FC BARCELONA

Braithwaite como último síntoma

El club ha fichado a 25 jugadores en los últimos cinco cursos, solo 11 permanecen y apenas Lenglet ha dado alto rendimiento

Los jugadores del Barça felicitan a Braithwaite tras su gol al Mallorca.
Los jugadores del Barça felicitan a Braithwaite tras su gol al Mallorca.ALBERT GEA / Reuters

El Barça ha perdido comba cuando la victoria era una exigencia y se le escurre LaLiga ante el Madrid casi sin remedio. Enredos en el vestuario con la directiva y los cuerpos técnicos —a unos no les gustaba como entrenaba Valverde y a otros no les convence Setién—, guirigáis continuos en la junta. Y, sobre el césped, poco fútbol que paladear, extraviado el equipo y la dirección deportiva, que ha tratado sin éxito recambiar las piezas del grupo que venció la última Champions azulgrana, en 2015 y ante la Juve. Esta noche, ante Osasuna, Setién debe mover pieza de inicio porque no cuenta con el lesionado Griezmann, pata del tridente ofensivo que decidió jugar con un 4-4-2 en rombo antes que con el sempiterno 4-3-3. Y podría salir de la partida Braithwaite, síntoma del mal azulgrana que está a punto de perder el trono. Otra alternativa es Ansu Fati como ariete y Messi por detrás, o Riqui Puig de enganche para devolver a Leo a la punta de ataque.

No acaba de dar con la tecla Setién, que casi a cada ocasión que se da la vuelta para mirar el banquillo con la idea de corregir el partido sobre la marcha, recula. Quizá por eso solo ha realizado todos los cambios en tres partidos de nueve tras el confinamiento, con 38 sustituciones posibles de 45. Es el segundo técnico menos intervencionista, solo por detrás de Zidane (37), que, sin embargo, si los agotó en seis de los encuentros y la fórmula le funciona. No así al Barça ni al técnico, que ahora solo convoca a 18 jugadores (20 ante Osasuna) cuando puede 23, toda vez que el club prioriza el ascenso del filial a Segunda para ganar unos 10 millones de euros.

Braithwaite llegó este invierno sobre la bocina y como ungüento, toda vez que Suárez y Dembélé no iban a jugar el resto de LaLiga, después incorporado el uruguayo por el parón por la pandemia. Pareció ser un movimiento atinado, profundo y lacerante el danés desde el costado, incordio en el tramo final del duelo ante el Madrid, pero, sobre todo, contra la Real y el Mallorca, cuando hizo su único gol. Pero descarriló ante el Sevilla y desde entonces no cuenta con la confianza de Setién, que en los últimos seis encuentros le ha sentado en dos y le ha dado 51 minutos. “Es un chico excelente y estamos muy contentos con él. También lo está el míster porque Martin está cumpliendo el rol que se le designó”, señalan desde los despachos de la ciudad deportiva. Pero no decide encuentros ni se entiende demasiado con la propuesta del toco y me voy por más que él se defina como un estudioso del fútbol. Un parche que mejora las últimas apuestas invernales —Boateng y Murillo—, pero que expresa la mala planificación deportiva del área que gestiona Éric Abidal.

Del equipo campeón de 2015, hace cinco cursos, quedan en el once Ter Stegen (28 años), Piqué (33), Alba (31), Rakitic (32), Busquets (31), Messi (33) y Suárez (33). Aunque con algunas canas o arrugas, son el pilar central del equipo, quizá uno que ya no responde como antaño porque en LaLiga va a rebufo tras años de autoridad —ocho de 11— y en la Champions apenas dijo pío en las ediciones pasadas con las derrotas ante la Juve (3-0), Roma (3-0) y el Liverpool (4-0). El problema, sin embargo, es que no se ha encontrado un relevo válido para Alves del mismo modo que Iniesta, Xavi y Neymar dejaron un vacío todavía por rellenar. Demasiados millones en fichajes y poco que celebrar.

Ideas distintas

Sin estabilidad en la secretaría técnica, pues durante el mandato de Bartomeu habrán pasado cuatro directores deportivos —Zubizarreta, Robert Fernández, Pep Segura y Éric Abidal—, el club no ha persistido en una idea [en poco se parecen los argumentos tácticos de Luis Enrique, Valverde y ahora Setién] ni en jugadores que salvaguarden el estilo. Así, tras recibir 222 millones por Neymar, se han gastado sumas desorbitadas en jugadores que no han dado la talla como Dembélé (105 millones fijos más 40 en variables), Coutinho (120 más 40) o Griezmann (120), que resume su curso con la puntería (15 goles), desnortado desde el principio al estar encorsetado en el costado izquierdo.

Resulta que el club ha fichado a 25 jugadores en las últimas cinco temporadas y de ellos permanecen 11 en el club, pero solo uno ha dado rendimiento alto: Lenglet. Dos son titulares y aún se les aguarda (Griezmann y De Jong), otro ya ha firmado con la Juve (Arthur) y el resto (Umtiti, Semedo, Dembélé, Vidal, Junior, Neto y Braithwaite) no tienen su sitio en el once y el club los pondrá en el mercado, exigido como está a cuadrar las cuentas. Braithwaite entre ellos —”tiene mercado de salida, sobre todo en la Premier League. No se podrá revalorizar con la Champions, pero cuando ha jugado lo ha hecho correctamente”, exponen desde el club—; el danés Braithwaite como síntoma.https://elpais.com/noticias/fc-barcelona/

Más información

Lo más visto en...

Top 50