_
_
_
_

Barcelona-Nápoles, eliminatoria estrella en la Liga Europa

Al equipo azulgrana le toca el peor rival posible, el hueso italiano dirigido por Spalletti

Jordi Quixano
Mertens festeja un tanto al Atalanta durante esta temporada.
Mertens festeja un tanto al Atalanta durante esta temporada.Alessandro Garofalo/LaPresse (AP)

El Barça no gana ni en los sorteos, pues le tocó el rival más duro para empezar su participación en la Europa League, premio de consolación tras quedar descabalgado de la Champions frente al Bayern y Benfica. El contrincante, desvelado por el exportero Andrés Palop (Sevilla), será el Nápoles, el más temido, el peor posible. Todo un hueso y un reto para la cacareada “nueva era” que anuncia Xavi, que ni siquiera tendrá a favor el factor campo, pues el primer envite se disputará en el Camp Nou (17 de febrero) y la vuelta en el estadio Diego Armando Maradona (24 de febrero).

Spalletti, exjugador de equipos menores, pronto se rebeló como un técnico distinto en Italia con su propuesta de fútbol atildado, de posesión de ruptura de espacios y profundidad, alguien que llevaba la contraria en su momento en una Italia que prefería el catenaccio. Apasionado por su trabajo al punto de que puede llamar a algún futbolista a las tantas de la mañana, se ganó un nombre en el Udinese y después en el Roma (venció dos Copas y una Supercopa italiana), también en el Inter porque fue el único en asentarse tras de la marcha de Mourinho en 2010 con la Champions en el bolsillo (antes pasaron Benítez, Leonardo, Gasperini, Ranieri, Stramaccioni, Mazzarri, Mancini, De Boer, Pioli y Vecchi). Destituido en 2019, transcurrieron dos años hasta que aceptó una nueva aventura y esa ha sido el Nápoles, que empezó como un tiro el curso pero que falló en el grupo de la Europa League ante el Spartak de Moscú y que ha perdido fuelle desde que se lesionara su delantero Osimhen –que en 14 duelos sumaba nueve tantos- por una fractura de pómulo tras chocarse aparatosamente ante el central Skriniar, del Inter. Ausencia que aleja un poco al equipo del liderato de la Serie A, pues encadena una racha raquítica (un triunfo, dos empates y tres derrotas), ahora cuarto a cuatro puntos de los neroazzurri, líderes en la tabla.

Es un equipo hecho y con pegada este Nápoles, que suele jugar un 4-3-3 con el colombiano Ospina bajo los palos, flanqueado por los centrales Rrahmani y Koulibaly, objeto de deseo azulgrana en los dos últimos cursos. Por los carriles corren Di Lorenzo y Mário Rui, quizá su punto débil. En medio pone el músculo Lobotka, el criterio y el pase que descuenta líneas lo añade Zielinski al tiempo que la calidad la aporta Fabián Ruiz, otro futbolista que ha pretendido sin éxito el Barça en las pasadas temporadas. Sin Osimhen, el pequeño y habilidoso Mertens ocupa la plaza de falso nueve, zona por la que se dejan caer el veloz Hirving Lozano y el siempre regateador Insigne, que juega con el gol en el entrecejo.

En caso de superar ronda, el Barça se uniría a los ocho equipos que ya aguardan en octavos –el sorteo se celebrará el 25 de febrero- tras quedar primeros en la fase de grupos de la Europa League: West Ham, Spartak Moscú, Mónaco, Olympique Lyon, Leverkusen, Galatasaray, Eintracht y Estrella Roja. Así, 18 años después, el Barcelona vuelve a competir en la Liga Europa –entonces era la Copa de la UEFA- camino de la final del Sánchez Pizjuán (18 mayo). No será sencillo porque como aperitivo le toca el Nápoles. El peor de los posibles rivales.

Maradona Cup

La noticia cogió al equipo camino de Abu Dhabi, pues este martes disputan la Maradona Cup frente a Boca Juniors, partido en el que el técnico podrá dar minutos a los jugadores que menos participan, también a jóvenes que piden paso en el primer equipo ahora que se exige un cambio de era (Guillem Jaime, Mattheus, Mika Mármol, Comas, Álvaro Sanz, Ilias, y Jutglà).

Seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_