Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juzgado nombra un administrador judicial en el Málaga y aparta de la presidencia a Al Thani

Los hijos del jeque, Nasser, Nayef y Rakan, también quedan fuera de la gestión del club durante seis meses por presuntos delitos de administración desleal y apropiación indebida

Al Thani
El presidente del Málaga, Abdullah Al-Thani, durante un partido del equipo. Cordon Press

La situación del Málaga CF se complica. La jueza María Ángeles Ruiz González ha apartado de la gestión del club al jeque Abdullah Al Thani y a sus hijos Nasser, Nayef y Rakan, miembros del consejo de administración. La decisión la ha tomado después de analizar la querella interpuesta por la Asociación de Pequeños Accionistas (APA) y revisar la documentación presentada tanto por dicha entidad como por la Policía Nacional. En ella, la magistrada ha hallado indicios de “la presunta comisión de un delito de administración desleal y/o apropiación indebida y blanqueo de capitales”. De ahí que tome las mencionadas medidas cautelares “en aras a proteger el patrimonio de la entidad”, así como “los derechos y expectativas de sus trabajadores y accionistas”.

La resolución también pone a los mandos del club a un administrador judicial, el abogado y economista José María Muñoz, que dirigirá a la entidad durante los próximos seis meses, renovables en periodos similares. “Estamos muy satisfechos. El club está pasando por una situación lamentable, había que hacer algo y la justicia ha funcionado muy bien”, relata Francisco Valverde, abogado de la APA, cuyos miembros poseen algo más del 2% de las acciones del club. La decisión judicial —que aún no es firme porque los Al Thani tienen cinco días para presentar un recurso de apelación— también incluye una fianza de 5,4 millones de euros a los propietarios para asegurar posibles responsabilidades civiles. En caso de no hacer frente a la petición, sus bienes —que en este caso serían sus acciones— podrían ser embargados. Las medidas buscan “garantizar la sostenibilidad y viabilidad de la empresa”.

La titular del juzgado de Instrucción número 14 de Málaga ha dictado sus resoluciones en dos autos. Ambos documentos son la respuesta a la querella interpuesta por la Asociación de Pequeños Accionistas (APA) del Málaga contra Al Thani y sus hijos por los supuestos delitos de administración desleal, aprobación indebida e imposición de acuerdos abusivos. La denuncia fue admitida a trámite el pasado 15 de diciembre. Ante los problemas planteados en el proceso por la entidad de Martiricos, el pasado 22 de enero agentes de la Policía Nacional entraron bajo petición judicial en las instalaciones del campo de fútbol La Rosaleda para “recabar información, incluyendo el volcado de ordenadores”, según explicaron fuentes judiciales. Durante la investigación también se han solicitado datos económicos a LaLiga.

La visita policial ha resultado clave. El análisis provisional de la Sección de Blanqueo de la Policía Nacional de Málaga ha permitido a la jueza extraer indicios de que la familia Al Thani ha ido disponiendo desde “al menos” el año 2015 de dinero efectivo y activos pertenecientes al Málaga CF, llevando a cabo “decisiones exclusivamente en su propio interés”. Entre ellas, la magistrada relata la subida de sueldos “mediante fijación de retribuciones millonarias” —que se cifran en 1,4 millones de euros— y “con abuso de las funciones que les correspondían”. Además, subraya la existencia de documentación sobre tres préstamos firmados a nombre del club “que hace pensar de forma razonable” que encubren salidas en efectivo para actividades privadas de los consejeros, entre las que da de ejemplo “viajes, hoteles, viviendas particulares, adquisición de vehículos privados” y la contratación de una familiar directa del presidente “como ojeadora del equipo de fútbol femenino”.

La jueza citó el pasado martes a los cuatro miembros de la familia Al Thani denunciados, pero no se presentaron. En su nombre acudió Richard Shaheen, director general del Málaga, así como el abogado Jesús Santos, quienes solicitaron que la declaración se realice por videoconferencia desde Catar, donde reside el jeque. Ese día, la Fiscalía solicitó la administración judicial de la entidad y la fianza de 5,4 millones de euros, medida ahora adoptada.

Tras encadenar dos victorias consecutivas —la última en el estadio Ramón de Carranza frente al Cádiz CF, actual líder de la competición—, el equipo se encuentra a cinco puntos del descenso directo a Segunda División B. Pero aunque en lo deportivo la situación mejora, aún planea la amenaza de un descenso administrativo a Segunda B. El presidente de LaLiga, Javier Tebas, aseguró hace unos días que si el club incurría en impagos a los jugadores y la Agencia Tributaria, podría seguir el camino del Reus.

El Málaga CF despidió recientemente al entrenador Víctor Sánchez del Amo después de que se difundiera un vídeo íntimo del técnico, víctima de una extorsión —por la que ya hay seis detenidos— y que ha reclamado al club 600.000 euros de indemnización por su despido. Meses antes, en octubre, el consejo de administración también despidió a José Luis Pérez Caminero, entonces director deportivo.

El jeque Al Thani llegó al Málaga CF en 2010 y los éxitos se notaron pronto hasta alcanzar la participación del equipo en la Liga de Campeones. Pero poco a poco comenzó un declive que acabó con el equipo en Segunda hace dos temporadas, donde se encuentra actualmente en 15ª posición. La afición se ha manifestado en varias ocasiones en su contra por los cambios de rumbo que la familia qatarí muestra en la gestión a golpe de Twitter. Los cánticos de “Al Thani vete ya” son constantes en cada partido en La Rosaleda. El Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía también han intentado mediar para exigir que el mandatario presente un plan de viabilidad para el club.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información