_
_
_
_

‘Abuela la la la’: el hit viral de Argentina protagonizado por una mujer de 76 años

El cántico inventado por un grupo de vecinos de Liniers alrededor de una mujer mayor para festejar las victorias de la selección se extiende por varias ciudades y llega hasta los geriátricos

María Cristina, la "Abuela la la la", en el barrio de Liniers (Buenos Aires).
María Cristina, la "Abuela la la la", en el barrio de Liniers (Buenos Aires).GUADALUPE AIZAGA

Hay una esquina en Buenos Aires que ha sido rebautizada durante este Mundial como la de la “Abuela la la la”. La protagonista del homenaje no tiene nietos ni tampoco hijos pero ha sido adoptada como abuela por los hinchas argentinos durante las celebraciones mundialistas. Hace dos semanas, la grabaron en un vídeo subido a Tik Tok que se hizo viral y cada paso dado por la selección hacia la final ha acrecentado su fama. María Cristina, que prefiere no desvelar su apellido, se ha convertido en una celebridad en el barrio porteño de Liniers. Su canción se ha expandido por todo el país y se ha convertido en un himno pegadizo dedicado a las personas de la tercera edad.

Es viernes por la tarde y María Cristina atiende a medios locales e internacionales en la vereda donde se cruzan las calles Caaguazú y Andalagá. Sigue sin entender demasiado la locura que se ha generado a su alrededor y de la que ya han nacido camisetas, tazas y otros objetos de merchandising con la imagen y el eslógan de “Abuela la la la” “Es increíble. La verdad, no sé por qué es tan novedoso que la gente salga a festejar”, asegura, sentada en una silla y custodiada por “los pibes de Villa Luro”, la banda de amigos que la rodeó e inventó el hit mundialista que ahora todos tararean.

Todo empezó el 31 de noviembre, después de la victoria de Argentina contra Polonia que permitió que la selección capitaneada por Messi se clasificase a octavos de final como primera de grupo. “Yo no vi el partido porque me pongo muy mal, estaba viendo una película, pero escuché los goles y el festejo”, recuerda.

Contagiada por el entusiasmo que se colaba por las ventanas de su casa, agarró una pequeña bandera argentina y salió a la calle. En la esquina estaba el vecino con sus amigos. Saltaban de alegría y cantaban el tema favorito de la afición argentina en Qatar: “Muchachos, ahora nos volvimos a ilusionar / quiero ganar la tercera, quiero ser campeón mundial”. María Cristina se acercó y en ese momento los hinchas la rodearon y comenzaron a cantar “Abuela, la la la, Abuela la la la”, una versión improvisada del tema Go West, de los Pet Shop Boys.

La esquina donde se reunió la afición y nació el cántico.
La esquina donde se reunió la afición y nació el cántico.GUADALUPE AIZAGA

La insólita celebración fue registrada por el teléfono de uno de los hinchas, la subió a las redes y explotó. Cuando Argentina ganó a Australia se repitió el festejo, pero el número de aficionados se había duplicado. Tras el pase a semifinales frente a Países Bajos ya eran más de cien. Tras el decisivo partido contra Croacia, cuya victoria metió a Argentina en una nueva final después de ocho años, a los vecinos de las cuadras cercanas se le sumaron curiosos de otros barrios y medios de comunicación. El cántico se repitió alrededor de mujeres mayores que salieron a festejar en otros rincones del país.

“Gracias por tan lindos mensajes, la vida no me dio la oportunidad de tener nietos. Un mensaje amoroso de esta mañana decía que soy la abuela de muchos argentinos. Estoy muy emocionada”, escribió María Cristina en la cuenta de Twitter que le abrió su sobrina días atrás. La cuenta se acerca ya a los 30.000 seguidores. “Deseo que todos los abuelos de Argentina puedan tener tanto cariño como el que estoy recibiendo. Vamos Argentina”, agregó la Abuela la la la.

María Cristina con jóvenes que cantan "Abuela la la la".
María Cristina con jóvenes que cantan "Abuela la la la".GUADALUPE AIZAGA

La fama hizo que una agencia se ofreciese a llevarla hasta Qatar con un acompañante, todo pago, pero la distancia la hizo desistir. “Si fuese Brasil hubiese dicho que sí”, plantea esta jubilada, quien trabajó toda su vida como oficinista.

Como todos los argentinos, espera ansiosa el domingo, cuando la Albiceleste se juega la Copa del Mundo frente a Francia, la vigente campeona. “Desde ayer tengo una angustia y unos nervios.... Encima jugamos más temprano. Viene mi familia y no sé dónde me voy a poner para no verlo”, anticipa.

En 1978 y en 1986, los dos mundiales conquistados por Argentina, María Cristina se acercó hasta el Obelisco a celebrar. Advierte que, en caso de victoria, esta vez no le daría el cuerpo para repetir el ritual. Quienes la rodean saben que no será necesario: si la selección gana, la esquina de su casa se transformará en el epicentro de la fiesta más grande jamás imaginada ahí.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_