Jorge Campillo sustituirá a Jon Rahm tras un polémico lío federativo

El cacereño ocupará el lugar del vasco, con covid, aunque por ránking el lugar le correspondía a Santi Tarrío

Jorge Campillo, el pasado mes en el circuito europeo.
Jorge Campillo, el pasado mes en el circuito europeo.Sven Hoppe (AP)

La baja de última hora de Jon Rahm para los Juegos de Tokio, después de dar positivo en la tercera prueba PCR a la que se sometió en Arizona después de dos negativas (el requisito al haber estado en el Reino Unido, jugando el Open Británico), no solo ha dejado a España sin el concurso del número uno del golf mundial. También ha desatado una fuerte polémica por no disponer de manera inmediata de un sustituto que pudiera ocupar el lugar que le corresponde al país, y a la vez una búsqueda contrarreloj de una solución de última hora. Finalmente, según la Federación Internacional de Golf, será el cacereño Jorge Campillo el que vuele a Tokio para sustituir a Rahm, aunque todavía está pendiente de los resultados sanitarios que culminen un proceso muy enredado.

Después de conocerse la baja forzada de Jon Rahm, la Federación Española de Golf comunicó que renunciaba a la segunda plaza a la que tenía derecho (dos plazas por país si hay al menos un jugador entre los 15 primeros del ránking mundial), ya que la falta de tiempo para que otro golfista pudiera cumplir con los trámites burocráticos y sanitarios hacía imposible esa sustitución de manera efectiva antes del jueves, cuando comienza la competición masculina de golf. En marzo, la federación envió al Comité Olímpico Internacional (COI) una prelista en la que figuraban cinco jugadores: Jon Rahm, Sergio García, Rafa Cabrera Bello, Adri Arnaus y Jorge Campillo, los cinco primeros españoles de la clasificación mundial en esos momentos, y que a partir de ese día debían estar localizados para posibles controles antidopaje y otros requerimientos burocráticos.

Antes de conocerse el dúo que representaría a España en los Juegos, y dada por segura la plaza de Rahm como el primero en la clasificación, Sergio García renunció a su lugar al priorizar disputar otros torneos para lograr puntos de cara a los playoffs del circuito americano y a la clasificación directa con Europa para la próxima Ryder Cup. También rechazó la opción olímpica Rafa Cabrera, en su caso pensando en asegurar la tarjeta del circuito estadounidense. Rahm y Arnaus fueron confirmados como los representantes españoles en Tokio.

Sin embargo, la baja de Rahm a última hora abrió la caja de los truenos. Primero porque Jorge Campillo, que también necesitaba tres PCR negativas ya que jugó igualmente el Open Británico, intentó contra reloj cumplir con los requisitos sanitarios. Su intención y la de la federación era cumplir con esas tres pruebas este domingo, lunes y martes para viajar ese mismo día a Tokio si los tres resultados son negativos, y llegar a la capital japonesa con el tiempo justo para comenzar el torneo el jueves. Así se encuentra en este momento, con las maletas listas y pendiente de las pruebas médicas. Campillo se hizo una prueba el domingo en Sevilla (y su caddie, Jesús Legarrea, en Zaragoza) y están en Madrid a la espera de la prueba definitiva de este martes. Si no hay más obstáculos, llegaría a Tokio el miércoles por la tarde, pero sin tiempo para conocer el campo antes de salir a jugar al día siguiente.

Pero detrás, además, se esconde un asunto que ha levantado ampollas. La federación española no actualizó la lista entregada al COI en marzo, ni amplió los golfistas que pudieran entrar en ella. Así, desde entonces la clasificación mundial ha variado, y en estos momentos el tercer español, después de Rahm y de Sergio García, es el gallego Santi Tarrío, en el puesto 138, mientras que Jorge Campillo está en el puesto 199. Es más, entre ellos hay otro español, Adrian Otaegui, en el lugar 148. Sin embargo, ni Tarrío ni Otaegui fueron incluidos en la lista entregada al COI, por lo que ninguno tiene opciones de acudir a Tokio pese a estar mejor situados que Campillo. La federación española admite su error al no haber contemplado con suficiente tiempo que podía darse esta circunstancia.

“Es una injusticia. Al estar tan lejos entonces ni lo contemplaron y ahora me quedo sin una plaza que me correspondía. Me han pedido disculpas, pero ya no se puede hacer nada”, explica Tarrío a la web Tengolf. Mientras, la federación acelera para que pueda viajar Jorge Campillo. Una polémica y acelerada búsqueda de un sustituto ante la baja por covid de Jon Rahm.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre los Juegos de Tokio

Sobre la firma

Juan Morenilla

Es jefe de sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción