Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sadio Mané: “Jugar a la Play Station es perder el tiempo a cambio de nada”

El sentido del pase del atacante senegalés, su regate, su despliegue defensivo y su gol le convierten en el motor del Liverpool

Sadio Mané, en el entrenamiento del Liverpool.
Sadio Mané, en el entrenamiento del Liverpool. Getty

El acceso a Bambali, en los confines meridionales de Senegal, solo es posible por vía fluvial, a través del río Cassamanza, o siguiendo una sinuosa ruta de tierra roja que se interna en el bosque de baobabs. Es el camino que sigue Sadio Mané cada vez que regresa al pueblo donde nació en 1992, y del que se marchó siendo un adolescente con el propósito de convertirse en el mejor jugador del mundo. De momento, no aparece en la lista del Balón de Oro pero el efecto de su descomunal talento se hace notar con la naturalidad de quien todo lo hace bien. Su sentido del orden y el pase, su regate, su despliegue incansable y su llegada a gol le convierten en el motor del Liverpool.

Pregunta. ¿Por qué quiso ser futbolista?

Respuesta. Con frecuencia me hago la misma pregunta. ¿Por qué me empeñé en ser jugador? En mi familia nadie entendía de fútbol. Pero yo quería que me gustara. Quería comprender el juego, quería informarme. Quería ser Ronaldinho. Lo estudiaba muchísimo. Era mi héroe. Y no soñaba con ser un profesional. Soñaba con ser el mejor del mundo.

P. Suma 17 goles en 39 partidos este curso en todas las competiciones. Es asombroso, considerando que es el tercer hombre del ataque, y que se mueve en el mediocampo como un enganche. En el Southampton hizo el hat trick más rápido de la historia de la Premier —al Villa— en menos de tres minutos. ¿No cree que se pondría las botas jugando de nueve?

R. No pienso mucho en esos términos. En mi cabeza hay pensamientos positivos. Siempre intento hacer lo mejor en el campo de juego. A veces con un gol y a veces sin un gol. Jugar bien es ayudar a tus compañeros. Si no contribuyes a que el equipo crezca no estás jugando bien, por más que metas goles.

P. Salah ha metido 31 goles en la Premier esta temporada, de los cuales siete han sido gracias a una asistencia y otros muchos gracias a una jugada previa suya. ¿Se siente el inventor de Salah?

R. Salah es mi amigo. ¡Es normal darle el balón! Somos tres atacantes complementarios. Firmino aguanta el balón de espaldas y genera espacios para los que llegamos desde atrás. Salah es un oportunista. El hombre del último toque.

P. ¿Y usted cómo se ve a sí mismo?

“En mi familia nadie entendía de fútbol, pero yo quería ser Ronaldinho”

R. Como extremo por la izquierda o por la derecha.

P. Pero los extremos piden más el balón al pie. Usted corre. ¿Dónde aprendió a desmarcarse?

R. Lo llevo dentro. No me lo enseñaron. A mí me encanta que me den el balón al espacio. Es como más problemas provocas en los defensas. Si puedo elegir entre esperar a recibir o tirar un desmarque, lo tiro.

P. Este Liverpool va revolucionado sin la pelota y con la pelota, hasta que aparece usted. ¿Cómo se pone la pausa en un sistema que promueve la excitación?

R. En el Salzburgo jugábamos de un modo similar. Por eso me he adaptado tan bien a Klopp. Para mí es fácil correr 90 minutos sin balón y estar sereno cuando lo tengo para dar una asistencia o intentar desbordar y marcar.

P. Cuando el City se puso 1-0 en el Etihad y el Liverpool estaba metido atrás usted recuperó un balón en su área, rodeado de rivales, y le puso un pase de 50 metros a Salah sin inmutarse. ¿No se dio cuenta de que si le robaban el balón era gol del City?

R. Hay que tener serenidad. Especialmente con el sistema de Klopp. Sabía que estaríamos muy metidos atrás. Es normal. Eran los cuartos de final contra el City, uno de los más grandes de Europa, y en su campo. Si estás bajo presión, hay que disfrutar. Estar tenso no ayuda. Solo se puede jugar con calma. Yo en un campo de juego nunca me puse nervioso.

P. ¿Nunca tuvo miedo?

R. Si no haces nada, no tendrás nada. Si no haces el mal, ¿de qué vas a tener miedo? El fútbol es lo que más amo en la vida. Si haces algo por amor, ¿por qué vas a tener miedo? A mí solo me da miedo lesionarme.

P. ¿Cómo describe el modelo de este Liverpool?

R. Para Klopp es tan importante lo que haces con la pelota como sin ella. Pero no somos un equipo inclinado al contragolpe como se ha dicho. Queremos manejar el balón todo lo posible porque cuando lo tienes estás en una situación más segura. Para eso procuramos correr a los espacios para que el compañero que tiene el balón no tenga dificultades en el pase. Sin contar con el orden defensivo, que exige que corras hacia atrás o que presiones en bloque. Esto, que a Klopp le encanta, y que llama jugar contra la pelota, no siempre ha sido fácil de asimilar. Pero hemos acabado por ejecutarlo de forma que podemos recuperar rápido la pelota y contragolpear, incluso en campo contrario, en donde puedes hacer mucho daño.

P. ¿Quién dirige la presión?

“El pressing, esto, que a Klopp le encanta, y que llama jugar contra la pelota, no siempre ha sido fácil de asimilar. Hemos aprendido a interpretar al rival para saltar a la presión. El rival nos da el ritmo”

R. No hay un líder. Es un feeling. Algo que aprendes tras dos años de práctica con los mismos compañeros. Acabas por interpretarlo durante los partidos y se parece a coger un ritmo. Depende de cuándo dan los rivales determinado pase y a quién se lo dan. Esa es la señal para todos. Nadie da una voz. Sabemos en qué situaciones presionar y en qué situaciones replegarnos y juntarnos. Se trata de leer al rival. No necesitas que un compañero acuda para ir tras él. Cuando ves que el contrario hace determinado pase, no necesitas mirar atrás. Sabes al 100% que todos tus compañeros se moverán tras de ti. Es el rival el que te da el tempo dependiendo de cómo y con quién juegan la pelota. Esto es un pequeño secreto. Pero puedo decir que el ritmo de nuestros movimienrtos de pressing lo marca el rival.

P. ¿Cuándo saltaban a presionar al City?

R. Cuando Laporte recibía la pelota, cuando Ederson iniciaba el juego con sus centrales...

P. Los ojeadores de los clubes dicen que usted es inmutable. Ni se desespera por firmar contratos ni se pone nervioso en el campo.

R. Eso no es fútbol. Eso es la vida. Debes ser tú mismo. Debes confiar en ti mismo. Cuando jugaba en Austria nunca pensaba en lo que depararía el futuro. Solo puedes ser buen jugador si lo más importante para ti es mejorar en el presente. Mi vida ha sido el fútbol. Es lo único que sé hacer.

P. ¿Cómo son las discotecas de Liverpool?

R. Hace tres años, en Austria, fui a una discoteca con el equipo. Fue la última vez. Nunca he ido de fiesta por mi cuenta. Nunca se me pasó por la cabeza. Si no doy todo lo que tengo para ser un buen futbolista, nunca lo conseguiré.

P. ¿Juega a la Play Station?

R. Nunca me gustó. Nunca he jugado. Creo que es algo que te roba el tiempo. No quiero perder mi tiempo a cambio de nada.

P. ¿Siente que su carácter refleja el carácter de Bambali? ¿Cómo son sus paisanos?

R. Muy simpáticos. Nunca sospechan de nada. Allí todo es muy sencillo. No tienen nada, así es que disfrutan de la vida. Son campesinos. En el pueblo no hay un supermercado ni una escuela. Eso es lo que más me preocupa. Me gustaría construir una escuela para Bambali y para los pueblos de alrededor.

Más información