Iago Aspas, delantero del Celta: “Ya no hay tanto jugador que viva solo de la técnica”

El atacante de Moaña, máximo goleador histórico del conjunto vigués, atiende a EL PAÍS antes de recibir al Real Madrid este sábado en Balaídos

Iago Aspas, antes de la entrevista concedida a El PAÍS en Balaídos.
Iago Aspas, antes de la entrevista concedida a El PAÍS en Balaídos.Óscar corral

Acaba de cumplir 35 años y de firmar un contrato que le vincula con el Celta hasta 2025. No se atreve a decir que sea el último y no se atisba el final sobre el verde de Iago Aspas Juncal (Moaña, 1987). En cuatro de las últimas seis temporadas ningún futbolista español marcó más goles en la Liga, pero su influencia en el juego trasciende de la rúbrica realizadora. Aquel fuguillas que se recarcomía porque en ocasiones no lograba controlar sus emociones sobre el campo es hoy un veterano con poso, la bandera de un club que está a punto de ser centenario y del que no es exagerado concluir que puede ser el futbolista más influyente de su historia. En las entrevistas también ha aprendido a lidiar, por más que advierta: “Otra cosa no, pero lo que soy es sincero. Digo lo que pienso siempre”. Este sábado recibe en Balaídos al campeón, Real Madrid (22.00, DAZN LaLiga), tras empatar en el estreno liguero frente al Espanyol.

Pregunta. Su primer gol de esta temporada fue una réplica del que marcó Maradona a Italia en el Mundial de México. No está mal para empezar.

Respuesta. En el momento no lo sabía, pero luego me lo contaron y lo vi. Él lo metió con la zurda y yo con la diestra.

P. Signorini, el preparador físico de aquella selección argentina, explicó tiempo después que aquel gol se debía a que Maradona tenía una gran visión periférica.

R. Bueno, yo de visión ando bien… Por suerte en mi familia somos unos cuantos sin gafas. La verdad es que llegué un poco justo al remate, vi el hueco y tuve un poco de suerte porque el balón fue donde quería, que no siempre lo hace.

P. Y una vez más desatascó un partido que se le atragantaba al Celta.

R. Somos un equipo que está construido para tener la pelota y si no la tenemos sufrimos. Pero también hicimos buenos minutos contra el Espanyol. También somos un equipo en construcción.

P. ¿Y qué se le puede pedir a un equipo en obras?

R. Ganar. Siempre. Más de la mitad del once tipo del año pasado se ha marchado y todavía están llegando compañeros nuevos. Necesitamos tiempo para acoplarnos, no como el Madrid que ya tiene el once y fichó fondo de armario.

P. ¿Lo normal no hubiera sido tener el equipo más hecho a esta altura?

R. Eso es lo que dirá el entrenador, sobre todo. Pero tal y como está el mercado, siempre esperas a alguna rebaja de última hora.

P. La llegada de una nueva dirección deportiva, con Luis Campos al frente, abrió la expectativa de que el Celta llegase a un tipo de futbolista al que hasta ahora no accedía. Y no parece que haya sido así.

R. Tal y como está hecha la competición con los derechos de televisión que ingresas y los topes salariales que te marcan, es difícil acercarse a los equipos que están por delante. Y lo digo desde la mirada de un equipo que es el décimo o el undécimo, ya no de uno que está más abajo. Tal y como está montada la fiesta es complicado llegar a posiciones europeas.

P. ¿Tantos cambios en el once titular son un riesgo para un club como el Celta?

R. No creo que sea algo muy crítico. Pero se ha marchado o se va a ir gente muy importante y hay que entrar en un engranaje. Y la competición no espera.

Iago Aspas en Balaídos.
Iago Aspas en Balaídos.Óscar corral

P. ¿Tiene la esperanza de que Denis Suárez se acabe quedando como un activo más del equipo?

R. Visto lo visto, y aquí hablo ya como aficionado del Celta, lo veo difícil.

P. Hace tres años se apostó por una costosa operación retorno para nutrir la plantilla de canteranos. Eran más de una decena y ya solo quedan cuatro con dorsal del primer equipo, usted, los laterales Hugo Mallo y Kevin Vázquez y el meta suplente Iván Villar. ¿Fue un paso fallido?

R. No me lo parece. Creo que fue un giro bueno y que sigue vigente. Entonces veníamos de luchar por no bajar y ahora de dos temporadas con buenas clasificaciones. Además, el filial ha pasado de buscar futbolistas de 24 o 25 años a tener un perfil más juvenil. Necesitamos a la cantera porque no podemos competir en dinero con los clubs que nos precedieron estos años en la clasificación y que pueden pagar traspasos de 15 o 20 millones. Nosotros optamos a futbolistas que valen cinco veces menos y ahí hay que esperar que salgan bien para vender y optar a mayores recursos.

P. Pero siempre les van a pedir dar ese salto que usted ve tan complicado. Cada inicio de liga se habla de un Celta europeo.

R. Hay que saber donde estamos. Lo primero es que ahora mismo cumplimos 10 años seguidos compitiendo en Primera, algo tan difícil que solo ocho equipos lo hemos logrado. Y somos el club más humilde en ese grupo. Queremos dar el salto, sí, pero no hace tanto que casi lo dimos, pero al vacío. No quiero que me pase como al Granada, que jugó en Europa y al año siguiente bajó, porque recuperar la categoría es complicadísimo.

P. ¿Qué Liga espera?

R. El Madrid es el favorito. La continuidad es un valor muy efectivo en el fútbol, le doy mucha importancia. Y siguen casi todos los jugadores y el cuerpo técnico. ¿Un año más viejos? De acuerdo, pero el balón no les quema. Después de la marcha de Cristiano, todo el mundo esperaba batacazo y no fue así. Para mí quizás no era tan importante en el juego como lo era Messi en el Barcelona. Sí en la finalización, claro.

P. ¿Si juegan Madrid y Barcelona a la misma hora qué partido decide ver?

R. El Barcelona, pero es una cuestión de gusto por el estilo combinativo y de posesión. El Madrid es demoledor. No necesita tener el control del partido. Tiene dos ocasiones y te las clava y lo demostró dejando atrás a casi todos los favoritos para ganar la Champions. A veces es un equipo que parece desordenado, pero en ese toma y daca te salva la efectividad y ellos la tienen más que nadie.

P. Hasta Vinicius se ha subido a ese carro.

R. Ha dado un cambio enorme. Antes hacía muchas cosas y no les sacaba partido. Ahora sí. Ya era decisivo para su equipo porque llegaba bien a tres cuartos, pero le faltaba lo que vale más en el fútbol y lo ha encontrado.

P. ¿Hay rivales para el Madrid?

R. El Barcelona se está haciendo, con un míster que lleva medio año y grandes fichajes. Es normal que al principio les cueste. El Atlético por nombres creo que era el mejor equipo de la competición el año pasado. Quizás debió de estar más cerca de la cabeza. Vamos a ver este año… El Sevilla acusará la pérdida de sus dos centrales. Vivían mucho de la fortaleza de Koundé y Diego Carlos. El resto se descolgaba y ellos les quitaban de apuros. La Real es un equipo muy vistoso que estará cerca de Champions, como el Villarreal, que tiene continuidad y un buen cuerpo técnico.

P. ¿Cómo ve el producto LaLiga?

R. Hay que venderlo mejor. Tenemos al campeón de la Champions y varios de los mejores equipos de Europa. La Liga es mejor que la Premier, pero ellos lo venden mejor y por eso el Aston Villa se puede llevar al central del Sevilla. El pastel está mejor repartido, la clase media es más poderosa y no hay tanta diferencia en el dinero que se maneja. El Arsenal paga 50 millones por Gabriel Jesus y el Aston Villa 30 por Diego Carlos. El Celta no puede fichar por más de 5.

P. ¿Y el juego?

R. Están instaladas las presiones altas y un estereotipo de futbolista muy físico con mucho ida y vuelta. Ya no hay tanto jugador que viva solo de la técnica. O tienes físico o te mueres en el fútbol. Si yo tuviese que empezar ahora con 20 años me costaría llegar más a la élite.

P. Y ya le costó. No fue titular en el Celta hasta los 24 años y tenía uno más cuando debutó en Primera.

R. Pero he disfrutado muchísimo y más que espero seguir haciéndolo.

P. ¿Cuál es el mejor futbolista con el que ha compartido equipo?

R. Luis Suárez, un guerrero, un goleador que los metía de todo tipo. Cuando entrenaba lo dejaba todo.

P. ¿Y el mejor profesional?

R. Borja Oubiña, un ejemplo para quienes le hemos visto en el día a día, por como se ha repuesto de los mazazos que le ha dado la profesión, por no rendirse jamás, con tantas lesiones u operaciones nunca le vi decaer.

P. ¿Ha hecho alguna entrevista en los últimos tres años en la que no le preguntasen por la selección?

R. Yo diría que no.

P. En todas deja claro que no hay motivaciones extra futbolísticas para su ausencia de las convocatorias. Y lo último que sabemos es una alusión de Luis Enrique a que busca delanteros que le den trabajo defensivo al equipo. “Han de ser el primer defensor, correr como locos cuando no tenemos el balón. Deben cumplir con una serie de movimientos y, sin balón, su actitud debe ser bestial”, dice el seleccionador.

R. Pero tampoco dijo que fuera yo quien no lo hiciese. De todos modos soy uno de los que no va y que ha metido muchos goles…

P. Pero usted defiende, ¿no?

R. Pregúnteselo a Coudet si no defiendo… ¡Me manda al banquillo!

P. ¿Entonces cuál es la diferencia entre lo que le pide Coudet y lo que le pedía Luis Enrique?

R. Pues pregúnteselo a Luis Enrique en la próxima entrevista que le haga. Los dos hacen hincapié en presionar en el último tercio del campo porque quieren ser dominadores con la pelota.

P. ¿Todo sería más fácil si estuviese en un equipo más grande?

R. Quizás sí, pero estoy en el Celta.

P. ¿Y para usted hay algo mejor que eso?

R. Para mí no. Por eso estoy aquí.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS