Koundé: “Odio perder; tengo ganas de mejorar todo el tiempo”

El defensa francés que asegura no temer al Bayern de Munich está seguro de que el Barcelona tiene todo lo necesario para ganar al club alemán

Jules Koundé, jugador del Barcelona
Jules Koundé, jugador del BarcelonaCarles Ribas

Jules Koundé sonríe. Es su carta de presentación y su escudo; también el puente con sus interlocutores. Habla castellano con acento andaluz y se disculpa por la demora. “En el colegio tenía inglés y español. Me falta un poco de vocabulario, pero me expreso con comodidad”, aclara el defensa del Barcelona, de 23 años, que nació en París y se crió en los suburbios de Burdeos. Dice que tuvo una infancia feliz junto a su madre, que nunca le faltó nada y que jamás fue presionado para que jugara al fútbol. Al contrario, su madre quería que estudiara. Activo en las redes sociales, se ha posicionado contra el racismo y la islamofobia. No parece muy preocupado por esconder lo que piensa. “Me gusta hablar desde el corazón. A veces, con los periodistas debo tener un poco de cuidado”, dice ante la visita del Barcelona mañana al campo del Bayern de Múnich. Y vuelve a sonreír.

Pregunta. ¿Quién le lleva las redes sociales?

Respuesta. Yo. Siempre me ha gustado escribir y mi madre ha estado muy pendiente de mí para que hable y escriba bien. Es la manera que encuentro de poder expresarme. Y me gusta hacerlo. Es de las cosas que más me gusta de las redes sociales: me permiten decir lo que pienso, enseñar mis opiniones. El racismo es un tema que me toca, por supuesto. No lo he vivido de forma directa, pero sí a través de mis amigos. Es importante para mí. Son cosas que me afectan, como el cambio climático y la homofobia.

P. ¿Es necesario que un futbolista diga que es gay?

R. Hay algún jugador que ya lo ha hecho. Es algo bueno. Sensibiliza al mundo del fútbol, que es un poco difícil.

P. ¿Lo dice por el masculino?. ¿El femenino es más abierto?

R. Tampoco soy un especialista. Lo único que me interesa es que cada uno pueda vivir su sexualidad como quiera.

P. ¿Era buen estudiante?

R. Sí.

P. ¿Buena conducta?

R. También, pero a veces era un poco susceptible. No me gustaban los comentarios negativos.

P. Eligió una mala profesión.

R. No… Solo en el colegio. Con el fútbol soy más relajado. Sé que la crítica es parte de este mundo. Pero odio perder. Creo que es algo que me viene de cuando era pequeño. Con mi primer equipo, en el barrio, perdíamos mucho.

P. ¿Ese odio cómo lo canaliza?

R. Con ganas de mejorar todo el tiempo.

P. ¿Cómo cuando le pedía a Gustavo Poyet [su técnico en el Girondins] trabajar por la tarde?

R. Gustavo fue uno de mis entrenadores preferidos. Tenía mucha confianza en mí y no le molestaba cuando los jugadores le iban a pedir más trabajo. Yo quería progresar y buscaba que me ayudara a practicar los cambios de dirección. Me pasé varias tardes con él y su cuerpo técnico. Lo disfruté mucho. Estoy tranquilo cuando trabajo por la tarde. Estás relajado, me siento cómodo.

P. ¿Con Poyet jugaba de central?

R. Sí, es mi posición favorita y en la que me gusta jugar.

P. ¿Es muy reivindicativo con lo de jugar de central?

R. Sí y el míster lo sabe. En Sevilla jugaba siempre de central.

P. ¿Lo habló con Xavi?

R. Sí. Pero también sé que depende del rival. Hay partidos en los que mi perfil encaja más como lateral y, en otros, como central. No me veo mal de lateral. Pero en mi etapa de formación siempre he sido central y considero que es la posición en la que tengo muchos más conceptos.

P. Deschamps también lo coloca de lateral en la selección.

R. Le diría lo mismo. Deschamps también sabe que mi posición es la de central; es la que me gusta más. Pero también sabe que nunca me voy a negar a jugar de lateral.

P. ¿Le divierte más ganar un duelo en las áreas que imponerse en el uno contra uno?

R. No, no es eso. Es verdad que tengo un buen salto. Es algo que trabajé mucho y en lo que sigo trabajando. No soy tan bajo (1,78m), pero hay delanteros que son más altos que yo y para compensar esa diferencia debo tener un buen salto y un buen timing. Practico en saltos con cajas y en ejercicios para fortalecer las piernas. Lo necesito para mi juego y me gusta hacerlo. Siempre me ha gustado el baloncesto y es como que lo relaciono con eso.

P. ¿Qué le sorprendió de Barcelona?

R. La excitación de la gente. Te paran en los semáforos, te tocan la ventana del coche. Entiendo que es por lo que genera este equipo. Hemos hecho varios fichajes y la afición se ha ilusionado.

Koundé celebra con Kessie un gol del Barcelona.
Koundé celebra con Kessie un gol del Barcelona.PABLO MORANO (REUTERS)

P. ¿Y en el juego?

R. A veces, en los entrenamientos pienso: “La pelota aquí va muy rápido”. Pero en Francia me pasa algo similar.

P. ¿Sabe qué son las palancas?

R. Oí hablar de las palancas, pero no las entiendo mucho.

P. ¿Se le hizo larga la espera?

R. Sí, pero tenía confianza en que se resolviera la inscripción. Me centré en lo que tenía que hacer. Creo que Xavi también estaba con las mismas ganas que yo para que pudiera comenzar a jugar. Pero no tenía más alternativa que entrenar fuerte y esperar.

P. ¿Es verdad que estuvo cerca de fichar por el City?

R. Sí, en mi primer año en el Sevilla.

P. ¿Habló con Guardiola?

R. Me llamó. Me dijo que me quería y que creía que encajaría en su forma de jugar.

P. ¿Fue parecida a la conversación de este verano con Xavi?

R. En cierto punto, sí. Con los dos hablé mucho de fútbol. Y eso es lo que a mí me gusta. Lo primero, en las conversaciones que tuve con ellos, me di cuenta de que los dos me habían visto jugar. Sabían perfectamente mis capacidades. No hablaban por hablar. Fueron conversaciones muy precisas.

P. ¿Da menos miedo este Bayern?

R. Ni miedo, ni menos miedo. Ni ahora ni cuando los enfrenté con el Sevilla. Sí sabemos que es un equipo muy fuerte en todas las líneas. Un campeón. Pero estoy seguro de que competiremos muy bien. Tenemos todo lo que hace falta para ganar los dos partidos. Confiamos en nosotros.

P. Hábleme de sus referentes.

R. Me gusta la personalidad y el liderazgo de Sergio Ramos. También su capacidad para ser decisivo. Me he fijado mucho en la anticipación y visión de juego de Thiago Silva. Y en Varane, que es un poco una mezcla de Ramos y Thiago Silva; rápido, contundente. Pero tengo otros referentes.

P. ¿Cuáles?

R. Nelson Mandela. Me han inspirado varias personas, pero él es especial. Leí algún libro sobre él y me interesa su historia. Estar en la cárcel por tus ideas es algo potente. Eso es luchar.

P. ¿Quiere romper la burbuja del fútbol?

R. No sé si soy un futbolista normal. Busco ser una persona normal. Tengo mis intereses, soy curioso… Me gusta muchísimo el fútbol, pero tengo otras pasiones.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Juan I. Irigoyen

Redactor especializado en el FC Barcelona y fútbol sudamericano. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Ha cubierto Mundial de fútbol, Copa América y Champions Femenina. Es licenciado en ADE, MBA en la Universidad Católica Argentina y Máster de Periodismo BCN-NY en la Universitat de Barcelona, en la que es profesor de Periodismo Deportivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS