Yamaha, en plena crisis, arrasa en Misano

Pese a las dudas por el rendimiento de sus motores, las M1 dominan la clasificación en San Marino con Viñales en la ‘pole’

Maverick Viñales, 'pole position' en el circuito de Misano.
Maverick Viñales, 'pole position' en el circuito de Misano.Antonio Calanni (AP)

Misano es un buen circuito para las Yamaha. Así se vio en la sesión de clasificación del GP de San Marino que se llevó Maverick Viñales. Estrecho y complejo, no especialmente rápido, la estabilidad de la M1 permite a sus pilotos pasar sin despeinarse por una serie de baches que llevan de cabeza al resto de la parrilla. Si Nakagami explicaba este viernes estar atemorizado porque se le habían abierto las pastillas de freno de tanto que se le movía la Honda al atacar la rápida curva 11, donde aguarda uno de esos temidos baches, pese al reciente reasfaltado de la pista italiana; Espargaró reconocía que tenía que regular los frenos de su KTM dos veces por vuelta por el mismo motivo; y Mir no pudo controlar en la primera jornada la dulce Suzuki al paso por la curva 11 hasta llegar a la 14, la última a la derecha de una serie de cuatro, tres de ellas rapidísimas, antes de afrontar los últimos virajes del circuito.

Solo las Yamaha se ahorraron los reproches al circuito de Misano. Ni una queja sobre los baches que, para muchos de sus rivales, se notaban incluso más que el año anterior. “En el circuito han hecho un gran trabajo. Tengo muy buenas sensaciones con la moto”, llegó a decir Maverick Viñales. Y un día después se confirmaron esas sensaciones. El piloto catalán se llevó la pole del gran premio de San Marino en una jornada en la que las M1 se mostraron exultantes. “Podemos entrar rápido en esa curva 11. Eso es una buena señal”, decía Rossi. El agarre del nuevo asfalto favorece la tracción de las Yamaha y el pilotaje de tipos como Viñales, que esbozó una enorme sonrisa al marcar el récord de la pista: una vuelta en 1m, 31′411s.

Por la pole position pelearon las cuatro Yamaha de la parrilla. Todas ellas, con el propio Viñales, con Morbidelli, finalmente segundo, Quartararo, tercero, y Rossi, cuarto, se colocaron en algún momento como la moto más rápida. Los cuatro pilotos, además, habían demostrado unas horas antes, que no solo juegan a firmar una vuelta rápida, también tienen el ritmo y la constancia necesarias para disputarse la victoria este domingo.

Este sábado dulce para Yamaha llega en plena crisis para la fábrica de Iwata. La casa de los diapasones está en la diana por las dudas sobre la fiabilidad de sus motores primero (se han llegado a romper dos en carrera, los de Rossi y Morbidelli) y sobre su rendimiento después, cuando para asegurar su durabilidad Yamaha se vio obligada a bajar las revoluciones de los mismos. Además, después de las dos victorias iniciales de Fabio Quartararo con el equipo satélite, los malos resultados persiguen especialmente al equipo oficial, que vio estamparse la moto de Viñales en la última carrera en Estiria después de decidir usar unas pastillas de freno más pequeñas y no recomendadas por el fabricante, Brembo, lo que dejó al piloto sin frenos en plena recta. Tuvo que tirarse de la moto a más de 220 km/h para no sufrir un accidente fatal. El de Roses está llamado a tomar el relevo del lesionado Márquez, pero en las últimas tres carreras su mejor resultado ha sido un décimo puesto en Austria. La pole de este sábado es un buen paso para empezar a enderezar el rumbo.

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Especialista de motociclismo de la sección de Deportes. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS