Luka Doncic vuelve a exhibirse y clasifica a los Mavericks para las Finales del Oeste de la NBA

Dallas derrota 90-123 a los Suns en el séptimo partido y se cita con los Warriors. Los Bucks, vigentes campeones, también caen (109-81) en el desenlace de su serie ante unos Celtics que se enfrentarán a Miami

Luka Doncic, en una entrada a canasta en el séptimo partido ante los Suns.
Luka Doncic, en una entrada a canasta en el séptimo partido ante los Suns.Christian Petersen (AFP)

Los Milwaukee Bucks y los Phoenix Suns, campeones y finalistas, respectivamente, de la pasada temporada de la NBA, sufrieron este domingo contundentes eliminaciones en sus séptimos partidos a manos de los Boston Celtics y los Dallas Mavericks, que avanzaron a las Finales de conferencia. Los primeros cedieron su corona al ser barridos 109-81 en el desenlace de las semifinales del Este por los Celtics, que se enfrentarán en las Finales de conferencia a los Miami Heat. Y en el Oeste, los Suns fueron humillados en su cancha (90-123) por los Mavericks de un imponente Luka Doncic, que llegaron a ganar por 46 puntos para citarse en las Finales de conferencia con los Golden State Warriors de Stephen Curry.

Los Suns, el mejor equipo con diferencia de la fase regular (64 victorias y 18 derrotas), vivieron una noche de pesadilla sin ninguna respuesta ante la exhibición del esloveno, que logró con 35 puntos y 10 rebotes en 30 minutos, apoyado por el suplente Spencer Dinwiddie (30 puntos). Por su parte, Devin Booker (11), Chris Paul (10) y el resto de las figuras de los Suns protagonizaron una debacle frente a sus aficionados del Footprint Center, que abuchearon a sus jugadores.

Los Dallas competirán por primera vez en las Finales del Oeste desde que conquistaron su único anillo, en 2011 de la mano de Dirk Nowitzki, quien acudió al pabellón y se fundió en un abrazo con Doncic. “No sé qué decir. Esta es una victoria increíble, todo el mundo jugó tan duro como pudo”, declaró el esloveno. “Los Warriors son un equipo de campeonato. Será muy difícil de nuevo”, añadió Doncic.

A sus 23 años, el fenómeno esloveno completó otra exhibición para la historia, en la que se fue al descanso con 27 puntos, los mismos que todos el plantel de los Suns junto. Ningún otro jugador había igualado o superado el total de puntos del equipo rival al descanso en los últimos 25 playoffs.

Doncic lanzó su desafío a los subcampeones desde el salto inicial, con ocho puntos en menos de tres minutos y las primeras de las muchas sonrisas que mostraría durante la noche. El esloveno clavó seis triples, algunos de ellos en acciones que dejaban por los suelos a sus defensores, como un step back (paso atrás) ante Cam Johnson. Los Suns trataban de frenarlo con defensas dobles, pero desde el banquillo de los Mavericks surgió otro jugador, Spencer Dinwiddie, que explotó también en la primera mitad con 21 puntos y 4 triples.

La presión y la defensa de los Mavericks provocaron un cortocircuito en el ataque de los Suns, en el que sucumbieron sus mayores figuras, Booker y Paul, quienes aspiraban a tener una segunda oportunidad en las Finales. En una primera parte de pesadilla, Booker (2 puntos) y Paul (1) sumaron un devastador 0/11 en tiros de campo y tampoco pudieron reaccionar tras el descanso, al que Phoenix se fue con 30 puntos de desventaja (57-27) y escuchando abucheos desde las gradas. Chris Paul no anotó una canasta de campo hasta que los Suns caían ya por 40 puntos.

Festival de triples

Por su parte, los Celtics arrollaron a Bucks con una lluvia récord de triples (22). Empujados por los siete de Grant Williams (27 puntos), los cinco de Jayson Tatum (23) y los cuatro de Payton Pritchard (14), los Celtics tumbaron a unos Bucks que apenas anotaron cuatro tiros de tres puntos. El equipo de Ime Udoka remontó un 2-3 en la serie y se enfrentará a los Heat, que eliminaron a los Philadelphia 76ers, con el primer partido fijado para este martes.

Tatum, el líder del triunfo en el sexto partido de Milwaukee, anotó 23 puntos, pero el gran protagonista fue Grant Williams, con la mejor actuación de su carrera: siete triples de 18 intentos. Mientras, Giannis Antetokounmpo no pudo evitar la debacle de sus Bucks pese a aportar 25 puntos, 20 rebotes y nueve asistencias.

El TD Garden de Boston volvió a vivir un partido histórico. En un ambiente de entusiasmo, tensión y electricidad, los Bucks intentaron marcar territorio con un arranque potente al ritmo de Giannis, que marcó o asistió en los 13 primeros puntos de su equipo y llegó al descanso participando en 33 de los 43 puntos de los suyos.

El equipo de Udoka, sin embargo, adquirió mentalidad y confianza. Mantuvo la fe y, poco a poco, recogió el premio, guiado por los 17 puntos de Tatum en dos cuartos. Pasaron de un cinco de 26 a un seis de seis para remontar y colocarse por delante (32-30) con un mate de Al Horford, y siguieron pisando el acelerador con Tatum y Smart hasta conseguir cinco puntos de renta al ecuador (48-43).

Si el segundo periodo acabó mal para los Bucks, el tercero comenzó aún peor. Williams, Tatum y Brown conectaron tres triples seguidos para incrementar el margen hasta el 59-47. Pese a que Tatum cometió la cuarta falta a mediados del tercer cuarto, los Celtics siguieron contundentes desde el exterior y consolidaron su despegue (76-60). El triple fue el azote de los Bucks, que fallaron 13 veces seguidas antes de romper su racha negativa. Con los Bucks ya descolgados y asumiendo la derrota, Pritchard y Smart sellaron dos triples para el 97-75 que convirtió los últimos minutos en una formalidad.

Un premio para el equipo de Udoka, que llegó a mediados de febrero con menos de 50% de victorias en la temporada regular y que acabó el año con un balance de 28-7, hasta arrancar un camino magnífico en estos playoffs que tendrá a los Heat como próximo obstáculo.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS