Premier League jornada 29
Finalizado
Liverpool
Liverpool
0
1
Árbitro: Martin Atkinson
Chelsea
41' Mason Mount
Chelsea
PREMIER LEAGUE

Mo Salah inflama los egos del Liverpool

Resentido por Firmino y Mané, que sienten que corren para él, ahora Klopp señala a la estrella del vigente campeón tras su quinta derrota consecutiva en Anfield

Salah en el momento de ser sustituido por Oxlade-Chamberlain.
Salah en el momento de ser sustituido por Oxlade-Chamberlain.Phil Noble / AP

Dicen quienes trabajan en el Liverpool que Jürgen Klopp cuadró su gran obra cuando en 2017 resolvió el gran dilema de todo entrenador: cómo repartir espacios y tareas entre los futbolistas llamados a marcar las diferencias en los últimos metros. A Sadio Mané, el más dotado por físico, técnica y sentido táctico, le asignó el grueso de la carga con misiones de cuarto centrocampista, extremo y mediapunta. A Firmino, el más ingenioso administrador del juego entre líneas, le situó como falso nueve. Y a Salah, el más débil físicamente, el menos hábil de los tres, le reservó para que concluyera las jugadas aprovechando el trabajo que los otros dos hacían previamente atrayendo y desbordando defensas para que él pudiera definir con tiempo y espacio. En la solución Klopp engendró el problema futuro. Paradojas del fútbol, la crisis que hoy atraviesa el Liverpool se originó el mismo día que todo encajó a la perfección.

Este jueves Klopp señaló a Mo Salah sustituyéndolo en el minuto 62 del partido que el Liverpool iba perdiendo ante el Chelsea (0-1). Marcó con una cruz al jugador que más cobra en la plantilla, al goleador, a la figura que por su lucimiento goza del mayor caché mercantil y mediático. Hoy el egipcio de 28 años es el símbolo de las cosas que dejaron de funcionar en el equipo que entre 2019 y 2020 jugó mejor que ningún otro en el mundo.

Liverpool
LIV
0
-
1
CHE
Chelsea
Liverpool
Alisson, A. Robertson, Fabinho, Ozan Kabak, Trent Alexander-Arnold, Thiago (Milner, min. 79), Curtis Jones (Diogo Jota, min. 61), Wijnaldum, Salah (Oxlade-Chamberlain, min. 61), Mane y Roberto Firmino
Chelsea
Edouard Mendy, Rüdiger, Azpilicueta, A. Christensen, Kante, Ben Chilwell, Reece James, Jorginho Frello, Hakim Ziyech (Christian Pulisic, min. 65), Mason Mount (Kovacic, min. 80) y Timo Werner (Kai Havertz, min. 90)
Goles
0-1 min. 41: Mason Mount.
Árbitro
Martin Atkinson

“Quise meter piernas más frescas”, explicó Klopp en Sky, a pie de campo, cuando le preguntaron por qué había quitado a su goleador con un 0-1 en contra. “Me dio la impresión de que Mo estaba sufriendo el que más. Ha jugado muchos partidos últimamente. Pude quitar a Sadio, o a Firmino, pero en ese momento me pareció lo mejor quitarlo a él. No éramos compactos. Quise evitar el 0-2 y consideré que Oxlade [Chamberlain] merecía entrar por lo bien que se entrena”.

Los visitantes se adelantaron con un gol de Mount antes del descanso. El resultado parcial sería el definitivo y condenaría al Liverpool a su quinta derrota sucesiva en casa, algo que jamás había sucedido en la historia del club. La ausencia de público por efecto de la pandemia acentúa los altibajos. Ahora el vigente campeón se encuentra en la séptima posición de la tabla, cuatro puntos por debajo del Chelsea, que se afirma en el cuarto puesto con derecho a participar en la Liga de Campeones.

“Fue un golpe tremendo”, admitió Klopp, cuando tras el encuentro le preguntaron por las consecuencias de la derrota en las aspiraciones del club de clasificar para competiciones europeas. “Si pierdes tantos partidos pierdes el derecho a meterte en la Champions”, zanjó.

El Liverpool suma 12 victorias tras 27 jornadas, con un saldo de 47 goles a favor y 35 en contra. La estadística contrasta con el año pasado a estas alturas: 26 victorias en 27 partidos con 64 goles a favor y 17 en contra.

Faltan 14 victorias, dice Klopp. Y la principal razón, añade, es la sequía goleadora. “La calidad individual marcó la diferencia contra el Chelsea”, dijo el técnico; “Mason Mount marcó su gol. Nosotros en situaciones similares no marcamos. Fue un partido ajustado, lógicamente. No podemos defender al Chelsea 90 minutos sin que ellos tengan una ocasión. Con toda la posesión que tuvimos debimos generar más ocasiones, pero con las ocasiones que creamos fue suficiente para marcar algún gol y no lo hicimos. Realmente nuestro juego fue excelente hasta el último pase. En los momentos decisivos debemos mostrar nuestras cualidades”.

La venta frustrada de Salah

Las bajas de Van Dijk, Matip, Joe Gómez y Henderson en el centro de la zaga no han sido, para el entrenador, el principal detonante del declive. Fuentes del entorno del Liverpool señalan que en el vestuario se cebaba una bomba desde hace años y que lo que sucede en el campo de juego desde Navidades es la expresión del estallido. Firmino y Mané no se llevan bien con Salah, dicen. Le recelan. Están hartos de ser los que más corren para que Salah, a quien juzgan menos completo, sea quien más luce y quien más dinero gana según Forbes, 12 millones de euros por año.

El problema se manifiesta ahora. Pero se veía venir. No escapó a las previsiones de los estrategas del Liverpool cuando, según diversas fuentes próximas al club, en el verano pasado pusieron en el mercado a Salah sin encontrar comprador por culpa de la depresión económica que golpea a la industria del fútbol. El Telegraph informó hace dos meses que antes de la pandemia el Liverpool ya había calculado que podría dar salida a su estrella vendiéndola al Barcelona o al Madrid, “como hizo el Chelsea con Hazard”. Pero la covid alteró los planes de todo el mundo, comenzando por vaciar las cajas de los clubes que mueven la compraventa de los jugadores más caros. Salah debió seguir conviviendo con Firmino y Mané, con resultados cada vez más pobres. En los últimos 13 partidos de Premier el egipcio solo ha marcado cuatro goles.

Salah se mostró enigmático en una entrevista al canal noruego TV2. “No sé”, dijo en enero, cuando le preguntaron si prolongaría el contrato que le une al Liverpool hasta 2023; “si preguntas diría que me gustaría quedarme aquí tanto como pueda, pero mi futuro está en las manos del club”.

La secuencia es vieja como el fútbol. Reproduce el desgaste de todo vestuario. Jürgen Klopp sabe lo que se cuece. Probablemente, cuando sustituyó a Salah este jueves procuró estimular al resto con la clase de reto que reclaman. Pero la derrota recordó que en el fútbol las dinámicas no se activan y desactivan como quien enciende y apaga un interruptor.

Michael Owen denuncia el boicot de Mané a Salah

Michael Owen, último gran delantero surgido de la cantera del Liverpool, declaró este jueves en la cadena Sky que sospecha que Sadio Mané boicotea a Salah, su compañero red. Lo hace de varias maneras, según Owen, y la más extraña es evitando ir al suelo cuando le hacen falta en el área para que, de ese modo, Salah no pueda sumar goles de penalti. “No me puedo creer que no se haya ido al suelo”, aseguró, tras una falta a Mané durante el último Liverpool-Chelsea. “Me pregunto si, al ser Salah el lanzador de penaltis, Mané no ha pensado que quizás él pueda marcar en vez de dejar que su compañero anote de nuevo. Ya hemos visto que no se pasan el balón. Lo que tenemos ante nosotros es una muestra de egoísmo”.

Salah cuenta 24 goles este curso por 11 de Mané.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50