PRIMERA IBERDROLA

Regresa la Liga femenina: todos a la caza del Barça

El nuevo curso arranca este sábado tras siete meses de parón, con las blaugranas como favoritas y con un Real Madrid-Barcelona el domingo como gran gancho

Graham Hansen y Jenni Hermoso celebran un gol del Barcelona.
Graham Hansen y Jenni Hermoso celebran un gol del Barcelona.Twitter: Barcelona

Más de siete meses después, la Primera Iberdrola echa a andar este sábado con el inicio de la temporada 2020/2021. Tras el dilatado parón por la pandemia, la principal competición femenina de fútbol en España regresa con varias novedades y unas cuantas certezas, como la del Barça, actual campeón y otra vez equipo a batir este año. Las blaugranas, que conquistaron el torneo la pasada campaña sin perder un solo partido —ganaron 19 encuentros y empataron dos hasta que se suspendió la liga—, continúan con el mismo bloque de jugadoras con el que también llegaron a la semifinal de la Champions, en donde perdieron contra el Wolfsburgo (1-0) en un choque frustrante en el que se hartaron de malograr ocasiones. Ese grupo compacto y consolidado, al que se han unido dos promesas como la portera Cata Coll (19 años) y la delantera Giovana Queiroz (17), se estrena este domingo contra un novato: el nuevo Real Madrid (13.30, Teledeporte).

El club blanco, tras terminar este verano la absorción por unos 300.000 euros del Tacón —un equipo madrileño fundado en 2014—, debuta con el nombre ya oficializado en la élite del fútbol español, con el impulso que eso supone para la Primera Iberdrola, casi dos décadas después de que lo hicieran el Barcelona y el Atlético. Como su embrión el año pasado, se enfrenta en la primera jornada a las azulgranas. Entonces fue en el Estadio Johan Cruyff, ante unos 5.000 espectadores, y el Barça arrolló al Tacón por 9-1 en su estreno en la élite —había ascendido la temporada anterior—. Este domingo será en Valdebebas, sin público debido a la pandemia, y con un Real Madrid reforzado.

El conjunto dirigido por David Aznar ha fichado, sobre todo, talento joven y nacional y ha acicalado la defensa, uno de sus lunares la pasada campaña, cuando terminó décimo con 33 goles a favor y 48 en contra, la peor marca defensiva de la categoría. Al equipo han llegado la portera Misa Rodríguez (21 años), las defensas Ivana Andrés (26), Marta Corredera (29), Claudia Florentino (22) y Kenti Robles (29), las centrocampistas Teresa Abelleira (20), Marta Cardona (25) y Maite Oroz (22) y la atacante Olga Carmona (20). Un ramillete de incorporaciones para complementar a las delanteras internacionales suecas Sofia Jakobsson y Kosovare Asllani, que arribaron a la entidad blanca el año pasado.

El Real Madrid, que aún debe cotejar su nivel ante Barcelona y Atlético —dominadores de la liga en esta década con ocho de los últimos diez títulos—, tiene en el periscopio los tres primeros puestos, que esta temporada conceden el billete para la Champions —antes solo lo hacían las dos primeras plazas—. En esta Primera Iberdrola, además, hay dos equipos más que la pasada campaña: son 18 clubes, en vez de 16, debido a que no hubo descensos pero sí ascensos. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF), organizadora del torneo, tomó esta decisión garantista tras la suspensión de la liga por la pandemia: subieron el Santa Teresa (Badajoz) y el Eibar, que eran líderes en sus respectivos grupos de Segunda, y se salvaron el Espanyol, que tenía solo cinco puntos, y el Valencia, los últimos cuando se suspendió el campeonato a falta de nueve jornadas. Este año, en cambio, habrá cuatro equipos que pierdan la categoría.

Con el coronavirus asolando el país —Madrid y otros nueve municipios de la región tienen restringida la movilidad desde este viernes a las 22.00 y cada día se notifican entre 9.000 y 12.000 positivos en España—, la Primera Iberdrola, una liga no profesional, tratará de que la temporada no termine antes de tiempo ni se quede en stand by si la situación epidemiológica empeora, como sucedió la pasada campaña durante la primera ola de la pandemia. El Consejo Superior de Deportes (CSD) aprobó un protocolo el pasado 10 de septiembre para el regreso de los torneos no profesionales de ámbito nacional y la RFEF ha puesto a disposición de los equipos 200.000 test de antígenos —pruebas rápidas cuyos resultados se obtienen en unos 15 minutos—, aunque son las autoridades sanitarias de cada comunidad quienes deciden cuántos test se deben hacer y con qué frecuencia.

La tardanza en la consecución del protocolo ya provocó que la liga se retrasara un mes —tenía previsto arrancar el 5 de septiembre— y la gran preocupación de los equipos es que el campeonato se vuelva a cancelar. El partido de la primera jornada entre la Real Sociedad y el Rayo, por ejemplo, ha sido aplazado dado que las vallecanas no empezaron la pretemporada hasta que no se aprobó un protocolo para el regreso. La suspensión del torneo sería un revés enorme para el fútbol femenino, un universo en expansión en España que intercala desde hace meses una de cal y otra de arena: en febrero se aprobó el primer convenio colectivo del fútbol femenino en Europa, pero después se suspendió la liga; hace días el CSD anunció que la competición será considera profesional el año que viene, con lo que se convertirá en el primer torneo de mujeres que logra este estatus en el país y se unirá así a la Primera y Segunda división masculina y a la ACB, aunque el embrollo de los derechos televisivos, con la RFEF y Mediapro en guerra, sigue sin solucionarse y de momento no todos los partidos se televisarán.

Más allá de las veleidades de la pandemia, la competición tiene otro gran aspirante, el Atlético de Madrid, que fue segundo el curso pasado y campeón el anterior. Las colchoneras no ganan al Barcelona desde febrero de 2019 —acumulan cuatro derrotas y un empate—, pero esta verano se han reforzado con varias internacionales —la defensa italiana Alia Guagni (33 años), la centrocampista inglesa Jade Moore (29) o la delantera alemana Turid Knaak (29)— y compitieron sobremanera el pasado agosto en los cuartos de final de la Champions, en donde cayeron ante las blaugranas por la mínima (1-0) a pesar de llegar tras diez días de cuarentena, con solo cuatro entrenamientos y con cinco jugadoras aisladas por la covid-19. También está por ver cómo se desenvuelve el Levante, que el año pasado fue tercero. Este verano ha perdido a Marta Corredera (Real Madrid) y a Ona Battle (Manchester United), aunque ha logrado que sigan en el equipo Alba Redondo y Eva Navarro —dos jóvenes talentosas que ya han debutado en la selección absoluta— y ha fichado a Irene Guerrero (Betis). Para la zona alta también opositan la Real Sociedad, liderada otro año más por su estrella, Nahikari; el Athletic, que ha perdido a Maite Oroz (Real Madrid) y a Damaris Egurrola (Everton) y tiene a Ane Azkona, la perla del equipo, recuperándose de la rotura del ligamento cruzado que sufrió el pasado junio; y el Deportivo Abanca, la revelación de la pasada campaña, en la que logró el cuarto puesto en su estreno en la élite. Todos ellos van a la caza del Barça, el gran favorito para alzar el título.

Más información

Lo más visto en...

Top 50