Los circuitos estadounidense y europeo de golf refuerzan su alianza contra la liga saudí

Ambos organismos prolongan su acuerdo hasta 2035 para aumentar los premios económicos y los intercambios comerciales

Sergio García, en el torneo de LIV Golf de Londres.
Sergio García, en el torneo de LIV Golf de Londres.ANDY RAIN (EFE)

Frente común contra el enemigo. Los circuitos estadounidense (PGA Tour) y europeo (DP World Tour) de golf han anunciado este martes que refuerzan su alianza en un momento en el que se ven sacudidos por la fuga de jugadores a la liga saudí. Ambos organismos amplían hasta 2035 el contrato de colaboración que firmaron en noviembre de 2020. El nuevo acuerdo supone que el circuito americano pasa de ser dueño del 15% de European Tour Productions (los derechos televisivos del circuito europeo) al 40%. A cambio, los 10 mejores jugadores de final de temporada en el DP World Tour recibirán la tarjeta para participar la siguiente temporada en el americano, siempre que no la tengan ya (en este caso se ampliará el listado hasta completar esos 10 billetes para la élite). Además, los premios económicos aumentarán unos 30 millones en total por curso en los torneos del circuito europeo, un gancho para evitar que más golfistas hagan las maletas rumbo al millonario proyecto de LIV Golf.

Los dos organismos continuarán con el intercambio de patrocinadores y de entidades colaboradoras, y la idea es que aumenten también los torneos compartidos por ambos (que puntúan para los dos), como ocurre este curso con tres citas: el Open de Escocia del circuito europeo y el Barbasol Championship y el Barracuda Championship del circuito estadounidense. Sobre la mesa está también una alianza para engordar las tres competiciones internacionales que el PGA Tour anunció para 2024 como broche de temporada y que supondrán un gran beneficio económico extra para el reducido grupo de jugadores que las disputen.

El circuito americano reaccionó ante el empuje de la liga saudí expulsando a los rebeldes y aumentando considerablemente los premios económicos que otorgarán ocho de sus torneos ya desde el próximo curso, además de crear esas tres nuevas y jugosas competiciones que serán como un bonus. El circuito europeo, más débil, multó a los disidentes con 116.000 euros por disputar la cita inaugural de Londres.

La liga saudí celebra esta semana, entre jueves y sábado, en Portland su segunda parada del calendario, con nuevos fichajes como DeChambeau, Koepka, Ancer, Reed y el amateur Eugenio López Chacarra, que ya competirá como profesional y se unirá a los españoles Sergio García y Adrián Otaegui. La lista de ocho torneos repartirá 255 millones de dólares durante el curso, con cuatro millones de dólares para el ganador individual de cada cita, además de poner ingresar también por la modalidad de equipos. El sudafricano Charl Schwartzel se embolsó 4,75 millones por el primer torneo de la liga saudí. El inglés Matt Fitzpatrick sumó 3,15 millones por conquistar el pasado US Open, el mayor premio en la historia del Grand Slam.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Juan Morenilla

Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS