La UEFA traslada la final de la Champions de San Petersburgo a París tras el ataque de Rusia a Ucrania

El partido se disputará el 28 de mayo en el Estadio de France. Los clubes y selecciones rusas y ucranias deberán jugar sus encuentros como locales en sedes neutrales

Vista aérea del estadio Gazprom Arena de San Petersburgo.
Vista aérea del estadio Gazprom Arena de San Petersburgo.ANTON VAGANOV (REUTERS)

El Comité Ejecutivo de la UEFA, reunido este viernes de urgencia, ha decidido que la próxima final de la Champions League no se dispute en San Petersburgo ante la ofensiva de Rusia en Ucrania. El Estadio de Francia de Saint-Denis (París) será la sede del último partido de la competición, previsto para el 28 de mayo. El organismo rector europeo se alinea así con la Unión Europea en su política de sanciones y aislamiento a Rusia.

El organismo ha dado a conocer su decisión a través de un comunicado emitido en redes sociales. “La UEFA desea expresar su agradecimiento al presidente Emmanuel Macron por su apoyo personal y compromiso para albergar el partido más prestigioso del fútbol europeo en Francia durante un momento de crisis excepcional”, explica en el texto. La entidad también se ha comprometido a apoyar los esfuerzos conjuntos que “aseguren lo necesario para el rescate de los jugadores de fútbol y sus familias en Ucrania, que se enfrentan a un extremado sufrimiento humano, la destrucción y el desplazamiento”.

Pese a las estrechas relaciones comerciales que mantiene con la nación rusa, a través del patrocinio de Gazprom, la UEFA ha vetado a San Petersburgo. La decisión no debería acarrear ningún tipo de indemnización para la ciudad excluida al tratarse de una causa de fuerza mayor como es una guerra.

Esta es la tercera vez consecutiva que se cambia la sede de la final: en 2020 estaba previsto que el partido decisivo se disputara en Estambul, pero la pandemia provocó que se celebrase una final a ocho en Lisboa. En 2021, de nuevo el virus obligó al cambio, y de nuevo Estambul perdió la sede a favor de Oporto, en la final que disputaron el Chelsea y el Manchester City. En la designación de las dos sedes lusas tuvo mucho peso el portugués Fernando Gomes, vicepresidente de UEFA. Ahora, la influencia de Naser Al-Khelaifi, miembro del comité ejecutivo de la UEFA como presidente de la Asociación Europea de Clubes (ECA) y presidente del PSG (rival del Madrid en los octavos), ha contribuido a la designación de París.

La organización también ha comunicado que “los clubes y las selecciones nacionales rusas y ucranias que compiten en competiciones UEFA deberán jugar sus partidos en casa en sedes neutrales hasta nuevo aviso”. Esto afecta al Spartak de Moscú, que ha de disputar los octavos de final de la Liga Europa contra el Leipzig. También al partido de repesca para el Mundial de 2022 que debían disputar Rusia y Polonia en terreno ruso, y que ahora deberá ser reubicado en otra ciudad. El ganador de este cruce se enfrentará al vencedor del Suecia-República Checa. Suecos, checos y polacos enviaron este jueves una carta a la UEFA explicando que se negaban a jugar en Rusia. En esta serie de eliminatorias, Ucrania está emparejada con Escocia, pero el sorteo deparó que la cita sea en campo escocés.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS