Tour de Francia

Plan Enric Mas: tres días, 100 segundos y un podio en el Tour de Francia

El líder del Movistar tiene dos etapas de alta montaña y una contrarreloj para lograr colarse entre los tres primeros

Enric Mas, a la izquierda, junto a Pogacar y Carapaz, en la meta de Andorra la Vella.
Enric Mas, a la izquierda, junto a Pogacar y Carapaz, en la meta de Andorra la Vella.Christophe Ena / AP

No hay equipo como el Movistar con más deseos de agarrar un día la etapa del Tour de Francia por su primer puerto, revolucionarla y darle una vuelta a todo (menos a Tadej Pogacar, por supuesto, feliz en su nube, en su planeta amarillo de Principito).

Su director, José Luis Arrieta, no será quien niegue la premisa. “Si queremos que Enric Mas llegue al podio tenemos que hacer una estrategia total. Si esperamos como se ha esperado hasta ahora hasta el último puerto no vamos a ningún sitio”, dice el director del Movistar, que lamenta que su equipo esté capitidisminuido por la caída y el abandono de Marc Soler, las caídas y la merma física y moral de Superman López, la caída de Carlos Verona… “Apenas podemos jugar estratégicamente”. O, dicho con palabras del capitán de ruta, Alejandro Valverde: “He tenido etapas que la fuga me salía de delante de los morros y con ganas y fuerzas de ir, pero tenía que quedarme con Mas, por si se organizaba alguna. Solo el domingo he tenido libertad, pero a medias, por si tenía que esperarme en la fuga por algún movimiento de Mas atrás”.

Más información

Al Tour le quedan seis días, de Andorra a París, y a Mas, octavo de la general y tres etapas para pelear y poner en marcha su plan, podio en tres días y 100 segundos, un segundo más que los 99s que le separan de la revelación noruega, el explosivo Jonas Vingegaard, tercero de la general a 5m 32s de Pogacar. “De los siete que estamos por dos plazas en el podio [por orden, del segundo al séptimo: Rigo, Vingegaard, Carapaz, O’Connor, Kelderman y Lutsenko son los seis restantes], soy el que tiene que recuperar más tiempo. Tenemos que organizar alguna grande, porque si no, no sé si lo conseguiré”.

Mas habla de dos etapas “bestiales” en los Pirineos, la del miércoles y la del jueves. La del martes es dura, pero es aperitivo con el Portet d’Aspet y el monumento funerario a Fabio Casartelli, 26 años ya de su caída mortal, y rozando, pero no pasando, el col de Menté de Ocaña 71--, pero el miércoles, tras Peyresourde y Val Louron, se acaba en los 2.215 metros del col de Portet, sobre Saint Lary Soulan, donde ganó Nairo Quintana en 2018, quizás el puerto más duro de todo el Tour para culminar la etapa reina. El jueves, en solo 130 kilómetros de intensidad, los clásicos Tourmalet y Luz Ardiden. Y el sábado, el tercer día, la contrarreloj de Saint Émilion, 30 kilómetros llanos entre los viñedos de Burdeos.

“Tengo mejores sensaciones”, dice Mas, que pasó un mal día en el Ventoux. “Pero toda la experiencia que he cogido en los dos Tours anteriores me está viniendo muy bien para superar los momentos malos, para resistir, para saber que en algún momento le daré la vuelta al cuerpo”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50