Chile reclama a la FIFA la plaza de Ecuador en el Mundial de Qatar

Las autoridades del fútbol chileno denuncian que la selección ecuatoriana utilizó un certificado de nacimiento falso para inscribir a un jugador en las eliminatorias

Arturo Vidal, durante un partido de la selección chilena en 2017.
Arturo Vidal, durante un partido de la selección chilena en 2017.DPA vía Europa Press (Europa Press)

En el fútbol suelen ganar los equipos que cuentan con los mejores jugadores y entrenadores pero en algunos casos, casi siempre en caso de derrota, también los abogados saltan al campo de juego. Son partidos que intentan ganarse en los despachos y con los reglamentos en la mano, la carta jurídica a la que Chile acudió este jueves a la FIFA con el objetivo de arrebatarle a Ecuador su plaza para la Copa del Mundo Qatar 2022.

La denuncia de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (ANFP) apunta a que el jugador Byron Castillo habría nacido en Colombia y no en Ecuador, la selección para la que jugó en el torneo clasificatorio al Mundial. Los abogados de la ANFP señalaron que Ecuador debería perder los 14 puntos que sumó con el defensor del Barcelona de Guayaquil sobre el césped, aunque la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) no tardó en responder hoy que Castillo es “ciudadano ecuatoriano a todos los efectos legales, tanto en la esfera civil como en lo deportiva”.

Acaso en la despedida de una generación que marcó la historia del fútbol chileno, todavía con varios integrantes de la selección que ganó las Copas América 2015 y 2016, Chile terminó las Eliminatorias sudamericanas para Qatar 2022 en el séptimo puesto, con 19 puntos. Por arriba de “la Roja” quedaron los cuatro clasificados directos al Mundial (Brasil, con 45; Argentina, 39; Uruguay, 28; y Ecuador, 26) y el quinto, Perú, que consiguió la plaza para el repechaje en el que el 13 de junio enfrentará al ganador del cruce previo entre Australia y Emiratos Árabes.

Incluso Chile quedó por debajo de la sexta posición en las Eliminatorias, en manos de la también eliminada Colombia, que sumó 23 unidades, pero la supuesta falsa nacionalidad de Castillo —que jugó ante la selección chilena y no ante la colombiana— es la carta presentada por la ANFP ante la FIFA. La denuncia en contra de la FEF es por el “uso de certificado de nacimiento falso, falsa declaración de edad y falsa nacionalidad” del defensor, quien —sostienen en Chile— habría nacido en Colombia.

El lugar de origen de Castillo también estuvo en duda para la Federación Ecuatoriana durante muchos años, incluso todavía durante el comienzo de las últimas Eliminatorias. El lateral, de 23 años, ya había jugado en las selecciones sub 17 y sub 20 de Ecuador entre 2015 y 2017, pero los dirigentes de la FEF lo apartaron entonces al tener indicios de una supuesta adulteración de identidad. El rumor ya se había desperdigado.

El abogado que representa a la ANFP, Eduardo Carlezzo, explicó este jueves en Santiago que en la denuncia ante la FIFA, de 43 páginas, se demuestra “que el certificado de partida ecuatoriano que el jugador utiliza es falso y que, por otro lado, el certificado colombiano es verdadero. Esta conclusión no es solo nuestra, sino también de otros organismos y de la propia federación ecuatoriana”.

Según Carlezzo, “específicamente a Byron Castillo en 2018 una comisión investigativa de la federación ecuatoriana, analizando todos los antecedentes y documentos, determinó que el jugador era colombiano. No somos solo nosotros los que decimos eso, es la federación ecuatoriana en un documento oficial, que hemos enviado a la FIFA, que lo declara como colombiano”.

Al comienzo de las Eliminatorias para Qatar 2022, el entrenador de Ecuador, el argentino Gustavo Alfaro, manifestó que quería convocar a Castillo pero no podía hacerlo sin antes recibir el visto bueno de su federación nacional. Finalmente en abril de 2021, la Justicia ecuatoriana dictaminó, y se lo comunicó a la FEF, que el futbolista era ecuatoriano. Según sus datos, Byron David Castillo Segura nació el 10 de noviembre de 1998 en la ciudad de General Villamil (también llamada Playas), en el litoral ecuatoriano.

“A Byron lo quise llamar desde la primera convocatoria pero hay cuestiones que exceden a lo deportivo. Por suerte todos los que estuvimos involucrados en esto pudimos trabajar para que la convocatoria de Byron sea una realidad. Ojalá ahora pueda darnos en la selección lo muy bueno que está haciendo en Barcelona”, dijo Alfaro, a fines de agosto pasado.

Castillo debutó con la selección mayor el 2 de septiembre de 2021, en el 2-0 sobre Paraguay, y luego jugó otros siete partidos al servicio del equipo que dio la gran sorpresa en las Eliminatorias: Ecuador, a priori por debajo de Colombia y Chile, no estaba entre los favoritos a clasificar a Qatar. El hombre de la discordia jugó en los empates ante Argentina (1-1) y Chile (0-0), en las victorias frente a Venezuela (1-0), Chile (2-0), Bolivia (3-0) y la ya citada ante Paraguay (2-0), y en las derrotas frente a paraguayos (3-1) y uruguayos (1-0). En esos ocho partidos, Ecuador sumó 14 puntos.

La denuncia de Chile se basa también en una serie de cuentas matemáticas a su conveniencia: Castillo no jugó ante Perú y Colombia, por lo que los dos equipos que terminaron inmediatamente por encima de “la Roja” no pueden recuperar los puntos que Chile reclama para sí y el resto de los rivales.

Si la FIFA le da el visto bueno a la protesta chilena, Ecuador podría perder los 14 puntos de los partidos en los que jugó Castillo y caería al último escalón, con 12 unidades. Chile, por su parte, sería el principal beneficiado ya que sumaría cinco puntos y treparía al cuarto lugar, con 24, los mismos que Perú pero con mejor saldo de goles, lo que le permitiría clasificar de manera directa a Qatar. Colombia seguiría en el sexto lugar.

Según los portavoces chilenos, “existen innumerables pruebas de que el jugador nació en Colombia, en la ciudad de Tumaco, el 25 de julio de 1995, y no el 10 de noviembre de 1998, en la ciudad ecuatoriana de General Villamil (también conocida como Playas)”. Carlezzo, que habló de “certificados adulterados”, agregó: “Enviamos a la FIFA toda la carrera deportiva del jugador, desde el 2012, que fue la primera vez que fue registrado en el club Norteamérica, hasta el día de hoy. El mundo del fútbol no puede cerrar los ojos ante tantas pruebas. No se puede aceptar la práctica de irregularidades en el registro de jugadores. Debe existir juego limpio dentro y fuera de la cancha”.

Se trata de la segunda vez que Chile intenta participar en un Mundial a partir de pedidos reglamentarios. En el reclamo anterior, para Rusia 2018 —la Roja tampoco había ocupado los puestos de clasificación—, el Tribunal Arbitral Superior (TAS) le dio la razón, aunque finalmente el favorecido fue Perú. La federación chilena reclamó en 2016 que Bolivia había inscripto de manera irregular al futbolista Nelson Cabrera, paraguayo naturalizado boliviano que ingresó en un empate sin goles en Santiago. Como Cabrera también jugó en una victoria de Bolivia contra Perú, la selección de Ricardo Gareca se sumó al reclamo. Ambos pedidos, el chileno y el peruano, fueron validados con triunfos 3-0. Lo insólito es que, si Chile no hubiese acudido al TAS, habría jugado en lugar de Perú el repechaje contra Nueva Zelanda y, por consiguiente, habría tenido altas chances de clasificar a Rusia.

Un Mundial después, Chile vuelve a acudir a los despachos.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS