Óliver Torres: “Ahora tengo amigos que me bajan a la tierra”

El centrocampista del Sevilla analiza su trayectoria, la de su equipo y el duelo ante el Madrid

Óliver Torres, en la ciudad deportiva del Sevilla el pasado jueves.
Óliver Torres, en la ciudad deportiva del Sevilla el pasado jueves.PACO PUENTES (EL PAIS)

Óliver Torres (Navalmoral de la Mata, Cáceres; 27 años) ha madurado a pasos agigantados. Atiende en la ciudad deportiva del Sevilla con muchas ganas de analizar su carrera, el Sevilla y lo que tienen ambos por delante. Como el Madrid este domingo en el Bernabéu (21.00).

Pregunta. Después de Atlético, Villarreal y Oporto, ¿ha encontrado en el Sevilla su lugar en el mundo?

Respuesta. Sí. Estoy rodeado de un excelente cuerpo técnico y de grandes compañeros. Sevilla me ha dado la posibilidad además de encontrar un grupo de amigos diferente del mundo del fútbol. Soy un privilegiado y sentir que hay gente que me trata como una persona normal me llena mucho. Son amigos que me bajan a la tierra. Tengo un amigo que es dependiente de una tienda de ropa; otro trabaja un comercio chino y otro que está cogiendo aceitunas. Esa es la realidad de la vida.

P. ¿No encontró antes ese tipo de amigos?

R. En Madrid estuve siete años, de los 13 a los 20. Tenía muy poca vida social. En ese momento de mi carrera me obsesionaba mantenerme en la élite. En el Oporto encontré un núcleo de compañeros españoles muy fuerte. Pero no salía de la realidad del fútbol. En Sevilla tengo amigos en el fútbol y un grupo fuera que me nutren como persona.

P. ¿Se encuentra en su mejor momento como futbolista?

R. Sí, me siento muy bien en los aspectos físicos y mentales. He crecido muchísimo y cada vez he ido coleccionando más momentos de felicidad. Estoy en el mejor momento de mi vida.

P. ”Es una pena que Óliver Torres no haya llegado más lejos”. ¿Ha superado esa frase?

R. No ha sido fácil asimilar y superar las etiquetas que me han puesto. Esa etiqueta sigue pesando, pero he aprendido a relativizar. De un tiempo a esta parte soy un futbolista mucho más completo. Muchas veces me han dicho esa frase y cuando tengo un día de reflexión le doy muchas vueltas. Y resulta que acabo de cumplir 27 años, llevo nueve en la élite y eso es mucho más de lo que hubiera imaginado. He estado en equipos campeones como el Atlético y el Oporto y ahora en uno de los mejores Sevillas de la historia. Si le preguntaras al 95% de los jugadores te dirían que mi carrera es increíble. Para mí lo es. Y quiero más, no me pongo límites. Siento que lo mejor está por llegar.

P. ¿Qué supone Julen Lopetegui para usted?

R. El pasado día 10 cumplí 27 años y se acercó y me dijo: “27 años ya, Oli”. Ha pasado el tiempo. Él fue el entrenador que me llevó a la selección sub-18 por primera vez. Han pasado 10 años y he compartido con él cinco o seis de mi carrera. Él me ha dado mucho, me ha enseñado mucho y me exige mucho. Su idea se compenetra con mi esencia del juego y le estoy muy agradecido.

P. ¿Es el momento de que el Sevilla gane una Liga?

R. Por cómo voy conociendo al Sevilla, por la exigencia que tiene y por su afición, hay un contexto buenísimo para pelear por ello. Pero ojo, la realidad es la que es y hay equipos por delante que son más favoritos que nosotros.

P. En ese proceso de crecimiento del equipo toca afrontar partidos como el del Madrid. ¿Cómo lo hace el grupo?

P. Teniendo en cuenta que te enfrentas a uno de los mejores equipos del mundo y sabiendo que cualquier error te penaliza en el Bernabéu. El Madrid es favorito, pero estamos preparando un encuentro interesante y seguro que vamos a tener nuestras opciones. Ahora todo el mundo habla de Vinicius, pero gran parte de la explicación del buen nivel del Madrid está en Modric, que es el motor del equipo y le da sentido a todo su juego.

P. ¿El espíritu será el del partido ante el Wolfsburgo en la Champions?

R. El Sevilla encara cada partido como una final. Luego pasa que cada partido es una historia. El otro día nos metió el Alavés en el minuto cuatro y cayó la mundial en Sevilla… Cada partido para nosotros es un todo o nada.

P. ¿Le gusta esta Liga más igualada?

R. Me parece muy interesante. Es una Liga imprevisible, algo que hace unos años no se podía ni imaginar. Cada visita al Bernabéu o al Camp Nou era sinónimo de derrota y ahora se compite. El nivel global de la Liga ha mejorado.

P. ¿Le sorprenden los apuros de los equipos españoles en la Champions?

R. No me sorprenden. Salvo el Madrid, todos nos lo vamos a jugar a una bala. Eso no es demérito del fútbol español, es que los demás crecen. Eso sí, hay que analizar y mejorar para volver a esa hegemonía que tenía el fútbol español. A nosotros nos han penalizado esos errores que no puedes tener en una competición tan importante.

P. ¿Entiende las críticas de la afición al juego del Sevilla?

R. La crítica es necesaria. Pero hay que darle valor también al nivel que está ofreciendo el Sevilla en los dos últimos años. ¿A esa gente le gustaría tener un fútbol mucho más atrevido y ganar menos? Queremos ser un mejor equipo y no un equipo más vistoso. El fútbol es ganar.

P. Le queda ser convocado con la selección nacional.

R. Lo conseguiré.

P. ¿Quién es el personaje de ese vestuario que más le ha sorprendido?

R. Hay gente rara. Diría que Jesús Navas. Es una persona muy interesante, digna de estudio. Y Monchi cuando da las charlas; también Julen cuando se enfada.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS