Las autoridades registran las oficinas del Oporto por indicios de corrupción

El ministerio público sospecha que el presidente, Jorge Pinto da Costa, se habría beneficiado con 20 millones de euros a través de operaciones irregulares

El presidente del Oporto, Jorge Nuno Pinto da Costa (derecha).
El presidente del Oporto, Jorge Nuno Pinto da Costa (derecha).POOL (Reuters)

La alargada sombra de la corrupción en el mundo del fútbol se extiende en Portugal. El ministerio público del país luso ordenó este lunes a la policía el registro de las oficinas del Oporto por indicios de fraude a Hacienda. Los supuestos delitos fiscales alrededor del club también incluirían, de acuerdo un comunicado emitido por Autoridad Tributaria, “estafa, abuso de confianza y blanqueo de capitales relacionados con los traspasos de los futbolistas”. La inspección se enmarca dentro de la operación Tarjeta Roja, que persigue la corrupción en la liga portuguesa y trata de esclarecer su alcance.

En el ojo del huracán se encuentra el presidente del Oporto, Jorge Nuno Pinto da Costa. De acuerdo con la revista Sábado, los domicilios del empresario y su hijo Alexandre también han sido inspeccionados por las autoridades. De confirmarse las sospechas de la Fiscalía Anticorrupción, Pinto da Costa habría obtenido hasta 20 millones de euros de beneficio a través de operaciones irregulares en la gestión del club. El presidente lleva 39 años al frente de la entidad portuguesa y se estima que los delitos fiscales por los que podría acabar imputado se vienen realizando desde, por lo menos, 2017.

Más allá de Pinto da Costa, el diario portugués Público señala a los agentes deportivos Bruno Macedo y Giuliano Bertolucci como beneficiarios de la supuesta trama. Según informa este periódico, ambos se repartieron hasta el 21% de los 38,16 millones de euros que el Oporto obtuvo después de que en 2019 el Real Madrid adquiriese el 100% de los derechos de Éder Militão. Un año antes, el club portugués había comprado al Sao Paolo el 90% de los derechos del mismo jugador por un valor de 8,5 millones.

Han sido 33 los registros ordenados por el ministerio público en locales asociados al Oporto, que también se han llevado a cabo en las delegaciones del club en Lisboa. Las pesquisas de la policía se han extendido además a una entidad bancaria y a una sociedad anónima deportiva. Todo esto ha ocurrido dos días antes de que el equipo blanquiazul dirigido por Sérgio Conceição, que actualmente ocupa el primer puesto de la Primeira Liga, se mida ante el Liverpool en el partido de la penúltima jornada de Champions.

La operación Tarjeta Roja que envuelve todo el operativo fue puesta al descubierto en julio de este año con el arresto domiciliario del actual presidente del Sporting de Lisboa, Luís Filipe Vieira, que en ese momento estaba al frente del Benfica. La detención de Vieira fue motivada por las mismas sospechas de delitos fiscales que ahora se ciernen sobre Pinto da Costa y su club. En el caso del expresidente del Benfica, esas operaciones irregulares se estimaron por un valor de 100 millones de euros. Fue puesto en libertad bajo fianza de 3 millones en agosto.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS