta del exilio de los miles de españoles que continúan en él.

Seguidamente, Gregorio Peces-Barba insistió en la necesidad de amnistía y constató el clamor en favor de la unidad entre los socialistas. Habló de la honradez del .profesor Tierno y terminó dando un viva a la unidad socialista. A petición de los asistentes intervino también Buero Vallejo, quien dijo que la España del mañana, que no está lejos, tiene que ser primero liberal y democrática y después socialista.

También el profesor Laín, intervino, a petición de los asistentes, para reconocer sus errores políticos y ofrecer su colaboración a quienes tienen aptitudes para la lucha política.

Triunfo de la razón

Por último, Enrique Tierno agradeció a todos el homenaje. Afirmó que en el entusiasmo del acto que se celebraba, veía el futuro de la España q ue estamos construyendo. Manifestó que se trataba del triunfo de. la razón, que es el triunfo de la democracia, que no puede ser regalada, sino obtenida tras años de lucha, muerte, 'torturas y campos de concentración.

Añadió que la Universidad española ha sido,herida por un régimen que odiaba las ideas, y. señaló qué dicha Universidad supo mantener y lograr que no sé perdiera, como creía el fascismo, la cultura occidental. Declaró que todas las fuerzas democráticas tienen confianza en el futuro del país y sólo una pequeña zona a la que llamamos bunker tiene desconfianza. Estamos próximos a que el bunker no sea más de lo que es en realidad: un elefante de papel.

Se manifestó como socialista de izquierdas, y citando a Marx, dijo que es necesario, más que explicar el mundo, transformarlo. Añadió que la revolución que se necesita ahora no es la del salario, sino una revolución cultural sobre la base de sustituir la estructura capitalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de mayo de 1976