El Granada vuelve a Primera un año después

El triunfo ante el Leganés (2-0) certifica el ascenso del equipo andaluz, basado en una gran fiabilidad en su estadio y el poderío en ataque de jugadores como Uzuni

Uzuni se marcha de un jugador del Leganés. El albanés anotó su gol 23 y se convirtió en el máximo goleador de la categoría.
Uzuni se marcha de un jugador del Leganés. El albanés anotó su gol 23 y se convirtió en el máximo goleador de la categoría.Pepe Torres (EFE)

Un año ha durado la travesía del Granada en Segunda División. El conjunto andaluz, que llegó a los cuartos de final de la Liga Europa en el curso 2020-21, cayendo ante el Manchester United, jugará su temporada número 27 en la máxima categoría. Con Antonio Puertas como símbolo, Uzuni de goleador, el trabajo del técnico Paco López y una gran fiabilidad en su estadio, los andaluces están de vuelta. “Nos lo merecemos después de un año de mucho sufrimiento”, aclaró José Callejón en medio de la euforia que se vivió en Los Cármenes. El triunfo ante el Leganés, con goles de Uzuni (23 tantos y máximo artillero de la categoría) y Bryan Zaragoza, desató la alegría de la afición granadina.

El Granada ya pudo subir la pasada jornada en Miranda, donde ganó 1-3 y un gol del Levante en el último minuto privó al equipo andaluz del ascenso. El Granada vuelve a Primera y la alegría se desató en una ciudad muy futbolera. En la mente de los aficionados más veteranos también afloró el formidable Granada de los años setenta, con ocho temporadas seguidas en Primera y sexto clasificado en 1972.

El Granada se reinventó el pasado verano, tras el descenso. La propiedad china del club prescindió de los principales ejecutivos del club y nombró a Sophia Yang como presidenta. El curso del descenso había sido traumático, con una temporada con cuatro entrenadores (Robert Moreno, Rubén Torrecilla y Aitor Karanka), dos directores generales y dos directores deportivos. Los nuevos gestores deportivos decidieron mantener a Karanka en el banquillo. El Granada prescindió de futbolistas importantes como el portero Maximiano, Milla, Escudero, Gonalons, Montoro, Duarte, Luis Suárez o Machís. Incorporó a jugadores más acostumbrados a la Segunda como Ignasi Mikel, el portero Raúl, Bodiger, Cabaco o Rubio. Al mismo tiempo, llegó un ilustre como Callejón como fichaje estrella y la entidad tuvo la capacidad de reforzarse en el mercado de invierno con la llegada de Weismann, del Valladolid.

El equipo andaluz, dirigido por Paco López desde la jornada 15 al sustituir a Karanka, ha basado su retorno a Primera en una espectacular fortaleza en su feudo, donde no ha conocido la derrota. El saldo global es tremendo, con 17 triunfos y cuatro empates, lo que le hacen ser, lógicamente, el mejor equipo en casa de una categoría muy igualada, donde los aspirantes al ascenso apenas han obtenido triunfos en las últimas jornadas, creando una situación de extrema incertidumbre.

El futbolista más determinante del Granada ha sido el albanés Uzuni. Fichado en el mercado invernal del pasado curso, procedente del Ferencvaros, el delantero ha tenido un protagonismo espectacular en el Granada. Sus 23 goles le han hecho ser el máximo artillero de Segunda y cada vez que marcó, su equipo ganó o al menos empató. Al lado de Uzuni, Callejón y el veterano Puertas han aportado goles y experiencia para conducir al Granada a Primera, incluso superando duros momentos como la grave lesión de Jorge Molina, que se partió la rodilla con 41 años siendo un referente en el vestuario. Y también llegaron noticias positivas, como la irrupción del joven Bryan Zaragoza. Un futbolista de especial talento y calidad con solo 21 años que ha encandilado a la afición andaluza.

El Granada comenzó la temporada de manera ejemplar, ganando los tres primeros choques de Liga. La Segunda, no obstante, es una categoría complicada. Lo bueno que ofrecía el equipo de Karanka en casa se diluía lejos de Los Cármenes con derrotas muy duras como la de Eibar (4-0). El Granada llegó a caer a la novena plaza en la novena jornada, pero los dirigentes siguieron creyendo en Karanka. Hasta que una racha de tres partidos sin ganar (dos empates y una derrota) acabaron con la etapa del vasco en el banquillo en la 15ª jornada. Paco López se hizo con el mando del equipo andaluz.

El equipo ganó en regularidad, mostrando una cierta falta de competitividad fuera de casa, pero haciendo de Los Cármenes una auténtica fortaleza. La regularidad de los andaluces entre las jornadas 24 y 33, con 10 jornadas sin perder (ocho triunfos y dos empates) le consolidaron de forma definitiva en los puestos altos de la tabla. Los últimos empates ante Eibar y Alavés y los triunfos contra Lugo, Mirandés y Leganés han hecho el resto. El Granada vuelve a ser de Primera y Andalucía, de momento, contará con cinco representantes en la máxima categoría del fútbol español.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS