Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

So paga la rabia de Carlsen

El noruego domina (3-1) el duelo por el tercer puesto mientras Giri y Niepómniachi empatan en la final

Magnus Carlsen Ampliar foto
Magnus Carlsen

A menos tensión, más creatividad y riesgo. Magnus Carlsen ha probado hoy esa proporción inversa firmando dos bellas miniaturas (en 23 y 25 jugadas) y dos tablas frente al estadounidense Wesley So en la lucha por el tercer puesto del torneo rápido por internet que lleva su nombre. La final entre el neerlandés Anish Giri y el ruso Ian Niepómniachi está igualada (2-2) tras cuatro empates muy luchados y de gran calidad en la 1ª manga.

“No estaba especialmente motivado para ganar hoy, pero la partida inicial ha cambiado por completo mi estado de ánimo”, admitió Carlsen en su charla con los comentaristas de Chess24. La apertura fue poco menos que surrealista por el extraño 4ª lance del noruego, que difícilmente puede tener otra virtud que la de sorprender al rival.

Sin embargo, el campeón del mundo -cuya sinceridad también sorprende con frecuencia- reveló asimismo que su entrenador, el danés Peter-Heine Nielsen, le había pasado hoy mismo una partida donde ya se había empleado la misma idea de sacrificio de pieza que él utilizó para ganar por brillante ataque. “Es verdad que luego he tenido que encontrar sobre el tablero todas las jugadas restantes, pero no le doy tanta importancia a eso como a la satisfacción de ganar tan rápido a un jugador tan fuerte como Wesley”, explicó.

Liberado de la ansiedad que le atenaza por sus repetidos fracasos en los últimos meses, Carlsen empató sin despeinarse las dos partidas siguientes y ganó también la cuarta de manera llamativa y rápida.

La 1ª mitad de la final ha sido magnífica en cuanto a calidad, con la sensación de que Giri están aún más fuerte que Niepómniachi. El neerlandés, muy bien preparado, rozó la victoria en el primer asalto pero, como otras veces, falló en la precisión táctica, lo que en realidad es lógico: ha estado tantos años sin arriesgar casi nunca y buscando siempre posiciones muy sólidas, que la falta de remate se ha convertido en su principal punto débil por falta de costumbre.

El 2º fue muy agudo en la apertura, aunque todo era teórico, y luego muy igualado y largo. Giri logró una pequeña ventaja en el 3º y apretó, pero el ruso se mantuvo firme. Niepómniachi repitió en el 4º la apertura del 2º con una novedad, pero esta vez fue Giri quien brilló en la defensa. Si se tratara de boxeo mental, el neerlandés habría ganado por puntos.

Portal oficial: https://championschesstour.com/

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información