TENIS | US OPEN
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La vía del riesgo, la única opción

Si Medvedev quiere tener alguna opción, deberá ser más agresivo y no limitarse al juego pasivo que tan buenos resultados le da con la gran mayoría de rivales

Medvedev desborda con un 'passing' a Auger-Aliassime durante la semifinal del viernes en la Arthur Ashe.
Medvedev desborda con un 'passing' a Auger-Aliassime durante la semifinal del viernes en la Arthur Ashe.JUSTIN LANE (EFE)

El US Open llega a su clausura con dos finales diametralmente opuestas. Si a la masculina han accedido el número 1 y el número 2 de la clasificación, la femenina la disputaron, contra todo pronóstico, una jugadora situada en la 70ª posición ante otra venida de la fase previa, la 150ª del mundo. Sin ánimo de quitar ningún mérito a las dos prometedoras tenistas, no deja de ser sorprendente que hayan sido capaces de derrotar a las primeras en el ranking mundial en un torneo de tanta importancia.

Novak Djokovic tiene en la jornada de hoy la oportunidad de completar el Grand Slam en un mismo año natural, es decir, ganar los cuatro torneos más importantes del circuito tenístico igualando la proeza realizada por el australiano Rod Laver. El viernes vi al legendario jugador sentado en el palco presidencial del torneo neoyorquino en las dos semifinales y entiendo que, con buen acierto, la organización le tendrá preparado el honor de entregar el trofeo al tenista que logré vencer esta gran final masculina.

Más información

El actual número 1 es el favorito. La trayectoria que lo ha llevado hasta el día de hoy lo avala con creces, pero él sabe bien que se juega mucho más que este preciado trofeo. Aparte de igualar el récord de Laver, está el de superar a Roger Federer y a Rafael en número de Grand Slams. De ahí su frase de ayer: “Solo me queda un partido. Todo en él”. Este partido, de ganarlo él, se escapará del marco del US Open para marcar un hito en la historia de nuestro deporte.

Hoy se repite el mismo cartel que en la final inaugural del Open de Australia y a nadie se le escapa el difícil precedente que aquella sentó para Daniil Medvedev, quien perdió la fe en sí mismo ya en los inicios del encuentro. Hoy, más que nunca, el jugador ruso debe recordar a la perfección aquellos derroteros. Novak es un auténtico depredador. Bajar la guardia y cederle algo de terreno da como resultado su más implacable ataque. Intimida, atenaza y no da tregua a su presa.

Si Daniil quiere tener alguna opción, deberá demostrar que aprendió la lección. Aunque fuera con dos sets por delante no podría bajar la guardia en ningún momento, como hizo Tsitsipas en Roland Garros, dando pie al serbio a que impusiera su ley y se llevara el partido y la Copa de los Mosqueteros. Si, por el contrario, se ve sometido en el marcador no podrá desfallecer ni perder un ápice de concentración, si no quiere ver cómo la oportunidad de llevarse su primer trofeo del Grand Slam se le escapa, de nuevo, y sin casi saber por qué.

A nivel táctico, el ruso parte con una clara desventaja. La estrategia que le suele servir ante el resto de sus rivales, mayor control de la situación y dificultad para ser desarbolado, es no solamente una de las virtudes de Novak sino que, en este aspecto, supera también a su rival. Por consiguiente, al moscovita no le quedará más remedio que hacer un planteamiento algo diferente: sin perder la consistencia que atesora, deberá intentar ser más agresivo y no limitarse al juego pasivo que tan buenos resultados le da con la gran mayoría de los tenistas. Deberá asumir ciertos riesgos y a la menor oportunidad que se le presente deberá ir con decisión a buscar el golpe definitivo.

Y resulta difícil pensar que se le otorguen muchas. Novak va a luchar hasta la extenuación, si le hace falta y, aunque deba soportar una presión extraordinaria por todo lo que tiene en juego, yo creo que no solo sabrá soportarla, sino que lo hará con autoridad. Dará, si es necesario, su alma. Como ha dicho él, como si fuera el último partido de su vida.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción