Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muguruza va a por todas

La hispano-venezolana, de nuevo arrolladora, apea a la holandesa Bertens (doble 6-3, en 1h 08m) rumbo a los cuartos de Australia, en los que se enfrentará a la rusa Pavlyuchenkova (6-7, 7-6 y 6-2 a Kerber)

Muguruza, durante el partido contra Bertens.
Muguruza, durante el partido contra Bertens. REUTERS

Es lunes, arranca el día en Melbourne y en la estación de Flinders, situada en el corazón de la ciudad, varios aficionados se disponen a coger el tranvía en dirección a Melbourne Park ataviados con camisetas de los Lakers y el 24 a la espalda. Impacta en la familia del tenis la noticia de la muerte del baloncestista Kobe Bryant, cómo no. Y se expresan en las redes Rafael Nadal, Novak Djokovic y tantos otros y otras, entre ellas Garbiñe Muguruza. Esta (doble 6-3 a Kiki Bertens, en 1h 08m) le conoció hace un par de años durante la ceremonia de los Oscars y guarda un grato recuerdo, plasmado en una foto en la que aparece junto a él, sonriente.

“Me he levantado con varios mensajes y me he quedado en shock”, contaba a los enviados especiales; “coincidimos un par de veces y era una persona muy dulce. Le gustaba mucho el tenis. Cuando nos conocimos yo pensaba que él no tendría ni idea de mí, pero enseguida me comentó varias cosas”.

Le entristece la noticia, pero sonreía a mediodía, cuando se deshizo de la holandesa Bertens y desembarcó con fuerza en los cuartos de final del grande australiano, estación que abordó en 2017. Hacía dos años también, cuando conoció al malogrado Kobe, que no llegaba tan lejos en un major; fue en París, sobre la arena. Ahora progresa sobre el cemento de Melbourne, luego su candidatura a hacer algo importante empieza a coger más y más forma. Se pasa del runrún y de hablar con la boca pequeña a decirse abiertamente: jugando así, ¿por qué no va a ganar Garbiñe?

“¿Sorprendida? No, no estoy sorprendida. Estoy contenta de volver a estar en una situación especial”, contestó a un reportero argentino. “No me desespero, para nada. Al final, el trabajo ha estado ahí, simplemente hay que ser paciente. No hay tantos jugadores que hagan cada año finales y semifinales, así que tengo que esperar mi momento”, prolongó seria, “superconcentrada”.

Se repite el fabuloso tono de la ronda anterior, contra Elina Svitolina. De nuevo hay control, autoridad y exhibición de facultados. Paso a paso, dice ella, pero va como un tiro Muguruza. El arranque no es más que un espejismo, porque la holandesa (10 del mundo y novena cabeza de serie) le rompe el servicio, pero la respuesta es inmediata y la reprimenda severa. Impone su juego desde el fondo la hispano-venezolana, cambiando direcciones y meneando a su rival de forma pendular, de un lado a otro. Bertens, va cediendo, arrodillándose. Sabe que hoy tiene muy poco que hacer.

Muguruza le tritura al resto su segundo servicio (33%) y multiplica el suyo hasta rozar la perfección con los primeros. Tres puntos, entregó solo. Otra vez, Garbiñe se desenvuelve bien en la red (8/10), aunque fragua la victoria desde la línea de fondo. De nuevo se ve electricidad y un puntito de rabia, como si estuviese jugando para saldar cuentas pendientes. Consigo misma, seguramente. En forma de vendaval, se impone y ahora se jugará una plaza en las semifinales con la rusa Anastasia Pavlyuchenkova, superior a Angelique Kerber (6-7, 7-6 y 6-2) y tutelada por su anterior preparador, el francés Sam Sumyk.

Los duelos Barty-Kvitova, Kenin-Jabeur y Kontaveit-Halep completan el mapa de los cuartos. Frente a una de las últimas se mediría Muguruza en el caso de seguir carburando. Como broche, otra mirada al banquillo, puño en alto; Conchita Martínez devuelve el apretón de dientes. “Thanks, thanks, thanks, thanks”, agradece a los cuatro costados de la pista central. Paso a paso, pero a Garbiñe se le cayó la máscara: a este nivel, todo es posible, por muy rocambolesca que parezca la situación. Aunque ella se ciña a la prudencia, la candidatura ya está encima de la mesa. ¿Por qué no?

CONCHITA INGRESA EN EL ‘SALÓN DE LA FAMA’

Estaba risueña Conchita, con toda la razón. Su jugadora completó otro magnífico partido y progresó a la siguiente ronda, y ella se enteró de un prestigioso reconocimiento: el próximo mes de julio entrará a formar parte oficialmente del exclusivo Salón de la Fama del Tenis (International Tennis Hall of Fame).

“Es un honor”, repitió ante los periodistas. “Había entrado tres veces en las votaciones y había grandes nombres junto al mío”, continuó. “He estado vinculada siempre al tenis. Disfruté mucho de mi etapa como jugadora y ahora como entrenadora”, prolongó la española, ahora en el banquillo de Muguruza tras entrenar el curso pasado a la checa Karolina Pliskova.

La aragonesa, de 47 años, se coronó campeona en Wimbledon en 1994 y ascendió hasta el número dos del circuito, en una época dorada para el tenis femenino. Entonces se batían competidoras del calibre de Martina Navratilova, Steffi Graf o Mónica Seles, y ella litigó con todas ellas y se hizo un espacio propio en las alturas. Fue, además, finalista del Open de Australia (1998) y Roland Garros (2000); elevó 33 títulos individuales y ganó tres medallas olímpicas en Barcelona 92 (plata), Atlanta 96 (bronce) y Atenas 2004 (plata en dobles, junto a Vivi Ruano).

Martínez es la sexta tenista española que accede al club de la fama. Antes lo consiguieron Manuel Alonso (1977), Manolo Santana (1984), Arantxa Sánchez Vicario (2007), Manuel Orantes (2009) y Andrés Gimeno (2012), este último fallecido el pasado 9 de octubre.

RESULTADOS. LUNES 27 DE ENERO

CUADRO MASCULINO: Rafael Nadal, 6-3, 3-6, 7-6 y 7-6 a Nick Kyrgios; Stan Wawrinka, 6-2, 2-6, 4-6, 7-6 y 6-2 a Daniil Medvedev; Alexander Zverev, triple 6-4 a Andrey Rublev; Dominic Thiem, 6-2, 6-4 y 6-4 a Gael Monfils.

CUADRO FEMENINO: Garbiñe Muguruza, doble 6-3 a Kiki Bertens; Anastasia Pavlyuchenkova, 6-7, 7-6 y 6-2 a Angelique Kerber; Simona Halep, doble 6-4 a Elise Mertens; Anett Kontaveit, 6-7, 7-5 y 7-5 a Iga Swiatek.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información