Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fekir, del éxtasis al barro

El campeón del mundo francés del Betis es el jugador de LaLiga que más faltas recibe y acabó expulsado ante el Barcelona tras cuajar jugadas memorables

Sanchez Martínez expulsa a Fekir. Ampliar foto
Sanchez Martínez expulsa a Fekir. Getty Images

“Fekir es muy bueno”. Quique Setién hablaba así del campeón del mundo con Francia en 2018 a todo con el que se cruzaba en el Benito Villamarín. El Barcelona acababa de derrotar al Betis. En la primera parte, no obstante, había sufrido con el talento y la calidad de un futbolista especial, que se marcó un partidazo frente a los catalanes. En apenas media hora había provocado un penalti, había metido un gol y había sacado dos tarjetas amarillas a Sergi Roberto y Arturo Vidal. “Me ha impresionado cómo salía de nuestra presión alta”, insistía Setién. En el desarrollo de una primera parte memorable, Fekir dibujó gestos técnicos envidiables, como un par de regates a Semedo. Hasta se permitió el lujo de pasar de rabona a Borja Iglesias. Un cúmulo de acciones positivas de su equipo que finalizó de la manera más inesperada. Fekir fue expulsado en el minuto 75 después de ver la amarilla por hacer una falta y luego protestar de forma airada la acción al colegiado Sánchez Martínez, cuya actuación fue muy protestada por la grada del Benito Villamarín. El francés había tocado el cielo para caer luego con estrépito en el barro.

MÁS INFORMACIÓN

“Fekir ha hecho una primera media hora memorable. Debo decir también que se ha llevado un castañazo en el minuto 20 y no sabíamos si podría empezar la segunda parte. Entonces, la desesperación de sufrir este tipo de acciones le ha hecho equivocarse”. Las palabras de Rubi, el entrenador del Betis, explican muy bien la reacción del francés, a veces desesperado en el desarrollo de los partidos. En club se quejan de que los árbitros no protejan a Fekir ante el juego brusco de los rivales. El francés es el jugador de LaLiga que más faltas recibe (76) y, sin embargo, ha visto cinco amarillas y esta tarjeta roja ante el Barcelona. En el Betis sienten que su estrella se encuentra desprotegida ante las faltas que continuamente le realizan los rivales.

La conducta de Fekir (26 años) es modélica, aseguran en el vestuario del Betis. Quizás le falte madera de líder, pero no provoca altercados ni situaciones como las vividas ante el Barcelona. Después de su expulsión, Fekir lanzó con violencia la camiseta en el banquillo verdiblanco. En el Betis entienden que los árbitros son más permisivos en las protestas con futbolistas que también reciben muchas faltas de los rivales. “Vidal paró su juego durante muchos minutos con una entrada muy fea al tobillo. Que luego lo expulsen por un gesto...”, prosiguen en el club bético en el día después de la derrota. El Betis, después de una inversión de 100 millones de euros en fichajes en esta temporada, es el 13º. Su gran objetivo, la clasificación europea, está a nueve puntos. En el club temen que el equipo se quede sin objetivos en el mes de febrero después del fuerte gasto realizado.

Comprado al Lyon este verano por 20 millones de euros, Fekir ha jugado con el Betis 20 partidos en la actual campaña (19 choques de LaLiga y uno de Copa). Ha anotado seis goles. Estos tantos han supuesto siete puntos para el Betis, puesto que fueron decisivos en los triunfos frente al Leganés, Celta y Mallorca, más la igualada ante el Eibar. Las pruebas físicas de los técnicos revelan que es uno de los futbolistas más rápidos y resistentes de la plantilla. Fekir, religioso y familiar, apenas tiene vida social en la capital de Andalucía. Salió de su Lyon en busca de nuevos retos en LaLiga española. Su gran talento no le ha hecho, por el momento, liderar a un Betis que puede reflejarse en el espejo de su propia estrella. Es un equipo que, a veces, juega muy bien y deslumbra, pero que padece una irregularidad que le impide competir de forma continuada por los puestos europeos. En ese escenario, estrellas como Fekir pierden mucho valor.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información