fc barcelona

Los Mossos detienen a Josep Maria Bartomeu, expresidente del Barça

La policía registra las oficinas del club y lleva a comisaría a otros tres exresponsables por presuntos delitos de administración desleal y corrupción entre particulares a raíz de la eclosión del Barçagate

Los Mossos de Esquadra entran este lunes en las oficinas del FC Barcelona.ALBERT GEA / REUTERS / VÍDEO: EFE

El expresidente del FC Barcelona Josep Maria Bartomeu fue detenido este lunes como consecuencia de las investigaciones sobre el conocido como Barçagate, la supuesta difamación en redes sociales a jugadores y opositores al expresidente. Para ello se contrató a una empresa externa, I3 Ventures, con la que se firmó un contrato de casi un millón de euros y a la que, a la que supuestamente se pagó seis veces por encima del valor de mercado. Junto a Bartomeu fueron arrestadas por los Mossos d’Esquadra tres personas cercanas al exdirectivo: Óscar Grau, consejero delegado del club azulgrana; Román Gómez Pontí, jefe de los servicios jurídicos; y Jaume Masferrer, asesor presidencial. Grau y Puntí quedaron en libertad el mismo lunes por la noche, no así Bartomeu y Masferrer, que serán puestos a disposición este martes, según fuentes judiciales.

Más información

In English

Los Mossos entraron en las oficinas del club azulgrana a primera hora de ayer. La policía autonómica registró además los domicilios de Bartomeu y Masferrer, por orden del juzgado, que investiga a los exresponsables del club por administración desleal y corrupción entre particulares. En total, fueron cinco los registros simultáneos ordenados por la titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, Alejandra Gil, que investiga el presunto perjuicio causado al patrimonio del club por parte de Bartomeu y la excúpula del Barça y que busca corroborar indicios sobre el Barçagate. Las detenciones, en cambio, no fueron ordenadas por la magistrada, sino que fueron decididas por la policía.

Es previsible que, una vez que culminen los registros, todos los detenidos queden en libertad a la espera de ser citados a declarar ante la jueza. Por ahora, permanecen en la comisaría de Les Corts.

La operación llega en una semana clave para el futuro de la entidad azulgrana, que el próximo domingo celebra elecciones a la presidencia del club. Desde la salida de Bartomeu, el pasado octubre, una gestora lleva las riendas de la entidad deportiva.

El Barçagate se remonta a febrero de 2020, cuando la cadena SER destapó que el Barça había contratado a la empresa I3 Ventures supuestamente para mejorar la imagen pública del presidente Bartomeu. El FC Barcelona llegó a reconocer entonces tener contratados con I3 Ventures —a razón de 198.000 euros por cada uno de los cinco años, hasta 2021, aunque el acuerdo se rompió cuando se destapó el escándalo— “los servicios de monitorización de las redes sociales para estar al tanto de los mensajes positivos y negativos de los que la entidad deportiva es objeto”. Sin embargo, la entidad negaba estar relacionada con ninguna cuenta de redes sociales “cuyo propósito sea difundir mensajes negativos o de menosprecio en relación con cualquier persona, entidad u organización que tenga o haya tenido relación con el club”. Si bien, la Cadena Ser llegó a publicar dos informes que evidenciaban la relación del Barcelona con I3Ventures y cómo esta, que aparecía asociada a una serie de cuentas difamatorias en redes sociales, abordaba su misión de endulzar la imagen de Bartomeu, dañaba a terceros, fueran futbolistas –entre ellos, especialmente, Messi o Piqué–, políticos o empresarios, incluso ex técnicos como Pep Guardiola; también se desveló un informe elaborado expresamente para perjudicar a Víctor Font, entonces opositor al presidente y hoy uno de los tres candidatos a la presidencia del club.

La difusión de esa supuesta estrategia de difamación fue uno de los elementos que hicieron tambalear la presidencia de Bartomeu, especialmente cuando en el mes de abril se produjera la dimisión en bloque de hasta seis directivos de su junta y después de que uno de ellos, Emili Rousaud, dijera creer que alguien había metido la mano en la caja del Barça. “Quién, no lo sé”, añadió. A la crisis institucional se unieron las malas relaciones con el presidente de la estrella del equipo, Leo Messi –que protagonizó un pulso en verano para dejar el Barça– y la preocupante situación financiera de la entidad, que acabaron provocando una moción de censura contra Bartomeu. La iniciativa, impulsada por la plataforma Més que una moció, nunca llegó a celebrarse por la pronta dimisión del mandatario, que dejó el cargo antes de que dicha moción finiquitara su mandato.

La investigación judicial sobre el Barçagate comenzó el pasado mes de junio. La magistrada admitió a trámite la denuncia presentada por la plataforma de aficionados Dignitat Blaugrana por los presuntos delitos de administración desleal y corrupción entre particulares. Una de las primeras diligencias que acordó la juez fue solicitar al club toda la información sobre los contratos con I3 Ventures.

Los Mossos ya acudieron el pasado 5 de julio a las oficinas del club para solicitar los contratos. Los agentes se quejaron de la falta de colaboración a la juez, y esta ordenó los nuevos registros que, ahora sí, pudieron realizarse correctamente. En el informe posterior, el verano pasado, los Mossos advertían haber hallado indicios de corrupción en los contratos firmados por el Barça porque el club pagó presuntamente un sobreprecio del 600% a la compañía I3Ventures. Además, se burlaron los controles internos establecidos por el propio club cuando el pago de un millón de euros se fraccionó en facturas de 200.000 euros. En ese informe, la policía añade que el despido de Jaume Masferrer, asesor del presidente Bartomeu y uno de los detenidos este lunes, fue “simulado”. El caso permanece bajo secreto de sumario. La magistrada lo acordó para evitar filtraciones interesadas y lo ha prorrogado hasta en seis ocasiones.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50