Márquez seguirá fuera de las pistas “dos o tres meses”

El campeón del mundo se perderá prácticamente toda la temporada tras la segunda fractura en el húmero que sufrió después de la segunda carrera en Jerez

Marc Márquez, en el circuito de Jerez.
Marc Márquez, en el circuito de Jerez.Marcelo del Pozo (Reuters)

Toda leyenda se sustenta en los altibajos. Caer para volver a levantarse. Hasta hace pocas semanas a Marc Márquez se le conocían pocas caídas de las que le costara levantarse ágilmente. Hoy el seis veces campeón de MotoGP enfrenta probablemente la peor dolencia de su carrera. Aunque su regreso se esperaba para la próxima cita del calendario, el 13 de septiembre en Misano, Márquez no participará del gran premio de San Marino. Y no se sabe con seguridad si volverá a subirse a la Honda antes de que la temporada concluya a finales de noviembre en el circuito de Portimao, en Portugal. El campeón del mundo se ha visto obligado a renunciar a la temporada. La última lesión que sufrió en el húmero del brazo derecho, apenas unos días después de su primera operación, ha complicado su estado físico todavía más y ha dilatado los plazos de su recuperación. Se habla ahora de dos o tres meses para poder volver a competir. Así lo explica el equipo Honda en un comunicado que ha remitido la tarde de este sábado, cuando se disputa en el Red Bull Ring, en Spielberg (Austria), el quinto gran premio de MotoGP de la temporada.

“Marc Márquez seguirá recuperándose en las próximas semanas. El campeón de MotoGP junto con Honda ha consultado y comparado opiniones con diferentes especialistas en relación con la lesión en el húmero que sufrió el 19 de julio durante el gran premio de España. Como resultado, las dos partes han decidido modificar el proceso de recuperación tal y como estaba planeado. El objetivo ahora de ambos, tanto de Márquez como del equipo Repsol Honda, es volver al campeonato cuando el brazo de Marc esté totalmente recuperado”. Eso son, tal y como dice el propio comunicado, entre dos y tres meses. Una decisión a la que se ha llegado después de visitar, incluso, el centro de tecnificación de Red Bull en Austria.

La lesión que ahora mantiene en casa a Márquez se produjo de la manera más inesperada. Después de caerse en la primera carrera de MotoGP del año, en el circuito de Jerez, el piloto se operó en Barcelona y quiso volver a competir en la siguiente prueba, apenas cuatro días después de la intervención. El sábado se subió a su Honda y, tras completar toda una sesión de entrenamientos, comprobó al inicio de la sesión de clasificación que no estaba en condiciones de pilotar como es debido. Y se volvió para casa. Días después se rompía otra vez. El estrés al que había sometido a su brazo, entrenándose para intentar volver a la competición lo antes posible, se volvió en su contra. Insisten en su equipo en que nunca los doctores le advirtieron de que algo así podría pasar. La placa que sujetaba el húmero se rompió y provocó otra fractura cuando el deportista, a primera hora de la mañana, abría un gran ventanal de su casa para sacar a los perros a pasear. Tuvo que volver a operarse. Y supo, entonces, que necesitaría de más paciencia y calma para recuperarse bien de una lesión que esta vez se había complicado más de lo previsible.

“HRC no ha fijado ningún gran premio para el regreso del campeón del mundo”, añade la nota remitida este sábado. Y ahonda en esa idea el director deportivo del equipo, Alberto Puig: “No tenemos ninguna prisa. El único objetivo que tenemos en la cabeza es que Marc se recupere totalmente. Cuando este en una posición de volver y competir al nivel del que es capaz, solo entonces nos marcaremos cuál es el siguiente objetivo”.

Sabe Marc Márquez lo que es quedarse en casa, alejado de la competición. Cuando pilotaba en Moto2 y peleaba por el título con Stefan Bradl –curiosamente el hombre que ahora lo sustituye en el Repsol Honda– una caída tonta en un entrenamiento le provocó un problema de visión doble para el que necesitó cinco meses de recuperación. Entonces, además, se enfrentó a la incertidumbre de si volvería a subirse a una moto, pues los doctores no podían asegurarle una recuperación total. Cuando volvió, al inicio del curso siguiente, Márquez ganó la primera carrera y el título de Moto2. Desde su debut en MotoGP y hasta la segunda prueba de este año en Jerez el 93 no se había perdido nunca un gran premio.

Valentino Rossi, que también sufrió una grave lesión cuando era el dominador de la categoría reina y peleaba por el título con su entonces compañero de equipo Jorge Lorenzo —a la postre, campeón aquel 2010—, recuerda que se sintió “frustrado” el día en que se cayó en Mugello y se fracturó la tibia y el peroné. Había ganado la primera carrera en Qatar y pensaba en el décimo Mundial. “Lorenzo estaba muy fuerte. Parecía que el título nos lo llevaríamos uno de los dos”, rememora. Pero se hizo daño en el hombro practicando motocross y todo se le complicó: “La situación ya era crítica cuando llegué a Mugello. Me costaba mucho llevar la moto. Entonces, me rompí la pierna. Supe en aquel momento que todo se había acabado. Así que me centré en recuperarme”. Rossi, que pasó aquel verano viendo las carreras por la tele y disfrutando del Mundial de fútbol, sabe que nadie es invencible. “Marc ha demostrado que somos humanos también nosotros, incluso él. Y que nuestro cuerpo también necesita de un tiempo para recuperarse”.

Casi todos los rivales de Márquez en el paddock lamentan su ausencia y sus circunstancias. “El médico es el mecánico de tu cuerpo. Si mi mecánico me dice que mi moto está lista, yo me fío. Los médicos le dieron luz verde y él confió en ellos. Yo habría hecho lo mismo que Marc”, sentenció Pol Espargaró.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Redactora jefa de la sección de Deportes y experta en motociclismo. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS