Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Eibar - Real Sociedad, aplazado por contaminación

El derrumbe del vertedero de Zaldibar ha llenado el aire de dioxinas por la quema de plásticos

El vertedero de Zaldibar tras el derrumbe. En vídeo, detectan partículas altamente tóxicas por el fuego en el vertedero.

El derbi guipuzcoano programado para este domingo a las 16.00 entre el Eibar y la Real Sociedad no se disputará. El derrumbe del vertedero de la localidad vizcaína de Zaldibar, que causó dos muertos, cuyos cadáveres todavía no se han encontrado, y que provocó el cierre temporal de la autopista AP-8, abierta ya parcialmente, ha hecho que el fútbol también se vea afectado. El Gobierno vasco recomendó el aplazamiento del encuentro. Los dos clubes tienen hasta el próximo martes a las 14.00 para fijar una nueva fecha. La cercanía entre Eibar y San Sebastián, apenas 60 kilómetros, facilita que el partido se juegue en breve. 

El derrumbe se produjo a poco más de un kilómetro del estadio de Ipurua, donde debería haberse jugado el partido que iba a registrar un lleno absoluto, con más de 7.000 espectadores en las gradas. El Departamento de Salud del ejecutivo vasco ha tomado una serie de medidas para evitar que la población se vea afectada. La suspensión del choque solo era una recomendación, en principio, pero los clubes afectados se la han tomado muy en serio.

A última hora del viernes, solo faltaba la comunicación oficial por parte de LaLiga y la Federación Española de Fútbol, ya que la Real Sociedad dejó en manos del Eibar la decisión de hacer caso a la recomendación de las autoridades que piden, incluso, no abrir las ventanas ni airear las casas de las tres localidades cercanas. A las autoridades sanitarias les preocupan los niveles de dioxinas, que se producen al quemarse plástico y elementos que contienen cloro. Varios incendios que se declararon tras el derrumbe del vertedero, han propiciado la decisión.

Amaia Gorostiza, presidenta del Eibar y Jokin Aperribay, su homólogo realista, se comunicaron por teléfono y acordaron el aplazamiento. Los dos clubes desean que el partido se juegue cuanto antes, incluso barajan la fecha del lunes, si los índices de toxinas en el aire descienden. El tiempo despejado no contribuye a que el aire se limpie, aunque se esperan lluvias para el lunes que pueden mejorar la situación.

La ventaja para ambos clubes es la cercanía entre Eibar y San Sebastián, apenas 60 kilómetros, lo que facilita que el partido se juegue en breve. La logística no resulta tan complicada como para un desplazamiento lejano de uno de los equipos en liza.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >