Un Villarreal sin complejos ante la Juventus

El equipo castellonense, ganador de la pasada Liga Europa, disputa por tercera vez los octavos de la Champions y recibe en plena crecida a un conjunto italiano sin Dybala

Los jugadores del Villarreal celebran la última victoria de Liga lograda el pasado sábado ante el Granada en Los Cármenes.
Los jugadores del Villarreal celebran la última victoria de Liga lograda el pasado sábado ante el Granada en Los Cármenes.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

Nada como el escaparate de la Liga de Campeones congenia con la pulsión interna que desde hace años mueve al Villarreal y moviliza orgulloso al municipio. Con el recuerdo de las semifinales de 2005 y conquistado ya el primer título continental, la pasada Liga Europa, cada paso avanzado en la Champions es una espoleta promocional del crecimiento del club y de la prosperidad de la ciudad. Ese sentimiento de aldea gala irreductible que compite frente a los grandes clubes de importantes metrópolis se realza con la gran competición europea de por medio. Esta vez el desafío es noquear este martes a la Juventus de Turín (21.00, Movistar LC), con su halo de Vecchia Signora revitalizada por la contratación de Dusan Vlahovic. Por tercera vez en su historia, el Villarreal disputa los octavos de final de la Liga de Campeones y lo hace sin complejos. “Vlaovic es un goleador y un jugador con mucha hambre. Pero ese es el nivel que queremos afrontar, queremos jugar con los mejores y ese es nuestro reto. Tenemos nuestras opciones y queremos demostrarlo”, advirtió en la previa Unai Emery, que cuenta como bajas seguras las de Gerard Moreno, Coquelin y Rubén Peña, y la duda de Capoué.

El técnico del Villarreal comparte con Massimiliano Allegri que el duelo puede desembocar en una sofisticada batalla táctica. “Espero un partido muy duro, de lucha, de mucha pelea física y mucha exigencia. Ellos pueden tener los registros que demande el partido. Pueden ser fuertes defendiendo y salir al contragolpe, y pueden apretar arriba y no dejarte salir”, analizó el preparador guipuzcoano.

Sin tenerse ya en cuenta que los goles marcados fuera valen más en el caso de empate en el global de la eliminatoria, Emery confía en la crecida que protagoniza su equipo en las últimas semanas. “Es un reto mayúsculo para el que estamos preparados. Lo de los goles, más que ser justo o injusto me parece algo normal. No beneficia a nadie, se juegan dos partidos, aquí y allí. Antes debías tener en cuenta los goles y a veces te tocaba plantear con esa variable. Ahora hay que salir a ganar, lo que ha sido siempre el fútbol. Se cambió hace tiempo para equilibrar las cosas así, pero creo que esto es lo normal”, sentenció Emery.

Allegri, que no podrá contar con el atacante argentino Paulo Dybala, aventuró “un enfrentamiento táctico”: “Habrá que cuidar los detalles y tener paciencia”. El técnico italiano barrunta que la igualdad que intuye dejará la resolución de la eliminatoria para Turín. “El objetivo es clasificarse y eso no se puede conseguir ya, a no ser que ganemos 3-0... Y aun así hará falta esperar los 180 minutos”. Sin Dybala, Allegri anunció que tiene dudas en el centro del campo. “De estos cinco, Arthur, Locatelli, Zakaria, Rabiot y McKennie, jugarán tres”.

Por último, el preparador italiano quiso quitarle presión a su equipo y a Vlaovic. “Dicen que el Villarreal es inferior y no es así. En cuanto a Vlahovic es un gran fichaje, pero es su debut en Champions y no podemos cargarle toda la responsabilidad, le hace falta experiencia”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS