_
_
_
_

Doncic hace historia en mitad de la ‘revolución Harden’

Horas después de la sacudida por el traspaso de la estrella de los Nets a los Sixers, el esloveno firma su mejor anotación en la NBA con 51 puntos ante los Clippers

Luka Doncic NBA
Doncic durante el partido ante los ClippersLM Otero (AP)
Faustino Sáez

LeBron James y Kevin Durant, capitanes por tercer año consecutivo en el All Star Game que se disputará el próximo 20 de febrero en el Rocket Mortgage FieldHousede de Cleveland, comenzaron a echar a pies la pasada madrugada el reparto de los equipos. LeBron completó su quinteto con Stephen Curry (Golden State Warriors), DeMar DeRozan (Chicago Bulls) y Nikola Jokic (Denver Nuggets). Durant, que será baja por lesión, eligió por su parte a Joel Embiid (Philadelphia 76ers), Ja Morant (Memphis Grizzlies), Jayson Tatum (Boston Celtics), Andrew Wiggins (Golden State Warriors) y Trae Young (Atlanta Hawks). Después llegó el turno para los suplentes, entre los que se encontraba el gran protagonista del cierre del mercado de la NBA: James Harden. Horas después de que los Nets lo traspasaran a los Sixers —a cambio de Ben Simmons, Seth Curry, Andre Drummond y dos futuras rondas del draft (una primera de 2022 y otra de 2027)—, Harden vio cómo iban pasando turnos y su excompañero en los Nets se olvidaba de él hasta desatar la hilaridad durante el evento. Harden resultó ser finalmente la última elección de LeBron y de todo el All Star. El MVP de 2018 completó el número 14. Un All Star al que Luka Doncic llegará en ebullición, en plena crecida de su colección de plusmarcas tras los 51 puntos anotados ante los Clippers. Su récord en la NBA.

La onda expansiva del traspaso de Harden a los Sixers sigue activa tras la sacudida que conmocionó. Daryl Morey, el ejecutivo que vio encumbrarse a Harden en Houston y ahora ocupa el cargo de presidente de operaciones en los Philadelphia 76ers, culminó por fin su anhelo y además resolvió el problema enquistado con Ben Simmons. El base australiano, de 25 años, una de las estrellas sobre las que los Sixers cimentaron el proyecto iniciado en 2013 para alcanzar la cima de la NBA, bautizado como The Process, pidió el traspaso en agosto del año pasado y después, en octubre, alegó que no estar listo mentalmente para jugar. Con el movimiento de piezas, Harden, de 33 años, formará ahora dupla con Embiid en uno de los pick and roll más rutilantes de la liga estadounidense. En Brooklyn se disuelve el famoso y controvertido Big Three (Harden, Irving, Durant), que evolucionó de la rutilancia al sainete, con el caso del antivacunas Irving (que solo juega los partidos como visitante) como elemento distorsionador, pero a cambio fortalecen un colectivo erosionado a la espera de ver el rendimiento de Simmons tras la inactividad.

Y detrás del movimiento estrella del cierre de mercado en la NBA se produjeron otros como el de Serge Ibaka, que fue traspasado de los Clippers a los Milwaukee Bucks, donde luchará por su segundo anillo junto a Giannis Antetokounmpo. El internacional español de origen congoleño, de 32 años y campeón con Toronto Raptors en 2019, ya recuperado de la lesión de espalda que le obligó a pasar por el quirófano en junio, completa la rotación del campeón, lastrada por la baja de larga duración de Brook Lopez. En el mismo acuerdo que colocó a Ibaka en los Bucks, DiVincenzo puso rumbo a los Sacramento Kings, que también reciben a Josh Jackson y a Trey Lyles. Además, Marvin Bagley III acabará en los Detroit Pistons, y los Clippers, por su parte, adquieren a Rodney Hood y Semi Ojele.

Una rueda de nombres entre los que vuelve a destacar como nunca el de Luka Doncic. En otra noche histórica, probablemente la mejor en sus cuatro temporadas en la NBA, el esloveno, que cumplirá 23 años el 28 de febrero, firmó una memorable hoja de servicios en el triunfo de los Dallas Mavericks ante los Clippers (112-105). Doncic anotó 51 puntos, capturó nueve rebotes y repartió seis asistencias. Sus sobresalientes porcentajes de tiro fueron de 17 de 26 en tiros de campo, 7 de 13 en triples y 10 de 14 en tiros libres. Una exhibición cimentada en un primer cuarto de museo. En los primeros 12 minutos, Doncic anotó 28 puntos (tantos como todos los Clippers juntos), con 10 de 13 en su serie de lanzamientos y 7 de 10 en triples. Ahí cogió una carrerilla que le llevó a completar su primer partido en la frontera de los 50 o más puntos. Su plusmarca hasta la fecha eran los 46 que logró el 12 de febrero de 2021 ante los Pelicans y en junio pasado también ante los Clippers. Los 28 puntos en un cuarto suponen además la segunda cifra más alta en un período para un jugador de los Mavericks tras los 29 que le anotó Dirk Nowitzki a Utah durante un último cuarto de un partido del 2009. Solo el propio Nowitzki alcanzó los 53 puntos como techo de la franquicia de Dallas.

Antes del hito frente los Clippers, Doncic venía de completar ante los Detroit Pistons el partido número 32 de su carrera con 30 puntos y 10 asistencias. Unas cifras con las que empató al legendario Oscar Robertson en la enciclopedia de la NBA entre los recordman de la liga antes de cumplir 23 años. Números con los que Doncic ha liderado el viaje de reconstrucción de los Mavericks del balance inicial de 16 triunfos y 18 derrotas, al actual de 33-23 que sitúa a la franquicia de Dallas en el quinto puesto de la Conferencia Oeste (a una victoria de la cuarta plaza que ocupan los Utah Jazz).

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Faustino Sáez
Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_