_
_
_
_
_

Izan Almansa y el otro camino hacia la cima

El pívot murciano de 18 años, MVP en los tres últimos torneos con España, se ha forjado en una elitista academia en EE UU para dar el salto a la NBA

Izan Almansa
Izan Almansa, durante la final ante Francia.FIBA

El premio se lo entregó en mano Dirk Nowitzki. El mítico exjugador alemán reconocía así a uno de su estirpe, un hombre con cuerpo de pívot y alma de alero. Izan Almansa recogía el galardón al mejor del Mundial sub-19, el MVP, después de liderar junto a Jordi Fernández a España a la victoria ante Francia tras una prórroga (73-69). Era una nueva medalla en una secuencia histórica del baloncesto español, que ha mordido el oro o la plata en los últimos 11 torneos de selecciones que ha disputado en hombres y mujeres desde el pasado verano: nueve campeonatos o subcampeonatos en categorías de formación, el título en el Eurobasket absoluto masculino y la reciente plata en el femenino. Y sobre todo era la consagración de una generación que toma el relevo de los inolvidables júniors de oro, el grupo que conquistó el oro juvenil en Lisboa en 1999 con Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Carlos Cabezas, Felipe Reyes, Raúl López... El testigo es hoy para Rafa Villar, Sediq Garuba, Jordi Fernández, Baba Miller e Izan Almansa.

El pívot murciano, de 18 años y 2,07m, ha convertido en una costumbre eso de llevarse el MVP a casa. Suma tres seguidos, con otras tantas medallas, en las tres últimas citas con la selección: MVP del Mundial sub-17 (plata), MVP del Europeo sub-18 (oro) y MVP del Mundial sub-19 (oro). Pau Gasol y Nowitzki han sido los encargados de entregar al chico dos de esos broches.

Almansa luce un presente espléndido y un futuro más que prometedor. El joven pívot llama a las puertas de la gloria, aunque para ello decidiera tomar una carretera diferente a la convencional. El Real Madrid fichó en 2019, para uno de sus equipos cadetes, a esta perla que brillaba en el UCAM Murcia, un tallo potente y muy bien coordinado, hijo del exjugador estadounidense Steve Horton, que jugó en España en divisiones inferiores. Con los blancos dio el salto al conjunto júnior y apareció en la Liga EBA. La suya era una de esas carreras de pasos rápidos pero seguros que conducen a los elegidos a lo más alto. Pero Izan decidió entonces tomar un desvío. En 2021 abandonó la casa blanca para enrolarse en el proyecto Overtime Elite, una especie de centro de alto rendimiento en Atlanta en el que los escogidos (el murciano fue el primer español) compaginan su formación académica con entrenamientos punteros de baloncesto. Y por cuyo fichaje se embolsan unos 100.000 dólares por curso, un cheque que los clubes europeos no pueden garantizar tratándose todavía de un jugador en maduración. Figuras como LeBron James, Kevin Durant y Pau Gasol han apadrinado esta exclusiva academia.

Almansa se ha fogueado dos cursos en esta otra vía y la próxima temporada dará el salto a la Liga de Desarrollo en Estados Unidos con el equipo Ignite, una de las puertas de entrada a la NBA junto a la Liga universitaria. Entre ambas competiciones están captando en los últimos tiempos a algunos de los mejores canteranos europeos, chicos que antes completaban su formación en el continente antes de cruzar el charco y que ahora optan por un acceso más cercano y, además, mejor pagado (los universitarios no pueden recibir un salario, pero sí suculentos ingresos por patrocinio). Almansa, Baba Miller y el probable viaje de Aday Mara, la joya del Zaragoza, son solo algunos casos de esta migración.

El experimento ha funcionado para Almansa, a quien las quinielas del draft de 2024 sitúan en un puesto entre los 15 mejores para entrar en la NBA. Ese mismo verano puede ser el turno también de Mara y de Bronny James, el hijo de LeBron. “Mi juego ha mejorado de muchas maneras en Estados Unidos”, cuenta Almansa sobre su aprendizaje lejos del radar europeo; “mi tiro, mi físico y la manera de ver el juego. Todo aquí es muy competitivo. Decidí continuar mi formación aquí porque es donde quiero jugar los próximos años. Estar en este ambiente me ayudará”. También le sirve para no perderse un minuto de sus referentes en la pista, Jokic y Embiid, otros dos todoterrenos.

El Mundial sub-19 ha reforzado los planes de Almansa. El pívot ha promediado 16,9 puntos y 7,1 rebotes por encuentro (14 y 5 en la final ante Francia). José Ignacio Hernández, director deportivo de la federación española, destaca esa polivalencia para moverse por cada rincón de la cancha. “Izan es un compendio de todo, un jugador completo, el prototipo del interior moderno. Con movilidad para jugar cerca del aro y en la zona exterior, un gran atleta, capaz de sumar en defensa y en ataque. Antes con ese tamaño eras claramente un jugador interior. Ahora has de saber moverte por fuera. Él puede jugar de cara a la canasta y con 18 años tiene margen para pulir detalles técnicos. Y tiene mucha personalidad. Ha sido capaz de liderar a una generación superior a la suya”, subraya Hernández, que admite que “los tiempos han cambiado” acerca de ese camino hacia la cima del murciano. Por una vía o por otra, Almansa apunta a la cumbre.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Juan Morenilla
Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_