Un oscuro pasado militar

Maniobrero como sus antecesores, Lenin, Stalin y Kruschev, Leónidas Breznev posee una característica aún más acusada: la seguridad.Siempre partidario del equilibrio, mueve los peones necesarios para sentirse arropado con toda seguridad. El Ejército no es una excepción y Breznev siempre ha hecho lo posible para mantener el apoyo que le dispensa una buena parte del establishment militar soviético.

Pero al contrario que otras personalidades políticas soviéticas, la biografía militar de Leónidas Breznev es confusa, oscura y, a veces, contradictoria. Se dice que sirvió en el Ejército Rojo durante los años 1935 y 1936, sin embargo, la Gran Enciclopedia Soviética no hace mención de este hecho, y resulta muy importante para la conformación de un político en la URSS hablar de su labor militar antes de la segunda guerra mundial.

Más información

El misterio sobre sus actividades militares en la preguerra se rompe en la conflagración mundial cuando se sabe que a los treinta y ocho años Breznev es nombrado general de brigada, después de haber servido como comisario político. Fue condecorado con dos Ordenes de la Bandera Roja y una condecoración de la Estrella Roja.

Sus méritos en campaña le otorgaron el premio de desfilar ante Stalin en la plaza Roja, el 24 de junio de 1944.

Breznev volvería a vestir el uniforme militar en 1953, cuando su carrera política sufrió un retroceso con la llegada de Malenkov al poder. Entonces fue nombrado comisario jefe de la Armada Soviética y primer subsecretario en la Administración política del Ministerio de Defensa. Pero tanto en su servicio militar en la segunda guerra mundial, como en sus cargos con Malenkov, Breznev hizo amigos que le sirvieron en su futura ascensión política (el mariscal Grechko y el almirante Gorchkov, artífice de la fuerza naval soviética actual).

En compensación por esta ayuda, los altos mandos militares soviéticos no han dejado de aumentar su influencia tras la definitiva encumbración de Breznev en el secretariado, en 1966. El nombramiento de Breznev para presidir el Consejo de Defensa, fue la última muestra del entendimiento entre los viejos militares y el comisario político del frente del Cáucaso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de mayo de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50