Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carolina Marín se mete en la final del Masters de Indonesia

La onubense, en el escenario donde hace un año se rompió el ligamento cruzado, derrota a la china He Bing Jiao 21-11, 21-19

En foto, Carolina Marin celebra el pase a la final después de derrotar a He Bing Jiao en el Mastes de Indonesia. En vídeo, reflexiones de la deportista antes de disputar la final.

La ovación del Istora Senayan de Yakarta fue tremenda después de que Carolina Marín cerrara el segundo set contra He Bing Jiao. La española derrotó este sábado a la china en las semifinales del Masters de Indonesia por 21-11, 21-19 en el mismo escenario donde justo hace un año se rompió el cruzado. Fue en la final. Desde entonces la fecha de este torneo está subrayada en rojo por la onubense y su equipo. Este domingo buscará ganar la final (la rival será la tailandesa Ratchanok Intanon) que el año pasado tuvo que abandonar por la grave lesión. Del pabellón se fue llorando y con muletas a finales de enero de 2019. Aterrizó en Madrid, pasó por el quirófano, empezó a entrenar a la pata coja una semana después de la operación y reapareció en septiembre con el objetivo de, además de ganar en Indonesia, llegar a los Juegos de Tokio como cabeza de serie. Por lo pronto, ya ha recuperado el top ten en la clasificación.

“Le hemos dado mucha normalidad a la vuelta a este pabellón. En el primer partido del torneo ha habido algún momento en el que Carolina se ha puesto nerviosa, pero lo hemos desdramatizado, porque llevamos preparándolo mucho tiempo. Nuestro objetivo desde la lesión es ganar aquí”, cuenta a El País desde Yakarta Fernando Rivas, el técnico de Marín que al final del encuentro fue a saludar al público y a tirar volantes. "Un año después estoy en la final del Masters, he cumplido medio objetivo, todavía queda otro medio. Será una final y una rival complicada", explicó Marín.

“El primer set ha seguido el plan de juego a la perfección y ha hecho que He Bing Jiao cometiera muchos errores, ha hecho los puntos ganadores donde correspondía aunque ha empezado un poco fuera del plan. Enseguida ha vuelto a entrar, sobre todo a partir del punto 11, le hemos recordado los puntos de ataque y de presión que tenía y no tenía que hacer: había dos golpeos prohibidos. Ha funcionado bastante bien”, analiza Rivas. “El segundo set lo jugó con unas condiciones un poco más adversas por las corrientes del pabellón y no ha sabido utilizarlas. Sí ha sabido en los momentos más difíciles del partido aplicar el plan de juego que teníamos previsto y mantenerse concentrada”, concluye.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >