Azarenka frena en seco por “estrés extremo”

La bielorrusa, de 32 años, abandona en pleno partido cuando perdía frente a Fruhvirtova, de 16, y anuncia una “pausa” indefinida por cuestiones personales

Azarenka sirve duarnte el partido contra Fruhvirtova en Miami.
Azarenka sirve duarnte el partido contra Fruhvirtova en Miami.MATTHEW STOCKMAN (AFP)

No son buenos tiempos para Victoria Azarenka. La bielorrusa, de 32 años y que hace dos semanas protagonizó una de las imágenes más llamativas de la última edición de Indian Wells, al romper a llorar de manera repentina en pleno encuentro, se rompió definitivamente este domingo durante el partido contra la joven Linda Fruhvirtova, de solo 16 años. Cuando perdía por 6-2 y 3-0, la veterana se dirigió a la juez de silla, le estrechó la mano y acto seguido cogió el raquetero para abandonar la pista y, en consecuencia, también el Masters de Miami.

Posteriormente, la exnúmero uno y bicampeona de Grand Slam se explicó mediante un comunicado. “No hubiera debido saltar a la pista hoy. Las últimas semanas han sido de extremo estrés en mi vida personal. El último partido fue agotador para mí, pero quería jugar ante este gran público porque me ayudó mucho el primer día. Quería saltar a la pista e intentarlo, pero fue un error”, expuso la bielorrusa, que antes de medirse con la joven Fruhvirtova –junto a Daria Saville, la otra invitada por la organización que ha conseguido alcanzar los octavos este año– había salvado la primera ronda ante Ekaterina Alexandrova por los pelos (6-4, 2-6 y 7-6(5).

“Espero tomar una pausa y regresar. Lo siento por los aficionados, porque estuvieron fantásticos, animándome. Fueron la única razón por la que salí a competir. Siempre busco desafíos y presión, pero hoy fue demasiado. Tengo que aprender de esto”, continuó Vika; “me gustaría felicitar a mi rival y desearle la mejor suerte en este torneo y en el comienzo de su carrera profesional”.

Hace dos semanas, Azarenka rompió a llorar desconsoladamente durante el partido que le enfrentaba a Elena Rybakina en la tercera ronda del WTA 1000 de Indian Wells. Entonces también se detuvo el partido, pero finalmente continuó jugando y lo concluyó: 6-3 y 6-4 favorable a la kazaja. Al igual que en Miami, la bielorrusa competía ese día sin bandera, debido a decisión adoptada por la Federación Internacional de Tenis (ITF), la WTA y la ATP, en relación con la invasión militar de Rusia sobre Ucrania. Previamente, Azarenka había lamentado: “Estoy destrozada. Espero y deseo la paz y el fin de la guerra”.

La tenista comandó la clasificación femenina de enero a junio de 2012, y posteriormente de julio a febrero de 2013. En total, 51 semanas. Ese periodo coincidió con su máximo esplendor profesional, cuando conquistó también el Open de Australia en dos ocasiones (2012 y 2013) y el Masters de Miami en tres (2009, 2011 y 2016). Posteriormente, su trayectoria se torció. Fue madre y atravesó por un momento muy complicado al afrontar una dura batalla judicial por la custodia de su hijo. Pero hace dos años, la bielorrusa recuperó la chispa (celebró Cincinnati) y se reenganchó a la élite de su deporte.

Actualmente ocupa el 16ª puesto y suele figurar en las rondas finales de los torneos otra vez. Esta vez, será Fruhvirtova la que luzca en el cartel de los últimos cruces en Miami y la que debatirá (3.00, Teledeporte y DAZN) con Paula Badosa por un puesto en los cuartos. La checa, 279ª del mundo, es la más joven en los octavos desde Tatiana Golovin (2004) y no se arruga: “¿Si puedo ganar? Por supuesto, esa es la mentalidad. Estoy jugando para ser la mejor”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS