Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

67 minutos de la mejor Muguruza

Rumbo a los octavos, la hispano-venezolana pulveriza a la ucraniana Svitolina, quinta favorita del torneo: 6-1 y 6-2. En su versión dominadora y en línea ascendente, se enfrentará el lunes a la holandesa Bertens

Muguruza, durante el partido contra Svitolina en Melbourne.
Muguruza, durante el partido contra Svitolina en Melbourne. REUTERS

Dure más o menos este viaje australiano, para Garbiñe Muguruza ya ha sido de provecho. Punto de reencuentro, Melbourne, porque llegue más o menos lejos ya le ha servido para demostrar y, sobre todo, demostrarse que la tenista que maravillaba hace no mucho sigue ahí metida. Llegó y se fue, pero ahora ha vuelto a tomar el camino de regreso. ¿Volverá? No se sabe, pero la determinación existe y los pasos, adecuados, están dándose. Había firmado una meritoria remontada en el estreno y elevó el nivel en la segunda escala. La mejora ya era palpable y ahora se consolida con una magnífica victoria contra la quinta cabeza de serie, Elina Svitolina: 6-1 y 6-2, en 67 minutos.

Vuelve Garbiñe a pisar la zona caliente de un gran torneo, los octavos, con sensaciones renovadas y una dinámica bien diferente. Hay decisión y hay argumentos. El juego y la disposición nada tienen que ver con la de la jugadora que cedió en las primeras rondas de los dos últimos majors, en Wimbledon y Nueva York. El cambio es real, palpable, y así lo transmitió contra una de esas rivales a las que para ganarles generalmente hay que hacer muchas cosas bien. Es ruda Svitolina, una de las competidoras más firmes del circuito.

Tiene mucho valor, pues, el triunfo que rubricó Garbiñe en la central australiana, donde por la tarde de este sábado se asomaban las gaviotas con frecuencia. A los animalillos les debía de gustar el tenis y se apostaron cómodamente en una de las cornisas laterales de la cubierta. Y, probablemente, lo que vieron les gustó y mucho a tenor de cómo canturreaban, porque Muguruza jugó al tenis como los ángeles para completar su mejor partido en mucho tiempo. Dejó trazos de aquella campeona efervescente, dominadora de principio a fin y sin rastro alguno de la duda. Tiene un plan, y el resto surge naturalmente.

“Creo que he jugado un partido inteligente desde el primer punto”, analizó ante los enviados especiales; “normalmente los partidos no se ganan con este resultado, pasa poco, así que estoy contenta de cómo he jugado. Es, probablemente, el mejor partido en no sé cuántos torneos…”.

Chispa, desplazamientos, revés... y volea

Le ha sentado de fábula el relevo en el banquillo y la asesoría de Conchita Martínez. Le aporta la preparadora estabilidad, dentro y fuera de la pista, y en el apartado técnico/táctico/físico se percibe una evolución considerable. Vuelve a haber chispa en las piernas, concentración, electricidad en los desplazamientos; vuelve a hablar ese revés tan formidable, mudo desde hace demasiado tiempo; y tal vez fuera una cuestión puntual, o tal vez no, pero Muguruza voleó estupendamente, lo cual es novedoso y bienvenido. Está enchufada, quiere y se aplica. Ahí detrás hay trabajo.

“Me quedo con que he tenido muy claro cómo jugar y el haberlo mantenido durante todo el partido. Estoy orgullosa por cómo lo he mantenido bajo control todo el rato”, comentó mientras ponía de relieve el trabajo de pretemporada, en la que incidió en campos como los desplazamientos y la resistencia. “Hacía tiempo que no me enfrentaba a una top”, continuó; “y son partidos que quiero jugar, porque cuanto más los juegue, más podré calcular cómo estoy y en qué tengo que afinar”.

Ganó con mucha autoridad y así lo dicen los números. Al saque, un 84% de puntos con primeros; en la ofensiva, 31 golpes ganadores; solo nueve errores; y en la red, una efectividad (14/16) muy por encima de lo habitual, con definiciones limpias y seguras. A la guerrera Svitolina le pasó por encima un tren. La hispano-venezolana aterrizó en la franja dulce del torneo emitiendo señales. “Partido a partido”, predica hoy día ella, citada con la holandesa Kiki Bertens (6-2 y 7-6 a Zarina Diyas) por una plaza en los cuartos. “La clave es salir ahí fuera y pelear duro”. Pero cuidado con Muguruza. Melbourne está avisada.

“SI LAS COSAS VAN BIEN, NO ES BUENO PENSAR MUCHO...”

Muguruza celebra un punto contra Tomljanovic.
Muguruza celebra un punto contra Tomljanovic. AFP

Muguruza llegó a Melbourne afectada de un proceso gripal que le obligó a abandonar la semana previa en los cuartos de Hobart. Se resintió especialmente el primer día, pero ha ido ganando tiempo y ya está prácticamente recuperada.

“No sabes cómo vas a reaccionar, pero he ido hablando a diario con todos los médicos. Sabía que si sufría y encontraba una manera de avanzar en el torneo me daría días para recuperarme, y al final cada hora que pasa es importante para mí, porque voy recuperando mi cuerpo”, indicó.

En términos competitivos, su equipo había programado una progresión a medio plazo, pero el repunte ha sido más rápido de lo esperado. “Una nunca sabe cuándo van a llegar los resultados. El año pasado también trabajaba muy duro, pero no terminaban de llegar, así que una intenta mantenerse paciente y piensa que en algún momento vendrán”, dijo.

“No hay nadie que haga magia. Es una cuestión de trabajo y de una combinación, de encajar todo el puzle. Está funcionando bien y estoy contenta, pero trato de no pensarlo mucho. Estoy contenta y tengo que ir día a día. Si todo va bien, no hay que pensar demasiado…”, cerró.

RESULTADOS. SÁBADO 25 DE ENERO

CUADRO MASCULINO: Rafael Nadal, 6-1, 6-2 y 6-4 a Pablo Carreño; Alexander Zverev, 6-2, 6-2 y 6-4 a Fernando Verdasco; NIck Kyrgios, 6-2, 7-6, 6-7, 6-7 y 7-6 a Karen Khachanov; Daniil Medvedev, 6-4, 6-4 y 6-2 a Alexei Popyrin; Gael Monfils, 7-6, 6-4 y 6-3 a Ernest Gulbis; Dominic Thiem, 6-2, 6-4, 6-7 y 6-4 a Taylor Fritz; Andrey Rublev, 2-6, 7-6, 6-4 y 7-6 a David Goffin; Stan Wawrinka, 6-4 y 4-1 (ret.) a John Isner.

CUADRO FEMENINO: Garbiñe Muguruza, 6-1 y 6-2 a Elina Svitolina; Kiki Bertens, 6-2 y 7-6 a Zarina Diyas; Anastasia Pavlyuchenkova, doble 7-6 a Karolina Pliskova; Angelique Kerber, 6-2, 6-7 y 6-3 a Camila Giorgi; Anett Kontaveit, 6-0 y 6-1 a Belinda Bencic; Iga Swiatek, 7-5 y 6-3 a Donna Vekic; Simona Halep, 6-1 y 6-4 a Yulia Putintseva; Elise Mertens, 6-1, 6-7 y 6-0 a Catherine Bellis.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información