final de la copa del rey

Marcelino: “¿La ‘bilbainada’ de dos títulos? De uno en uno, por favor”

El entrenador del Athletic analiza en esta entrevista el reto de ser el técnico que levante las tres últimas Copas

Marcelino, durante el último entrenamiento del Athletic antes de la final. / ALEJANDRO RUESGA
Marcelino, durante el último entrenamiento del Athletic antes de la final. / ALEJANDRO RUESGA

Desde que llegó a Bilbao, Marcelino García Toral (Villaviciosa, Asturias; 55 años), ha transformado al Athletic en un equipo optimista. Ya ha ganado una Supercopa y aspira a dos títulos de Copa, un logro inédito, ya que nunca se jugaron dos finales el mismo año. La Real Sociedad es el primer escollo y el técnico lo afronta con una sonrisa. Siempre sonríe. Lo hace cuando atiende la entrevista a través de una videoconferencia. Nada parece perturbarle.

Más información

Pregunta. ¿Qué es lo más incómodo como entrenador?

Respuesta. No sabría decirlo. Soy positivo y siempre pienso en las cosas buenas. Disfruto con mi profesión, me genera ilusión y, si disfrutas, eres capaz de transmitir ilusión. No diría que ser entrenador tenga aspectos incómodos.

P. ¿Tal vez tener como misión principal decidir? La forma de jugar, los futbolistas…

R. Lo más ingrato es discriminar, y tienes que ser justo. Con la pandemia, tal vez es más fácil porque solo escoges el once titular y los demás jugadores también van convocados. Pero antes tenías que seleccionar a 18 y dejar a unos cuantos fuera, y luego, de esos, escoger a 11. Es parte del trabajo, y siempre intentas ser justo.

P. ¿Se ha equivocado alguna vez en una elección?

R. Tengo la conciencia tranquila. Para elegir he reflexionado buscando argumentos para hacerlo lo mejor posible, pero seguro que he cometido errores.

P. ¿Se ha adaptado ya a Bilbao y a la forma de ser de los que ahora le rodean?

R. Totalmente. Partía con la ventaja de ser asturiano, estamos muy cerca, y no me hacía falta ningún tipo de aclimatación, porque las formas de vivir son muy similares, y también el carácter de la gente. Mi percepción es que, siempre que he tenido relación con gente de aquí, nos hemos entendido rápido. Además, me han recibido maravillosamente.

P. Todos los seguidores de cualquier club creen que el suyo es muy especial, pero en Bilbao se hace hincapié en eso, en la diferencia del Athletic.

R. Es que el Athletic es un club muy especial por su filosofía, que está muy arraigada. No he tenido que profundizar mucho para saberlo, porque fuera de aquí ya se conoce. Cuando llegué, sabía lo que había y me gustaba.

“Con la pandemia resulta más sencillo elegir para un entrenador”

P. Si el Athletic vence las dos finales que afronta, usted será el entrenador ganador de los tres últimos títulos de Copa.

R. Sí, lo sé, pero no jugamos a eso, sino para competir y ganar. No gano yo; gana el club, ganan los jugadores y gana la afición. No es una ambición personal. El destino me ha puesto aquí en este momento y tengo la oportunidad de ofrecer mi trabajo para conseguir un objetivo.

P. En el último partido frente al Eibar, al Athletic se le vio espeso. ¿Formaba parte del plan para llegar a la final en el mejor momento?

R. Tenemos un plan para ganar cada partido, y no nos salimos de él. Es cierto que con el Eibar nos costó en la primera parte, aunque ellos marcaron en un error puntual, pero en la segunda estuvimos mucho mejor, aunque no pudimos transformar ese dominio en goles.

P. Ha repetido usted varias veces que entrenar al Athletic es fácil por la predisposición de los jugadores.

R. Nos hemos encontrado con una plantilla increíble que nos ha facilitado muchísimo las cosas con su forma de ser. Nuestra relación con los jugadores, dentro de la exigencia, es muy buena. Sobre el campo, pero también en la relación individual con todos ellos, que muestran una actitud encomiable. En este aspecto, han superado mis mejores expectativas.

P. Influirá el hecho de que todos son de un ámbito similar.

R. Claro. Son casi una familia, un grupo homogéneo. Son amigos. Compiten por jugar, pero se respetan muchísimo, y eso facilita la relación humana. Tenemos que intentar que eso perdure, porque contribuirá a ser mejores.

”La Real Sociedad está ahora más liberada, pero nosotros somos difíciles de ganar”

P. Enfrente tendrán a la Real Sociedad, un hueso muy duro.

R. Un buen equipo, con un entrenador que le ha dado una identidad reconocible. No es fácil clasificarse para Europa, ni andar en los puestos altos de la clasificación, y además haber estado jugando tres competiciones a la vez. Ahora están más liberados. Es un rival muy difícil y el partido va a estar muy igualado. Ganará el que menos se equivoque.

P. El Athletic ha perdido muchos puntos, precisamente, por errores concretos.

R. Equivocaciones siempre hay, pero hemos tenido la mala suerte de que el contrario las ha aprovechado. Nos ganan muy poco, pero cada vez que cometemos un fallo el rival lo aprovecha. Somos muy difíciles de ganar, competimos bien. Sólo nos ganó el Barcelona, el día que debuté en el banquillo, y aunque el marcador estuvo apretado, jugaron mejor. Pero luego sólo nos superó otra vez el Barça y después el Atlético, y en los dos partidos tuvimos opciones de empatar, al menos. Siempre competimos.

P. ¿Qué deben hacer contra la Real: incidir en sus debilidades o potenciar las cualidades del Athletic?

R. Debe ser una mezcla. Debemos optimizar nuestro rendimiento y, además, intentar sacar provecho de sus errores y puntos débiles. Para ganar una final, tienen que salir todas las cosas muy bien.

P. ¿Quién es el favorito?

R. En una final no hay favoritos. Son dos equipos que juegan 90 minutos. Independientemente de cómo llegan, se juntan sentimientos, estados de ánimo y niveles de forma, que tenemos que contextualizar. Si controlamos ese estado de ánimo y rendimos al máximo nivel, más posibilidades tenemos de ganar.

P. El 4-4-2 es innegociable, se supone.

R. No vamos a cambiar porque creemos en lo que hacemos y nos sentimos identificados. Repetiremos lo que venimos haciendo.

P. ¿Ha palpado la ilusión que existe en el entorno del club?

R. Hay muchísima ilusión, y esa misma ilusión hay en la plantilla. Tenemos 90 minutos para demostrar que podemos ganar. No vamos a escatimar ni un gramo de esfuerzo.

P. ¿Le ha dado tiempo a saber qué es una bilbainada? ¿Cree que van a ganar a la Real y 14 días más tarde al Barcelona?

R. De una en una, por favor. De momento, sólo hay una final en el horizonte, la de la Real Sociedad. Plantarles cara e intentar ganar. No veo más allá.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50