Boicot al himno de Irán

Los jugadores del país islámico guardaron silencio durante su interpretación y los aficionados lo silbaron

Aficionados de Irán lucen una pancarta por la libertad de las mujeres durante el partido contra Inglaterra este lunes.
Aficionados de Irán lucen una pancarta por la libertad de las mujeres durante el partido contra Inglaterra este lunes.FADEL SENNA (AFP)

Las horas anteriores al Inglaterra-Irán estaban repletas de incógnitas. Una se despejó apenas tres horas antes de que comenzara el partido: las presiones de la FIFA acabaron con la idea de que Harry Kane llevara el brazalete arcoíris de OneLove. La otra, más espinosa, no se resolvió hasta que empezó a sonar el himno de Irán, y se vio que sus futbolistas no cantaban.

La selección que dirige Carlos Queiroz ha vivido unos días muy complicados desde que llegó a Doha y comenzaron las conferencias de prensa en las que se enfrentaron a las preguntas de los periodistas ingleses por la situación en su país. El 16 de septiembre Mahsa Amini, de 22 años, murió después de que la hubiera detenido la policía moral por llevar mal puesto el hiyab. Aquello desencadenó una ola de protestas impulsadas por las mujeres, que el régimen está reprimiendo con gran dureza. La Guardia Revolucionaria ha arrestado a miles de personas y ha matado a varios centenares.

Los periodistas han preguntado de manera repetida a los jugadores iraníes qué pensaban de lo que sucedía en su país, y si pensaban realizar algún gesto de protesta en el escaparate del Mundial. Ellos se han mostrado prudentes pero decididos. Les angustia y entristece lo que sucede en Irán, quieren que la gente obtenga el cambio que reclama. Pero su posición es delicadísima, como explicó Queiroz después del partido: “No saben lo que están pasando estos chicos detrás del escenario solo porque quieren jugar al fútbol. Cualquier cosa que digan, los van a querer matar”.

Nunca quisieron contestar a qué harían cuando sonara el himno antes del primer partido. Dijeron que debían discutirlo entre ellos. Cuando ayer a las 16.00, hora catarí, se oyeron esas notas en el estadio internacional Khalifa, su decisión se vio en sus bocas. No se movieron.

Arriba, en una de las tribunas, un par de centenares de seguidores iraníes acompañaron la protesta con silbidos, abucheos, gritos y dedos corazón en alto. Los futbolistas no estaban solos. Queiroz entiende muy bien la tormenta en la que están sumergidos sus jugadores: “Por favor, los profesores, los moralistas, dejen que los chicos jueguen. Estos chicos solo quieren jugar”. El portugués también comprende la intensidad emocional que atraviesa la grada. En un momento del segundo tiempo, claramente por detrás en el marcador, dejó de mirar el partido y se giró a la hinchada iraní, apretó los puños, levantó los brazos, les aplaudió y les lanzó besos. Le respondieron animando con más fuerza. No están solos.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

David Álvarez

Redactor que cubre la información del Real Madrid en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS