Juegos Olímpicos

Marta y Brasil quieren coronar su historia con una medalla de oro en Tokio

El país busca retomar su lugar en el fútbol femenino mundial. Ahora, apuesta por la entrenadora sueca Pia Sundhage

La selección femenina de Brasil que jugará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
La selección femenina de Brasil que jugará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.sam robles / CBF

Los Juegos Olímpicos, para el fútbol femenino, son tan grandes que una Copa del Mundo. Es con este espíritu la selección femenina brasileña, entrenada por Pia Sundhage y capitaneada por Marta, viaja a Tokio en busca de la primera medalla de oro de su historia. Las dos últimas ediciones olímpicas, en las que Brasil alcanzó el podio, y una eliminación en octavos de final del último Mundial demuestran que la misión será difícil pero, con la mejor futbolista de todos los tiempos y una entrenadora ganadora, hay una gran oportunidad. Su debut será contra China este miércoles 21 de julio, en Miyagi.

Tras fracasar en el Mundial 2019 con el mismo equipo técnico que terminó sin medallas en los Juegos Olímpicos de Río en 2016, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) decidió cambiar el mando de la selección femenina. Se marcharon Vadão y el coordinador Marco Aurélio Cunha, y se incorporaron la entrenadora sueca Pia Sundhage y el coordinador Duda Luizelli. La excapitana de Brasil, Aline Pellegrino, también asumió como directora de fútbol femenino. El crecimiento de la representación femenina en las oficinas de la selección no fue en vano y también se reflejó en el comité técnico. En 2016, ninguna mujer formó parte del equipo de nueve profesionales de Vadão. En 2019, hubo dos. Ya en 2021, seis mujeres y siete hombres viajaron a Tokio.

Más información

La entrenadora sueca es una ganadora. Con ella a cargo, la selección brasileña jugó 18 amistosos en dos años, con 11 victorias, cinco empates y dos derrotas. A los 61 años, Pia tiene tres medallas olímpicas: oro con Estados Unidos en 2008 y 2012, y plata con Suecia en 2016. Y, en dos de las ocasiones, los logros de Sundhage llegaron con victorias sobre Brasil. En 2008, derrotó a las brasileñas en la final y, en 2016, venció a la Canarinha en semifinales.

Entre las convocadas, el nombre que más destaca es el de Marta, elegida seis veces mejor jugadora del mundo por la FIFA. Ella es la 10 y capitana que comanda a las brasileñas en el campo en sus quintas Olimpiadas. A sus 35 años, la jugadora jugó solo nueve veces para su equipo, Orlando Pride, en 2021, y llega en buenas condiciones físicas para Tokio. El otro nombre histórico es Formiga, que va a sus séptimos Juegos Olímpicos, un récord entre los deportistas y futbolistas brasileños. Con 43 años y 20 partidos con el PSG la temporada pasada, la nueva jugadora del São Paulo también se convertirá en la futbolista de mayor edad en competir en unos Juegos Olímpicos. “Quien entrena con ella [Pia] sabe en qué estamos evolucionando y somos capaces de evolucionar aún más. Tenemos que cuidarnos, buscando un mejor desempeño porque no tendremos mucho tiempo para trabajar “, resaltó Formiga.

Ninguna, sin embargo, jugó con Pia tanto como Debinha, camiseta número 10 de North Carolina Courage. La delantera de 29 años fue la única que ingresó a todos los partidos de Brasil bajo el mando de la sueca y también es la máxima goleadora con el técnico, tras marcar 12 de los 49 goles de la selección. En defensa, la titular es la portera Bárbara, de Avaí / Kindermann. La lateral derecha plantea dudas entre Letícia Santos, del Eintracht Frankfurt; Poliana, del Corinthians; o Bruna Benites, del Internacional. El resto de la defensa está consolidada por Erika (Corinthians), Rafaelle (Palmeiras) y Tamires (Corinthians), lateral izquierda que es uno de los puntos fuertes de Brasil. En ataque, Ludmila (Atlético de Madrid) y Bia Zaneratto (Palmeiras) deben acompañar a Debinha. En el banquillo, el nombre más conocido es Andressa Alves, delantera de la Roma. Cristiane, en cambio, máxima goleadora del equipo en la última Copa, fue la ausencia más sentida de la lista.

En su historia olímpica, la selección brasileña pegó en el larguero las dos veces que disputó la final en Atenas 2004 y en Pekín 2008. Los resultados marcaron la mejor generación que ha tenido Brasil en el deporte, tanto que siguen siendo las únicas medallas ganadas. Desde entonces, las brasileñas han visto que otros equipos han evolucionado, como lo demuestra hoy el noveno lugar de Brasil en el ranking mundial de la FIFA. Si antes eran solo Alemania y EE UU ahora ya compiten Países Bajos, subcampeona del mundo, y Suecia, que ganó plata en Río 2016.

“Las chicas se están cuidando y tienen muchas ganas. Las posibilidades de traer esta medalla son grandes. Siento que esta vez el oro está llegando a Brasil “, dijo Formiga. “Estoy muy contenta con la forma en que respondieron las futbolistas “, reforzó Pia. Brasil debuta contra China y se enfrenta a una de las favoritas, Países Bajos, y luego contra Zambia en la primera fase.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre los Juegos de Tokio

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50