Nadal apura hacia Wimbledon: tratamiento, reposo y decisión

El campeón de 22 grandes acudió a una clínica de Barcelona y, según evolucione, podría someterse a una segunda sesión para llegar al grande inglés

Nadal, durante la final de Roland Garros contra Ruud.
Nadal, durante la final de Roland Garros contra Ruud.GONZALO FUENTES (REUTERS)

No hay tiempo que perder, no para Rafael Nadal. Después de hacer el posado con el trofeo en el Pont Alexandre III y de atender a los medios de comunicación para comentar su 14º éxito en Roland Garros, el tenista cogió un vuelo a la media tarde del lunes con destino a Mallorca y al día siguiente, con el margen justo para dejar los bártulos en casa, ya estaba montado en otro avión, rumbo a Barcelona. Allí hizo lo que ya había adelantado: someterse a un nuevo tratamiento en el pie izquierdo para tratar de paliar el dolor crónico que sufre desde los inicios de su carrera e intentar llegar así a Wimbledon, objetivo “prioritario”, dice él, a partir del día 27.

Nadal, de 36 años, aterrizó el lunes en Mallorca cojeando, y el martes se le pudo ver en el aeropuerto de El Prat apoyado sobre unas muletas. A esas horas, el deportista español ya había visitado la Clínica Teknon de la capital catalana para tratarse del pie con una nueva técnica. Según informa su equipo y como adelantó él dos días antes, se trata de “un tratamiento de radiofrecuencia pulsada en los diferentes nervios involucrados en el área de la lesión que padece [síndrome de Müler-Weiss]. Nervios sensitivos que ocupan el dolor en la zona afectada y dan sensibilidad en ella. Con este tratamiento, el nervio se queda temporalmente adormecido”.

Nadal estuvo acompañado en todo momento por su agente, Carlos Costa, y también por su médico personal, Ángel Ruiz-Cotorro. El doctor, que a su vez dirige los servicios médicos de la Real Federación Española de Tenis (RFET) y de la Clínica Mapfre de la Medicina del Tenis, supervisa y dirige la recuperación, y trata de aportar una solución eficiente para que el mallorquín pueda competir en el grande británico, torneo que ha conquistado en dos ocasiones (2008 y 2010). Hoy por hoy, su presencia es una incógnita, pero si la nueva técnica actúa correctamente, se desplazará a Londres dentro de dos semanas.

Según confirma su entorno, Nadal se encuentra “bien, tranquilo, a la espera de ver cómo reacciona el pie y con el deseo de que la respuesta sea positiva”. El tenista ya descansa en su domicilio de Manacor y “estará tres o cuatro días con actividad física normal, de mantenimiento. Será después cuando, en función de la evolución del tratamiento y siempre que este sea positivo, retomaría los entrenamientos en pista”. No obstante, “se podría llegar a realizar un segundo tratamiento la próxima semana en función de la evolución”, se matiza en una nota enviada por su equipo de comunicación.

Después de conquistar su último trofeo en París, el tenista contó que ya no podía seguir tratándose con el método de las infiltraciones, dado que lo hace desde hace tiempo y las consecuencias pueden ser perjudiciales. “No puedo seguir jugando con el pie dormido”, expuso Nadal, que al final pudo prolongar su idilio con el grande francés gracias a esos “bloqueos a distancia que repercuten en los nervios”. Eso sí, conllevan un “riesgo” que, dice, no quiere seguir asumiendo. Ahora, sin tiempo que perder, se trata a contrarreloj para llegar a Wimbledon, donde no compite desde 2019 a raíz de la pandemia (2020) y del mal del pie (2021): “Un torneo que nadie se quiere perder”.

ZVEREV, QUIRÓFANO Y DOS MESES DE BAJA

A. C. | Madrid

Alexander Zverev, rival de Nadal en las semifinales de Roland Garros, se sometió el martes a una operación tras la grave torcedura de tobillo que sufrió durante el duelo con el mallorquín. De este modo, estará alrededor de dos meses da baja, por lo que no podrá acudir a Wimbledon y regresaría, si todo va bien, de cara al US Open (del 29 de agosto al 11 de septiembre).

“Después de hacerme más pruebas en Alemania, hemos recibido la confirmación de que los tres ligamentos laterales de mi tobillo derecho estaban rotos. Para volver a la competición lo antes posible, asegurar que todos los ligamentos se curan adecuadamente y recuperar toda la estabilidad en el tobillo, la operación era la mejor opción”, apuntó el alemán, ahora número dos del mundo, su mejor clasificación.

Zverev, de 25 años, ha ganado 19 títulos en el circuito profesional, entre ellos cinco Masters 1000, dos Copas de Maestros y el oro olímpico en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS