Bruno Martini, el presidente de la Liga francesa de balonmano, detenido por corrupción de menores y grabación de pornografía infantil

El doble campeón del mundo fue puesto en libertad ante una probable comparecencia para admitir la culpabilidad. Este miércoles presentó su dimisión

Bruno Martini, en una imagen de archivo.
Bruno Martini, en una imagen de archivo.FRANCK FIFE (AFP)

En la parte decisiva del Mundial de balonmano y a unas horas de que empiecen los cuartos de final, con Francia a punto de protagonizar uno de los duelos estrella (ante Alemania, este miércoles a las 20.30), el deporte galo se vio azotado por la detención del presidente de la Liga nacional de balonmano y doble campeón del mundo en 1995 y 2001, Bruno Martini (52 años), por “corrupción de menores” y “grabación de imágenes de pornografía infantil”, según adelantó el medio France Info.

El caso del exportero, campeón también de la Champions en 2003 con el Montpellier, se ha estado investigando durante más de dos años, hasta que fue arrestado el lunes por la mañana y puesto en libertad el martes por la noche por probable comparecencia para admitir su culpabilidad, de acuerdo a la información publicada por el portal galo. Este miércoles por la tarde, la Liga francesa comunicó que Martini “presentó su renuncia con efecto inmediato”.

Todo se desató en el verano de 2020, cuando un adolescente de 13, acompañado por su madre, acudió a una comisaría de policía para denunciar que había sido abordado en una red social por un hombre que lo llevó a intercambiar varios selfis y vídeos de naturaleza sexual. Incluso, le ofreció un taxi pagado para mantener una cita, aunque el joven reculó en el último momento.

Las pesquisas policiales concluyeron que detrás del apodo de ese hombre en la red social se encontraba Bruni Martini, el presidente de la Liga francesa de balonmano. Descubierto esto, la investigación trató de conocer en los siguientes meses si había más posibles víctimas suyas, algo que no sucedió. Así que este lunes por la mañana lo arrestaron en su vivienda de París, registraron también otro inmueble del exportero en Montpellier y se incautaron de varios equipos informáticos.

Martini admitió ante los investigadores que sí se había acercado al joven, pero que creía que tenía más de 15 años. En caso de que confiese su culpabilidad, France Info informó que se le ofrecería una pena inferior a la cometida, de cinco años de cárcel y una multa de 75.000 euros.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS