La mirada con truco de Sander Sagosen

Un estudio científico a la estrella noruega, rival de España en cuartos del Mundial de balonmano, llegó a un curioso hallazgo: clava los ojos en el cuello y pecho de los rivales

El jugador noruego Sander Sagosen, este Mundial.
El jugador noruego Sander Sagosen, este Mundial.STIAN LYSBERG SOLUM (AFP)

El balonmano se hace las mismas preguntas retóricas y grandilocuentes que todo el mundo. ¿Quién es el mejor jugador del planeta? No hay respuesta posible a semejante cuestión, pero en la quiniela seguro que antes o después aparece Sander Sagosen (Trondheim, 27 años), el primera línea noruego que este miércoles (18.00, Teledeporte) amenaza a España en los cuartos del Mundial, el hombre que ha impulsado a su selección a la élite (plata mundial en 2017 y 2019, y bronce europeo en 2020). A finales de noviembre regresó tras 175 días lesionado y ahora busca su trono. En la edición de hace dos años, los que le cerraron el paso en esta misma ronda fueron los Hispanos (31-26) en un duelo del que él solo pudo disputar 22 minutos, también por problemas físicos.

Noruega no era gran cosa hasta su irrupción, así que su país le agradece el estirón y la ciencia se propuso estudiar a la estrella, elaborar una especie de autopsia deportiva. Él siempre ha dicho que juega por intuición, que no recuerda un solo pensamiento de sus mejores partidos. Simplemente, le sale. Por eso, investigadores de la Escuela Noruega de Ciencias del Deporte, en Oslo, trataron hace un par de años de escarbar qué había detrás de esa inconsciencia. Le colocaron unas gafas especiales, con cámara incorporada, para estudiar qué veía exactamente mientras jugaba, qué movimientos oculares realizaba.

La primera conclusión fue su gran capacidad para escanear cada situación en la pista e interpretar más rápido que el resto lo que sucedía. “Donde otros ven caos, para él es como si todo fuera a cámara lenta”, detalló el estudio, recogido por el medio noruego NRK. Pero lo más curioso llegó al comprobar dónde fijaba exactamente la mirada. Apenas la clavaba directamente en la portería ni en el guardameta al lanzar, y casi nunca en los brazos y pies de los defensores. Lo hacía, de forma natural, en el cuello y pecho de los rivales. ¿Por qué? Según la teoría de los científicos, porque eso le ayudaba a mejorar la visión periférica, del portero, el resto de jugadores y la zona de los córner. Y en la suerte de los penaltis observaron también que podía mirar a una esquina pero, en realidad, se centraba en la otra gracias a esa visión periférica. Eso sí, fuera del 40x20, el análisis demostró que era tan corriente como el resto de la humanidad.

Vuelta a su ciudad

Él ha confesado alguna vez que de niño era más delgado y pequeño que sus compañeros, y que tuvo que usar más el cerebro. Entonces veía encuentros de los grandes equipos del momento con su familia y los comentaban. Su madre también le grababa a él mientras jugaba, y luego los revisaban a la hora de la cena.

Sander Sagosen, apodado “Sagi” o “El Rey del Norte” en Noruega, coqueteó con el fútbol, aunque lo abandonó pronto porque se dio cuenta de que ahí “no podía ser el mejor”. En el balonmano progresó rápido en el club de Trondheim, el Kolstad, del que se marchó con solo 17 años. Pasó por el Halsum (2013-14), también noruego, ascendió al Aalborg danés (2014-17) y formó parte del proyecto descomunal del PSG (2017-2020), donde formó un tridente único con Mikkel Hansen y Nikola Karabatic que, como su hermano mayor del fútbol, se quedó sin Champions (sigue sin ella). La corona la consiguió en su siguiente destino, el Kiel de Alemania, en 2020.

En el norte de Alemania lleva desde ese 2020 y de allí se irá a final de esta campaña porque en su ciudad, en el Kolstad, una entidad joven (2005) de resultados hasta ahora modestos ha entrado un patrocinador tan potente (la cadena de supermercados Rema 1000) que lo ha reclutado a golpe de talonario para alcanzar la cúspide de Europa. Entre los fichajes también aparecen Magnus Rod, el meta Torbjörn Bergerud y Magnus Gullerud. “Mi intención es retirarme aquí”, ha proclamado Sagosen. De momento, lo más inmediato para este central o lateral izquierdo de 1,95 es este Mundial, en el que suma 24 goles y 22 asistencias, y España, con la que tiene alguna cuenta pendiente.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS