La oleada del Barcelona de Alexia Putellas alcanza Turín: 12.000 aficionados frente a los 2.000 del Lyon

La alcaldesa Ada Colau ha anunciado que se organizaría una rúa por la ciudad, como ya era tradición en el equipo masculino, en caso de que el conjunto azulgrana revalide el título

Patri Guijarro (en el medio) durante los cuartos de final de la Champions femenina contra el Real Madrid en el Camp Nou.
Patri Guijarro (en el medio) durante los cuartos de final de la Champions femenina contra el Real Madrid en el Camp Nou.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

Ada Hegerberg, la excelente jugadora del Olympique de Lyon, declaró en abril al diario L’Équipe: “Ya había fútbol femenino antes del Barcelona”. La delantera noruega ha defendido en una entrevista concedida el pasado jueves a EL PAÍS que no pretendía menospreciar a las azulgrana sino reivindicar al OL. El palmarés asegura que las francesas han ganado siete Champions, cinco consecutivas, por una del Barça; también su presupuesto es muy superior —diez millones de euros frente a unos 4,5—; y Hegerberg alcanzó el Balón de Oro (2018) antes que la azulgrana Alexia Putellas (2021). La diferencia está en el impacto y seguimiento que ha tenido últimamente el fútbol femenino a partir del éxito del Barça.

El equipo azulgrana ha movilizado unos 12.000 aficionados para la final de Turín —por unos 2.000 del Lyon—, después de que el año pasado ganara el trofeo disputado a puerta cerrada en el Ullevi de Gotemburgo frente al Chelsea. La pandemia cortó una progresión anunciada en 2019 cuando cerca de 19.000 seguidores se reunieron en Budapest para presenciar la victoria del OL contra el Barcelona por 4-1. Ahora los dos equipos se vuelven a citar en Turín, cuyo estadio ha sido habilitado para 41.507 espectadores —se han vendido alrededor de 35.000 entradas— después de que el Camp Nou batiera por dos veces en los meses de marzo y abril el récord de asistencia, ante el Real Madrid (91.553) y el Wolfsburgo (91.648).

La plataforma DAZN, que hace un año adquirió los derechos televisivos de la competición y ha firmado acuerdos para la emisión de la final con varias cadenas como RTVE, TV-3, ITV y TF1, aguarda también unas buenas audiencias una vez que las visualizaciones entre su propio servicio y su canal de Yotube han superado esta temporada los 55 millones, 14 en la fase de grupos, desde 210 países diferentes, informa la agencia Efe. El partido se podrá ver por televisión y también en pantalla gigante desde ciudades como Vic o Barcelona —en Plaça Catalunya—. La alcaldesa Ada Colau ha anunciado además que se organizaría una rúa por la ciudad, como ya era tradición en el equipo masculino, en caso de que el Barça revalide el título en Turín.

La manera de gestionar la presión después de la expectación generada se presenta como una de las claves del partido para el equipo que entrena Jonatan Giráldez. Las jugadoras son conscientes de la dificultad que presenta el Lyon. “Si alguien se ha creído que se trata de ir a buscar la Copa está muy equivocado; habrá que jugarla y merecerla ante un adversario muy bueno y motivado”, coinciden algunas jugadoras del Barcelona, conscientes en cualquier caso de que el ambiente que rodea habitualmente al Johan Cruyff no es el del Camp Nou.

Hay un dato significativo: de las 12.000 entradas que se vinculan a seguidores azulgrana, unas 3.000 fueron retiradas directamente por socios mientras que las otras han sido solicitadas desde diferentes puntos de España. Hay más proximidad y familiaridad entre el público y las jugadoras y se congregan aficionados más jóvenes si se toman como referencia los partidos disputados por el Barcelona. Alexia Putellas vendió el doble de camisetas que Pedri en el clásico de la Champions disputado en el Camp Nou. El canario acostumbra a vender 25 en días de partido y la capitana del femenino contó 50 ante el Madrid.

Aquel partido marcó el punto álgido de la temporada para el Barça. El poder de movilización del equipo se visualizará ahora por vez primera en una salida europea en Turín. “Me parece increíble que el Barcelona tenga tantos aficionados; lo importante, en cualquier caso, es que el estadio se llene y luego ya veremos quien es el favorito”, concluyó, desafiante, Hegerberg. La experiencia está de parte del OL mientras que el momento juega a favor del Barcelona.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS