TENIS | OPEN DE AUSTRALIA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

No dudo de Djokovic, pero las dudas son lógicas

No debería extrañarle que su clara victoria de tercera ronda y su aplastante triunfo de octavos, basadas las dos en la misma calidad de siempre, sorprendan

Detalle del muslo de Djokovic durante el partido del serbio contra De Miñaur.
Detalle del muslo de Djokovic durante el partido del serbio contra De Miñaur.FAZRY ISMAIL (EFE)

Estamos ya en la recta final del Open de Australia y debemos lamentar la poca suerte, este año, de la representación española. Paula Badosa no pudo competir debido a una lesión en el muslo. Garbiñe Muguruza cayó en primera ronda y en tercera nos despedimos, también, de Nuria Párrizas y de Cristina Bucsa.

De los hombres, también tuvimos que lamentar la baja de Carlos Alcaraz antes del inicio del torneo. El que ha llegado más lejos ha sido Roberto Bautista quien, a pesar de disputar meritorios partidos, fue eliminado en el cuarto encuentro.

Sobre las decisivas jornadas que nos quedan por delante, me cuesta algo hablar de las favoritas del cuadro femenino, sometido en los últimos años a algo de variabilidad, pero imagino que la bielorrusa Aryna Sabalenka está en las quinielas y que el hecho de volver a tener a Victoria Azarenka en la semifinal ilusiona mucho a los aficionados.

De los seis jugadores que quedan en la parte masculina, en el momento en que estoy escribiendo estas líneas, los que me parecen contar con más opciones de llegar a la final son Stefanos Tsitsipas y Novak Djokovic, siendo este segundo el favorito a juzgar por su excelente estado de forma.

Es verdad que tiene un partido nada fácil en la jornada de este miércoles contra Rublev, pero también lo es que el jugador serbio está mostrando un nivel de juego arrasador. En los encuentros que ha disputado hasta ahora no ha tenido que sufrir lo más mínimo para imponerse. Solamente en su segundo partido cedió un segundo set absolutamente anecdótico, ya que cerró el tercero y el cuarto con dos contundentes 6-2 y 6-0.

Sé perfectamente que hay cierta polémica respecto a la contradicción que generan los excelentes partidos que ha disputado Novak y sus gestos en las pistas, y sus repetidas declaraciones sobre la dolencia que está padeciendo en un muslo. Me han hecho llegar una frase de su rueda de prensa en la que, con notable molestia, se queja de que se haya puesto en duda la autenticidad de su lesión y, en cambio, que “se trate de víctimas a otros cuando también las sufren”. Yo soy de naturaleza muy poco susceptible, pero entiendo que ese “otros” hace referencia a Rafael, el “otro” único tenista lesionado entre los aspirantes al título.

Durante años hemos podido comprobar cómo las lesiones, tanto en el caso de mi sobrino como en el de otros jugadores, han tenido una consecuencia negativa inmediata en sus partidos o, si no, la han padecido al terminarlos. Por eso creo que a Nole no debería extrañarle que su clara victoria de tercera ronda sobre Grigor Dimitrov y su aplastante triunfo de octavos ante Alex de Minaur, basadas las dos en la misma calidad de siempre tanto en desplazamientos en la pista como en efectividad de golpes, sorprendan y siembren ciertas dudas sobre el alcance de su lesión.

En otras ocasiones ha ocurrido que, después de verlo sufrir por problemas físicos de distinta índole, al final ha logrado no solo jugar de manera excelente sino también alzarse con el triunfo final.

Para nada pongo en duda la veracidad de los problemas que viene arrastrando el gran tenista serbio, pero estoy convencido, visto lo visto, de que si no van a más no le impedirán rendir a gran nivel y ser, probablemente, el que levante el trofeo el próximo domingo.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS